Buscar

TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN.

Mtra. Irma Orozco Toledo

La mayoría de las aulas de escuelas de educación básica tiene como mínimo un pequeño o una pequeña que es considerada como una perezosa, que no atiende a lo que se le pide  y  de bajo rendimiento escolar,  que si bien le va están sobre él o ella el docente y los padres de familia. Y digo si bien le va por que en el peor de los casos, si no es visto (a), por ser inquieto o inquieta, muchas veces se tiende a ignorar.

Si este pequeño o pequeña  no es invisible durante su infancia, se puede detectar que posiblemente tiene un Trastorno  por  Déficit de atención, de lo contrario puede enterarse a mayor edad o nunca saber el motivo por el cual paso muchas dificultades en su vida escolar.  El Trastorno por Déficit de Atención  es la ausencia, carencia o insuficiencia de las actividades de orientación, selección y mantenimiento de la atención, así como la deficiencia del control y de su participación con otros procesos psicológicos.

El déficit de atención muchas veces no es detectado, debido a que el niño a temprana edad es activo e inquieto, generalmente es hasta ingresar a la escuela que presenta mayores dificultades que son el  producto del déficit de atención al tener que realizar diversas actividades y si se encuentra en la escuela primaria, sus problemas de bajo rendimiento inician al no poder cumplir con una serie de requerimientos ya establecidos.

Los niños que presentan déficit de atención, tienden a tener poco provecho de la enseñanza a pesar de que su capacidad intelectual no sea baja, sin embargo, por la falta de concentración y de atención tienen problemas para la adquisición del aprendizaje y como consecuencia presentan bajo rendimiento escolar (García, 1997).

Ardila y Rosselli (1992) nos dice que el déficit de atención es tener como defectos atencionales, provocados por lesiones cerebrales, que es esencial encontrar insuficiencias en el nivel de alerta, fluctuaciones de la atención, defectos de la concentración e impersistencia motriz, que tales defectos son especialmente evidentes en caso de patologías de los lóbulos frontales  y es usual encontrarlos en pacientes que hayan sufrido trastornos craneoencefálicos.

Por otra parte,  La Organización Mundial de la salud (1992),  señala que los déficits de atención se ponen de manifiesto cuando los niños cambian  frecuentemente de una actividad a otra dando la impresión que pierden la atención en una tarea porque pasan a entretenerse en otra.

Taylor (1991), nos habla de que en la actualidad se reconocen 3 variantes del TDA:

1.- TDA tipo Inatención predominante: Es cuando por seis meses predominan los problemas de atención por sobre la impulsividad o hiperactividad.

2.- TDA Tipo hiperactivo – Impulsivo: Se refiere al caso en que por seis meses predominan los síntomas de impulsividad e hiperactividad sobre el ámbito de atención.

3.- TDA tipo combinado: Es mixta, se ven todos los síntomas, durante un período mínimo de 6 meses.

Hiperactividad: Sinónimo de Hiperkinesia, significa excesiva actividad motora. La hiperactividad tiene diferentes grados de severidad, que va desde niños  inquietos cuando deben permanecer sentados a la hora de comer o cuando deben hacer tareas escolares, hasta aquellos que están en actividad permanente aún cuando la actividad a realizar requiere de un poco más de calma y concentración como por ejemplo la clase escolar o al ver televisión.

La falta de atención: Se refiere a la presencia de periodos cortos de atención y se presenta en aquellas actividades que no le agradan al niño de manera inmediata, y que le demandan un esfuerzo mental.

La Asociación de Psiquiatría Americana (1995),  a través del manual diagnostico de trastornos mentales y del comportamiento (DSM-IV) nos da una serie de criterios de evaluación para diagnosticar el TDA/H el cual esta dividido por factores:

FACTOR DE INATENCIÓN

Los síntomas para evaluar este factor son:

  • Frecuentemente no puede  mantener la atención focalizada en los detalles o comete errores por falta de cuidado en las tareas escolares, laborales y/o en otras actividades.
  • Frecuentemente tiene dificultad en mantener la atención en tareas o en el desarrollo de actividades lúdicas.
  • Frecuentemente no parece escuchar cuando se le dirige la palabra.
  • Frecuentemente falla en el intento de seguir las instrucciones y/o fracasa en completar sus actividades escolares, tareas domésticas u obligaciones en su lugar de trabajo (no debido a conductas de oposición o dificultad para comprender las indicaciones).
  • Frecuentemente tiene dificultades en organizar sus tareas y actividades.
  • Frecuentemente evita, manifiesta desagrado y/o rechaza comprometerse en la realización de tareas escolares o caseras que requieren un esfuerzo mental sostenido.
  • Frecuentemente pierde los elementos necesarios para sus tareas o actividades, ya sea que se trate de hojas, encargos escolares, cuadernos, útiles, juguetes, herramientas, etc.
  • Frecuentemente es distraído por estímulos extraños.
  • Frecuentemente se olvida de las actividades de realización cotidiana.

FACTOR DE HIPERACTIVIDAD E IMPULSIVIDAD

Es importante que seis de los siguientes síntomas de hiperactividad-impulsividad hayan permanecido por lo menos seis meses.

Hiperactividad

  • Frecuentemente juega o mueve inquietamente dedos, manos, o pies y/o se retuerce en el asiento.
  • Frecuentemente deja su asiento en el aula o en otras situaciones en las que se espera que permanezca sentado.
  • Frecuentemente corre y/o trepa en exceso en situaciones en las que es inapropiado (en adolescentes y adultos este criterio debe limitarse a los sentimientos subjetivos de desasosiego e impaciencia).
  • Frecuentemente tiene dificultades para participar o disfrutar de actividades de descanso  y ocio.
  • Frecuentemente está como en funcionamiento permanente y/o a menudo está en acción como si estuviese impulsado por un motor.
  • Frecuentemente habla excesivamente.

