Atizapán de Zaragoza

Estado de México

+52 5558210443

Informes

Lun - Vie 10:00 - 20:00

Horario de Atención

Funcionalidad del proceso terapéutico

 

Por Paulina Tarrats Suarez

 

Por PAULINA TARRATS SUAREZ

Introducción.

 

Hoy en día se cuenta con un número considerable de teorías psicológicas que tienen como función la de encontrar técnicas eficientes para aminorar el sufrimiento mental y desarrollar habilidades de adaptación al entorno.

Se considera que cualquier terapia es eficaz si se cumplen dos condiciones:

-El paciente o consultante tenga disposición y compromiso para explorar nuevas formas de interacción, pensamiento y resolución.

-El terapeuta o facilitador establezca un vínculo empático, de respeto y tolerancia, que permita esclarecer y reinventar aquellas formas de pensamiento y conducta que han llevado al solicitante a un estado de estrés, ansiedad u otro padecimiento.

La entrevista inicial entre el paciente-consultante y el terapeuta se considera uno de los momentos más importantes de todo el proceso terapéutico, independientemente del tipo de terapia que se realice, ya que el eclecticismo actual de las distintas ramas psicoterapéuticas permite, disponer de distintas herramientas según el tipo de evento o situación que se presente, permitiendo centrar y girar en torno de las necesidades del paciente-consultante el proceso terapéutico (Lafarga, 1986).

Se describe a continuación, las principales características que se considera son necesarias para que este proceso se conduzca eficazmente.

 

La entrevista en términos simples consiste en escuchar, conservar, observar e identificar lo que un individuo relata y describe. En este intercambio se pueden observar los rasgos característicos, el grado de angustia o ansiedad y la gravedad de la problemática aparente. Si se parte de la base de un enfoque humanista centrado en la persona, la entrevista inicial se sustenta entonces en empatía, aceptación y autenticidad. Surge de esta reflexión, que la entrevista no es más que un encuentro entre dos adultos donde se requiere escucha empática y un sentido humano para que el individuo exprese sus dolencias o simplemente pueda comunicar las propias percepciones acerca de un tema (Lafarga,1990).

 

La escucha empática es un concepto que consiste en mostrarse interesado sin interrumpir, que permite el desahogo de narrativas, sentimientos y conflictos evitando la más mínima dirección ni juicio (Rogers y Farson, 1987 en Billikopf, 2020). Este concepto se considera fundamental para entablar una relación de confianza en cualquier proceso y método terapéutico. La labor del terapeuta consiste en trasmitir comodidad para poder expresar y narrar los asuntos personales, para explorar su mundo interior y darse cuenta del estado emocional en su mayoría inconsciente, que les acontece. Así entonces, cada sesión terapéutica puede considerarse como un intercambio verbal y corporal de experiencias y percepciones de vida.

Para lograr que este intercambio sea benéfico y provechoso se requiere que por lo menos uno de los dos involucrados (en este caso el terapeuta), haya desarrollado la capacidad de resolver, identificar y esclarecer sus propios conflictos, demostrando ante todo una actitud positiva y congruente; de esta forma puede acompañar, guiar, orientar a que se produzca el mismo desarrollo en el otro (Lafarga, 1990).

Respecto a esta actitud, se profundiza acerca de la congruencia y la autenticidad como códigos de comportamiento.

 El día a día presenta un constante de retos. La toma de decisiones requiere de plantearse cuestionamientos tan básicos cómo el color de zapatos a utilizar, discernir entre una bebida caliente o fría o tan complejos cómo seguir o no, en una relación o en un trabajo, cambiar creencias e ideologías heredadas, establecer un límite claro y contundente a un ser querido asumiendo las consecuencias de este. Las decisiones de vida, en su mayoría son realizadas de acuerdo con lo aprendido y observado durante los primeros años de vida de todo individuo. Obedecen a un sistema de creencias y conceptos morales posiblemente arraigados generaciones previas, que no siempre han sido reflexionados y analizados conscientemente. Simplemente son y están a la disposición de cada núcleo familiar y suelen provocar desequilibrio y malestar psíquico en la mayoría, de lo contrario, se tendrían generaciones mentalmente sanas, productivas con un sentido crítico y objetivo del entorno.

