¿Qué es el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad?

¿Qué es el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad?

Perla Itzel González Martínez

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es una condición

Médica reconocida por la Organización Mundial de la Salud1 y se caracteriza por tres distintos tipos de síntomas:

_ Dificultades en el rendimiento atencional (inatención)

_ Dificultades en regular el nivel de actividad (hiperactividad)

_ Dificultades en el control de los impulsos. (Impulsividad)

Aunque estos síntomas del TDAH se enlistan siempre como una tríada diagnóstica, el TDAH es bifactorial: los síntomas indicativos de inatención pueden darse separados de los de hiperactividad e impulsividad, pero no es posible separar la hiperactividad de la impulsividad en el contexto de este cuadro clínico. Así es que si encontramos a un niño puramente hiperactivo, es decir, sin ningún indicador de impulsividad sería adecuado sospechar que nos hallamos frente a una situación de naturaleza diferente. Por lógica, también existen niños impulsivos sin rasgo alguno de hiperactividad, pero ellos no deben ser incluidos en el trastorno que nos ocupa, a no ser que padezcan de inatención.

Por razones de comodidad en vez de mencionar el nombre completo del trastorno se recurre con frecuencia a la sigla TDAH:

T _ Trastorno

D _ Déficit

A _ Atención

H _ Hiperactividad

¿Qué clase de trastorno es el TDAH?

Se lo considera un trastorno neurobiológico innato y con una carga genética importante que afecta de forma variada y persistente la vida de quienes lo padecen. Los estudios conocidos hasta la fecha le dan poca relevancia a traumas sobre el encéfalo o a la influencia medioambiental. Sus síntomas primarios se concentran en que:

deja incompleta sus tareas, comete errores por descuidos, se distrae con facilidad”, el nivel de actividad:

no se queda quieto en su silla, está continuamente haciendo algo con las manos, habla sin parar” y el control de los impulsos “contesta antes que se haya terminado de hablar, interrumpe en las conversaciones, no puede esperar su turno …

¿Cuáles son sus síntomas principales?

Hemos hablado de una tríada diagnóstica: inatención, hiperactividad e impulsividad que se agrupan en dos factores. Estos deben ser considerados los

síntomas primarios y sobre su estudio se formula el diagnóstico.

En las siguientes tablas mostramos los criterios diagnósticos utilizados

Tabla 1.1.

 

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

Cuadro de Diagnóstico del DSM-IV: Inatención

Al menos seis de los siguientes síntomas de inatención deben haber persistido por no menos de seis meses en un grado que no sea adaptativo e inconsistente con el nivel de desarrollo del sujeto.

1. Frecuentemente no puede mantener la atención focalizada en los detalles o comete errores por falta de cuidado en las tareas escolares, laborales y/o en otras actividades.

2. Frecuentemente tiene dificultad en mantener la atención en tareas o en el desarrollo de actividades lúdicas.

3. Frecuentemente no parece escuchar cuando se le dirige la palabra.

4. Frecuentemente falla en el intento de seguir las instrucciones y/o fracasa en completar sus actividades escolares, tareas domésticas u obligaciones en su lugar de trabajo (no debido a conductas de oposición o dificultad para comprender las indicaciones).

5. Frecuentemente tiene dificultades en organizar sus tareas y actividades.

6. Frecuentemente evita, manifiesta desagrado y/o rechaza comprometerse en la realización de tareas escolares o caseras que requieren un esfuerzo mental sostenido.

7. Frecuentemente pierde los elementos necesarios para sus tareas o actividades, ya sea que se trate de hojas, encargos escolares, cuadernos, útiles, juguetes, herramientas, etc.

8. Frecuentemente es distraído por estímulos extraños.

9. Frecuentemente se olvida de las actividades de realización cotidiana.

 

 

Tabla 1.2.

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

Cuadro de Diagnóstico del DSM-IV: Factor Hiperactividad Impulsividad

Al menos seis de los siguientes síntomas de hiperactividad-impulsividad deben haber persistido por al menos seis meses en un grado que no es adaptativo y a la vez es inconsistente con el nivel de desarrollo del sujeto.

Hiperactividad

 

1. Frecuentemente juega o mueve inquietamente dedos, manos, o pies y/o se retuerce en el asiento.

2. Frecuentemente deja su asiento en el aula o en otras situaciones en las que se espera que permanezca sentado.

3. Frecuentemente corre y/o trepa en exceso en situaciones en las que es inapropiado (en adolescentes y adultos este criterio debe limitarse a los sentimientos subjetivos de desasosiego e impaciencia).

4. Frecuentemente tiene dificultades para participar o disfrutar de actividades de descanso y ocio.

5. Frecuentemente está como en funcionamiento permanente y/o a menudo está en acción como si estuviese impulsado por un motor.

6. Frecuentemente habla excesivamente.

 

Impulsividad

1. Frecuentemente comienza a contestar o hablar antes que la pregunta se haya completado.

 

2. Frecuentemente tiene dificultades en esperar su turno en juegos o conversaciones.

 

Frecuentemente interrumpe o se entromete en las actividades de otros         (ej. Interfiere en conversaciones o juegos o tiene intervenciones “descolgadas”).

 

 

Tabla 1.3.

 

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

 

Cuadro de Diagnóstico del DSM-IV: Criterios Adicionales

 

Además se deben considerar los siguientes puntos ya sea que nos encontremos evaluando los criterios del factor inatención o del factor

1. Los síntomas deben haberse instalado antes de los 7 (siete) años.

 

2. Los síntomas deben haber estado presentes ininterrumpidamente al menos

durante los últimos 6 (seis) meses.

