DEPRESIÓN

DEPRESIÓN

 

La depresión es una enfermedad clínica severa. Es mas que sentirse triste por algunos días.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que es un trasntorno mental frecuente.

De acuerdo al DMS V

  1. Cinco o mas de los siguientes síntomas presente por 2 semanas o mas
  2. Tristeza

2 no interés por realizar nada de la vida diaria

3.perdida del peso

  1. insomnio severo
  2. Baja la libido (baja el deseo sexual)
  3. sentimientos de poca valia
  4. Baja la capacidad de concentrarse en alguna actividad
  5. Deseos de muerte o suicidio
  6. Deseo de muerte o suicidio

La depresión a  menudo coexiste con otras enfermedades. Tales enfermedades pueden presentarse antes de la depresión, causarla, y/o ser el resultado de esta. Es probable que la mecánica detrás de estae cruce entre la depresión y otras enfermedades difiera, según las personas y las situaciones. No abstante, estas otras enfermedades concurrentes deben ser diagnosticados y tratados

Los trasnstornos de ansiedad, tales como el trastorno de estrés postraumático, el transtorno obsesivo compulsivo, el transtorno de pánico, la fobia social y el transtorno de ansiedad generalizarla, acompañan frecuentemente a la depresión. Las personas que padecen transtornos de estrés postraumático están especialmente predispuesto a tener depresión concurrente.

Hombres y mujeres se pueden deprimir a cualquier edad puede ser.

Por los % elevados son entre los 25 y los 44 años

Es mas frecuente en personas de ciudades que en persona de zonas rurales (el estrés es influyente)

¿Qué causa la depresión?

La depresión no tiene una sola causa. Generalmente es multicausal, es decir que las causas de la depresión son varias, y que existe más de un motivo para que una persona la desarrolle.

Generalmente una depresión indica que la vida de la persona (es decir tú vida), está fuera de balance, y que se debe trabajar para encontrar la causa de este desbalance. Usualmente (no en todos los casos), la causa es  psicológica.

En el “corazón” de la depresión muchas veces se encuentra el odio, el miedo al rechazo o al abandono, la ira, la rabia, el resentimiento, la desesperanza, el desaliento, el duelo no resuelto, el escepticismo, la pérdida de la espiritualidad o fe… entre muchas otras.

Existen 3 áreas

1.- Biológicas (Genética o predisposición)

Vulnerabilidad biológica y herencia.

Algunos tipos de depresión suelen presentarse en una misma familia, lo que significa que existe una correlación (conexión), entre la depresión y la herencia.

Disfunciones en la neurotransmisión cerebral.

En este caso, la depresión o la inexistencia de la misma, puede deberse a déficits o exceso de neurotransmisores en tu cerebro, a que existan problemas en la recepción del neurotransmisor en la sinapsis, o bien, a una reducción de los transportadores de proteínas de serotonina (encargada de generar la sensación de bienestar y de regular el humor), y de dopamina (encargada de la motivación y el placer).

Diferencias en la estructura cerebral.

Tus emociones son reguladas por diversas estructuras cerebrales como: la región pre-frontal, el hipocampo y la amígdala y, a lo largo de los años, los investigadores han encontrado diferencias en estas estructuras cerebrales entre quienes tienen tendencia a la depresión y quiénes no. Además, las otras estructuras en las que se encuentran diferencias son las neuronas, las cuales son extrañamente pequeñas en personas con depresión o que tienen tendencia a desarrollarla

Niveles de cortisol anormales (altos).

El cortisol, en condiciones normales, hace que el metabolismo de hidratos de carbono y el sistema inmunológico estén regulados, impide la liberación de sustancias en el cuerpo que causan inflamación y, además, mantiene la presión arterial en niveles normales. Sin embargo, es generado en proporciones anormales (altas) cuando existen situaciones demasiado estresantes de manera continua en tu vida.

Si sufres de depresión, los niveles de cortisol en tu sangre pueden ser significativamente más altos y la recuperación de la misma (al igual que la recuperación de otras enfermedades), tomará más tiempo si estos niveles no son suprimidos (Reus, 1988).

Vivir con una enfermedad crónica o incurable o con un desbalance hormonal.