Cuando un individuo acude a orientación u acompañamiento psicológico, en el mejor de los casos, toma “prestado” del terapeuta, aquellos usos, hábitos y creencias relativas al crecimiento y desarrollo humano. Escucha por medio de las intervenciones o interpretaciones, formas distintas de afrontar y resolver conflictos, reconstruyendo su propia escala de valores y respondiendo a los compromisos y proyectos adquiridos tal vez de forma inconsciente. Todo esto para enfatizar la importancia y responsabilidad del terapeuta en llevar un estilo de vida donde lo que dice, hace y siente va de acuerdo con lo que desea y experimenta, y más aún con un ejemplo de mejora y crecimiento personal. El individuo que desea dedicarse a esta noble tarea requiere de desarrollar constantemente habilidades humanas relacionadas con el respeto, el compromiso, la honestidad y la aceptación consciente de saber que no posee la última palabra, que su razón es subjetiva y que sus experiencias de vida lo han llevado a formar un criterio o percepción tal vez más objetiva del comportamiento humano, de las motivaciones inconscientes y de la complejidad de la psique. (Lafarga, 1990).

 

La realidad se supone subjetiva

 

Ante el planteamiento de la eficacia y eficiencia de los tratamientos psicoterapéuticos, surgen preguntas cómo: ¿cuál es el mejor método por utilizar si cada individuo responde de distinta forma a los retos, adversidades y eventos cotidianos?, aun condensando estilos de afrontamiento y aprendizaje, cada persona va cambiando y modificando su percepción de la realidad según las necesidades del presente., según la capacidad para potencializar sus aspiraciones. Si se parte de la base entre lo normal y lo común, surge también el cuestionamiento de lo que en un ambiente se interpreta como patológico, en otro contexto no lo es en su totalidad, concluyendo así, que, en un proceso terapéutico, el diagnóstico de la enfermedad mental se basa en síntomas y signos de un grupo cultural y social específico (Castro, 2001).

 

Estudios sobre la eficacia de seguir un modelo psicoterapéutico o un entrenamiento especifico o de sólo contar con habilidades sociales (Strupp, 1984 en castro, 2001) para disminuir el sufrimiento mental y mejorar la calidad de vida de quien así lo solicita, demuestran que no existe una modelo superior sobre otro ya que no es posible aplicarlo de forma general debido a la individualidad, subjetividad y desarrollo de cada persona. Con ello, se afirma que la tendencia actual al realizar un proceso psicoterapéutico va más orientado a un proceso de acompañamiento que responda a las necesidades sociales tan cambiantes en las que se vive.

Existen claro, métodos comprobados que al aplicarlos adecuadamente permiten que el proceso terapéutico avance positivamente y encamine hacia un crecimiento personal: el encuentro, la asociación libre, role playing, corrección de creencias falsas, búsqueda de significado, relajación y meditación son considerados cómo técnicas específicas de gran valor práctico que ayudan notablemente a mejorar el estado emocional y redirigir el pensamiento hacia conceptos y valores mayormente asertivos (Karasu, 1986 en Castro, 2001).

Aún con lo expuesto anteriormente, sigue estando presente la siguiente pregunta: ¿cómo saber si estos conceptos y valores asertivos pueden producir un verdadero cambio en el individuo? Si toda experiencia es subjetiva y asimilada de forma distinta aún dentro de las mismas condiciones, cada individuo podrá, adaptarse al entorno en el aquí y en el ahora si es capaz de percibir la realidad como una experiencia más y no como una amenaza, condición que se considera difícil de lograr (no imposible) ya que requiere de haber integrado todas aquellas experiencias conscientemente, y en la mayoría de los casos las experiencias pasan al inconsciente distorsionadas o ignoradas (Lafarga, 1990).

 

Conclusión

Cuando se solicita asesoría, terapia o acompañamiento psicológico de manera voluntaria, supone que la persona desea una guía ya sea en la forma de pensar, de reaccionar, desea identificar aquellos patrones o hábitos de vida disfuncionales o también encontrar un sentido de vida distinto al actual. Cada modelo terapéutico ofrece planteamientos valiosos que tienen la capacidad de producir una mejoría en el solicitante. ¿cuál escoger? Sería muy pretencioso aplicar todos en un solo paciente ya que supondría el dominio de cada modelo, lo cual, requiere de mucho esfuerzo y dedicación y se considera una acción inútil ya que el éxito de este proceso radica en que sea un encuentro honesto y humano donde se manifiesten los conceptos de vida y se construyan formas más edificantes de entablar relaciones interpersonales e intrapersonales y con ello una mejor adaptación al entorno.

 

 

Referencias bibliográficas

Billikopf, G. (2020). Hacia una escucha empática más fluida. Revista de Mediación, 13 (2), e10. Recuperado de www.revistademediacion.com

Castro, A (2001). ¿Son eficaces las psicoterapias psicológicas? Buenos Aires, Argentina, recuperado de www.dialnet.uniriola.es

 Lafarga, J (1990). Mas allá de la psicoterapia tradicional. El enfoque humanista centrado en la persona. Tercer Congreso mexicano de Psicología.

Conferencia Gratis

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
[email protected]