 

3. Los síntomas deben manifestarse en 2 (dos) o más ámbitos (escuela, hogar, etc.)

 

4. Y se debe tener clara evidencia clínica que los síntomas provoquen angustia significativa y/o perjuicio sobre la vida social, académica, laboral etc.

 

5. No debe existir alguna condición médica general que pueda explicar los

síntomas.

 

 

¿A partir de cuándo se puede realizar un diagnóstico correctamente?

Hay algunas pautas que hallamos en muchos niños hiperactivos desde el nacimiento: actividad elevada, grado de alerta, dificultad para adaptarse a los cambios, reacciones de desagrado frente a extraños, dificultades para establecer horarios regulares de sueño y alimentación.

¿Cómo es el Tratamiento?

Se le trata mediante la integración de abordajes médicos, psicológicos y educativos:

Tratamiento Multidisciplinario, integral.

22 Consejos Breves para Padres

  1. Confirmen el diagnóstico de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad por medio de profesionales especialmente capacitados.
  2. No se conformen con un listado de problemas o síntomas: procuren desarrollar una perspectiva integral de su hijo, para lo cual tengan bien presentes tanto ustedes como los profesionales sus virtudes: No irán lejos en el tratamiento de si no revalorizan a su hijo ante ustedes mismos.
  3. Obtengan un Tratamiento Multidisciplinario. Los fármacos a veces son imprescindibles, pero no menos necesario es aprender formas nuevas para educar al niño y que éste, desarrolle estrategias tanto para afrontar las dificultades del TDAH como para potenciar sus aspectos positivos.
  4. Organicen actividades en las que ustedes tengan una involucración positiva con su hijo, en el entrenamiento parental se les enseñará “el tiempo especial de juego”, pero además seleccionen actividades artísticas, recreativas, deportivas, de hobby, etcétera que favorezcan una conexión positiva.
  5. Pidan información concreta sobre qué es el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad de manera tal que ustedes piensen y sientan que ahora “entienden” por qué su hijo se comporta como se comporta.
  6. Busquen una escuela con autoridades y docentes que conozcan el trastorno, lo comprendan, sepan cómo remediarlo, al menos parcialmente, mediante adecuadas intervenciones en el aula.
  7. Colabore intensamente con la escuela de sus hijos, aprendan a desarrollar programas de intervención en forma conjunta.
  8. La educación de un niño con TDAH puede ser una tarea difícil aunque excitante. Los padres deben prestarse apoyo recíprocamente, ser equilibrados y justos.
  9. Manténganse tranquilos: ustedes no pueden darse el lujo de perder la calma con la misma facilidad que su hijo cambia de canal el televisor. Conozca cuáles son las situaciones que lo perturban más y desarrolle estrategias para afrontarlas. La ira de los padres en vez de disuadir ciertos comportamientos tiende a potenciarlos.
  10. Parte de la Ayuda que deben prestarse es tener claro cuándo deben actuar juntos y cuándo turnarse de forma tal de evitar la sobre exposición.
  11. Muchos padres tienden a aislarse social y familiarmente como consecuencia de las las conductas del niño. Esto se debe evitar, por ejemplo, poniendo en práctica estrategias que faciliten al niño el desarrollo de sus habilidades sociales.
  12. Los padres deben proveer a su hijo de un ambiente estructurado con moderación pero sin rigideces innecesarias: horarios de comida, sueño, estudio y esparcimiento deben estar ordenados razonablemente.
  13. Si el entrenamiento parental no ha logrado que los padres puedan trabajar de manera conjunta y apropiada, se debe considerar la Terapia Familiar.
  14. Los niños con TDAH pueden beneficiarse en extremo de la realización de actividades físicas, éstas no lo curan, pero siempre es preferible que haya participado de actividades deportivas, especialmente grupales, a que haya pasado la tarde mirando televisión. Esto en función del común déficit social que presentan muchos niños con TDAH
  15. Motive al niño a las actividades creativas, ligadas a todas las formas artísticas: pintura, dibujo, música, etcétera; pero en contextos estructurados.
  16. Si necesita manipular un objeto permítalo siempre y cuando “realmente” preste atención.
  17. Establezcan límites claramente delimitados: por ejemplo, si está tratando que el niño aprenda respetar una regla específica coloque carteles recordatorios, explíquele cuál es el comportamiento correcto, ejecútelo usted mismo como demostración y haga que lo reproduzca: insista hasta haber moldeado correctamente la respuesta.
  18. Establezcan consecuencias positivas o negativas claramente. El niño debe saber con exactitud cuáles serán las consecuencias de sus conductas.
  19. Ayuden a su niño a organizarse, dividiendo las tareas en partes que él pueda manejar: por ejemplo, si un niño de 7 años debe hacer una tarea tediosa que lleva 30 minutos para ser ejecutada, puede ser apropiado dividirla en tres partes con pequeños y breves descansos. Supervise estrechamente.
  20. Asegúrele un lugar tranquilo despejado de distractores para trabajar en el hogar: nada de televisión o música cantada; el escritorio preferentemente contra una pared sin demasiadas cosas atractivas, aunque allí bien puede estar su horario escolar, su agenda y recordatorios escolares.
  21. Si el niño tiende a ser oposicionista y argumenta en exceso en vez de seguir instrucciones, no aliente este comportamiento permitiendo esos largos comentarios y tome distancia. Espero otro momento para continuar el diálogo pero no negocie.
  22. No abandonen el tratamiento, el TDAH es “crónico”, en especial, los síntomas de inatención e impulsividad tienden a continuar durante la adolescencia y en la vida adulta, aunque sí se modera la hiperactividad.

Referencias:

Libro: El niño muy movido o despistado

Autores: Christopher Green y Kit Chee son los autores de

Libro: Guía para padres sobre TDH

Autor: fundación de Neuropsicología clínica

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja un comentario