Impulsividad

  • Frecuentemente comienza a contestar o hablar antes que la pregunta se haya completado.
  • Frecuentemente tiene dificultades en esperar su turno en juegos o conversaciones.
  • Frecuentemente interrumpe o se entromete en las actividades de otros.

Presentar los síntomas mencionados por más de 6 meses, lo cual ocasiona en el niño un desajuste en su aprendizaje, no es suficientes, para un diagnóstico más positivo se deben seguirse una serie de criterios adicionales.

  • Los síntomas deben haberse instalado antes de los 7  años.
  • Los síntomas deben haber estado presentes ininterrumpidamente al menos durante los últimos 6 meses.
  • Los síntomas deben manifestarse en 2 o más ámbitos (escuela, hogar, etc.).

Además de contar con síntomas secundarios. Los cuales son útiles para comprender mejor al niño, los problemas de crianza que tiene su familia y las dificultades que debe afrontar el sistema escolar.

  • Comportamiento temerario
  • Déficit en la distribución del esfuerzo motivacional
  • Dificultad para seguir comportamientos reglados
  • Agresividad
  • Déficit en la regulación del tono emocional
  • Déficit en habilidades interpersonales y sociales
  • Tendencia accidentógena
  • Dificultades en el rendimiento académico
  • Dispraxias (alteraciones ligeras en la motricidad fina o gruesa), Déficit en el lenguaje confrontativo
  • Déficit en la fluencia verbal

Los niños con TDAH pueden ser más espontáneas, tender a hablar con mayor libertad y en ocasiones lo hacen de más; pueden razonar más de manera creativa; su  espontaneidad y autenticidad muchas veces es el resultado de que no han inhibido sus respuestas con el rigor necesario, deteniéndose poco a reflexionar en las consecuencias de su proceder.

Actualmente se están dando afinidad de casos de este trastorno en educación básica, que por un momento nos debemos a detener a analizar si realmente los menores presentan el trastorno o las manifestaciones de su conducta tienen más que ver con la intervención docente.

La Dirección de Educación Especial, presenta algunas alternativas para favorecer el aprendizaje y la participación de los menores con TDA-H.

  • Filosofía para niños: Les permite reconocer sus habilidades de pensamiento para utilizarlas y explorar diversas de comprender su entorno.
  • Desarrollo de la inteligencia a través de del arte (DIA): Modelo pedagógico que emplea el arte visual como como estímulo para el desarrollo de las áreas cognitiva, afectiva, comunicativa y social
  • Practica entre varios: Favorece el desarrollo de actitudes y valores para la convivencia
  • Uso de tic como apoyo al aprendizaje: Introducción de elementos novedosos y llamativos en la explicación de los contenidos académicos
  • Estrategias de contención: Acciones inmediatas para detener situaciones de riesgo
  • Estrategias de formación: Acciones de mediaciópn y manejo de conflictos por medio de la construcción de normativas de grupo y en la escuela
  • Estrategias de transformación: Acciones que impactan en las relaciones sociales y emocionales para lograr una escuela incluyente

La importancia de todo lo anterior es comprender y apoyar a estos pequeños cuando estén en nuestras manos, de no ser así, independiente de su trastorno de déficit de atención, desarrollaran problemas emocionales de baja autoestima por el rechazo que se tiende a dar hacia ellos por las características que presentan.

La intervención psicopedagógica, es indispensable para todas aquellas personas que presentan alguna dificultad dentro de los centros educativos, independientemente si se tiene un diagnóstico médico o no de los problemas que presenta.

Si la intervención es a temprana edad mejor, de no ser así, se pueden desarrollar otros problemas de tipo emocional, debido al rechazo y/o agresión que usualmente se les da a estas personas dentro de la institución escolar y muchas veces en la familia.

Motivo por el cual el trabajo no sólo debe darse con el menor, es importante involucrar a la familia, docentes y compañeros, para que haya una mejor comprensión de los problemas que presenta el menor y que muchas veces su actuar o resultados que obtiene no dependen totalmente de él.

Si las personas que presentan alguna dificultad para el aprendizaje son aceptadas y valoradas desde sus diferencias y cada uno realizamos lo que nos toca desde el lugar donde estemos, será más fácil para ellos superar las barreras que se les presentan.

BIBLIOGRAFIA

Ardila, A. y Rosselli M. (1992).  Neuropsicología Clínica. Medellín Prensa creativa.

Asociación de Psiquiatría Americana (1995). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM IV). Barcelona: Masson.

Franco, E. (2009) TDAH Escuela para padres. México: Asociación Oaxaqueña de Psicología A.C. En http://www.conductitlan.net/tdha.ppt

Fortalecimiento Profesional A Directivos, Docentes Frente A Grupo Y Maestros Especialistas de UDEEI En Escuelas de Educación Básica “Trastorno Por Déficit de Atención con Hiperactividad (Tda-H) Ejercicio del Derecho a una Educación de Calidad con Equidad, marzo 2017, SEP

Una Responsabilidad De Todos Y Para Todos.

García Sevilla, J. (1997). Psicología de la Atención. Madrid: Síntesis Psicología.

García, M. y Magaz, A. (2000). Actualidad sobre el TDA-H  (Disponible en: www.Tda-h.com)

Organización Mundial de la salud (1992), clasificación internacional de enfermedades y problemas de salud relacionados. http://es.scribd.com/doc/45116298/11/Organizacion-Mundial-de-la-Salud-OMS-1980-1992-2011

Taylor, E. (1991). El niño hiperactivo. Madrid:

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

 

 

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org