Enfermedades crónicas o incurables pueden causar depresión y, como ya se mencionó anteriormente, la depresión puede alargar el período de recuperación y/o causar que la persona no realice el tratamiento de la manera adecuada, empeorando la situación y la enfermedad física existente

2.- Psicológica

Está comprobado que la prevalencia de esta enfermedad es significativamente superior en el caso de las mujeres, sobre todo durante el embarazo y el posparto (DPP) debido a las variaciones hormonales.

Los traumas ligados al pasado

Las experiencias traumáticas, especialmente aquellas que tienen que ver con hechos ocurridos durante la infancia (una etapa vital en la que somos especialmente sensibles a las experiencias) pueden dejar una huella difícil de borrar y que, con el paso del tiempo, vaya generando una reacción en cadena que nos conduzca a la depresión.

Por ejemplo, haber matado a una mascota por accidente puede dejar muy dañada la autoestima, crear una aversión a la posibilidad de crear nuevos lazos afectivos y hacer que esos recuerdos traumáticos aparezcan como imágenes intrusivas en cualquier momento, haciendo que la aparición de los síntomas depresivos se vuelva más probable.

Tendencia al pensamiento obsesivo

La necesidad de hacer que nuestras vidas encajen a la perfección con ciertos esquemas mentales es una característica de un estilo obsesivo de pensamiento que, además de llevar hacia el perfeccionismo constante, puede hacer aumentar el riesgo de experimentar depresión. El motivo es que la vida difícilmente encaja con estas expectativas de perfección.

Sesgo pesimista

Hay formas de interpretar la realidad que nos llevan a realizar constantemente una lectura pesimista de los hechos. Por ejemplo, si creemos que todos nuestros aparentes logros son producto de la suerte y que todos nuestros fracasos son la consecuencia de características innatas que siempre estarán en nosotros y no podremos llegar a cambiar, esto contribuye a que estemos más expuestos a malas experiencias.

3.- Sociales

El nivel socioeconómico de la persona o los problemas financieros que posea.

El tener problemas financieros puede ser una causa de la depresión (al formar parte de los eventos estresantes de la vida y estar relacionado con la supervivencia), así también, la depresión puede ser causante de tener problemas financieros (es decir que se correlacionan la una con la otra). Si estás deprimido, evidentemente te será más difícil concentrarte, trabajar o funcionar como un ser humano “normal”, por ende, tu nivel socioeconómico será más bajo y puede que tengas o empieces a tener problemas financieros debido a que simplemente no puedes funcionar (no es que no quieres o no lo intentas, es que te resulta extremadamente difícil hacerlo).

Haber sufrido una pérdida importante,

El negarse a lidiar con la pérdida de un ser querido (refiriéndose a un fallecimiento o una separación en una relación), enfrentar las consecuencias de vivir una enfermedad, sentirse frustrado por no conseguir las metas propuestas de la vida, entre otros factores, también pueden desatar la depresión. Inclusive, una depresión puede empeorar en mayor grado en ciertas personas que poseen una predisposición biológica a desarrollarla. Por lo tanto, es importante vivir la experiencia, ya sea buena o mala, aceptarla y seguir con tu vida, por más corta o larga que pueda ser.

Mantener una relación amorosa complicada, conflictiva y/o difícil,

Hablamos de continuos conflictos, riñas, frustraciones o problemas en una relación, (no de una peleíta de vez en cuando). Pues de acuerdo con Stader y Hokanson (1998), los síntomas depresivos pueden presentarse justo antes de tener una discusión con una persona (una pelea o cualquier otro tipo de problema en una relación), o el sentirse dependiente de los demás, en especial de la pareja con la que mantenemos una relación.

Esto indica una relación entre el estado de la relación amorosa y el desarrollo de la depresión o la manifestación de síntomas depresivos. No es de sorprenderse entonces que si mantenemos relaciones conflictivas y difíciles que nos traen más problemas que dichas, tendremos más propensión a desarrollar depresión que quienes viven “felices para siempre” (si es que tal cosa existe).

Referencias:​

  • OMS= who.int> topics > depression​
  • DSM V​
  • Libro Enrique Rojas, Adiós Depresión.​
  • LibroViktor Frankl, El hombre en busca del sentido

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja un comentario