EVALUACIÓN EN EL ÁMBITO PSICOPEDAGÓGICO, EL USO DE LAS ESTRATEGIAS EVALUATIVAS CUANTITATIVAS Y CUALITATIVAS

EVALUACIÓN EN EL ÁMBITO PSICOPEDAGÓGICO, EL USO DE LAS ESTRATEGIAS EVALUATIVAS CUANTITATIVAS Y CUALITATIVAS

 

Por MENDOZA ZAVALETA SARA DALILA

Por MENDOZA ZAVALETA SARA DALILA

Cuando hablamos de evaluación es hablar de una herramienta de vital importancia dentro de un proceso de intervención, de enseñanza-aprendizaje o de desarrollo de nuevas habilidades, ya que implica el manejo de diversos conceptos y variables.

Además, debemos entender que la evaluación en distintos campos, pero que es la evolución dentro del ámbito psicopedagógico Colomer, Masot, Navarro (2001) se entiende la evaluación psicopedagógica a “un proceso compartido de recogida y análisis de información relevante de la situación de enseñanza-aprendizaje, teniendo en cuenta las características propias del contexto escolar y familiar, a fin de tomar decisiones para promover cambios que hagan posible mejorar la situación académica”. Por lo tanto, la evaluación es un proceso constante y sistemático a través del cual somos capaces de apreciar el grado de desarrollo de nuestros pequeños y de las modificaciones que cada uno de ellos van experimentado como consecuencia de las distintas influencias, personas y espacios de interacción en sus medios naturales y sociales.

De esta manera es fundamental tener la capacidad de desarrollar estrategias para la intervención y recuperación, teniendo claro nuestro objetivo, creando así herramientas y mecanismos de apoyo para nuestros pacientes, docentes, padres familia, lo cual nos permitirá proponerles soluciones y canalizar apoyo para propiciar una evaluación positiva en el pequeño.

Se han desarrollado distintos métodos y herramientas que nos ayudan a recabar y evaluar datos, pero existe la posibilidad de evaluarlos de manera cuantitativa o cualitativa.

Es así como el conocimiento de la evaluación cuantitativa y cualitativa permite mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje, ya que se logra medir no solo con escalas valorativas sino con aspectos más específicos, y esto se verá reflejado en el uso de nuevas estrategias ayudando al proceso de desarrollo. Ya que cada distinta herramienta utilizada en el proceso nos brindará información para a toma de decisiones y la creación de un ambiente positivo para implementar una intervención.

Además el manejo de instrumentos de evaluación nos lleva a la obtención de diversos escenarios los cuales conllevan a un análisis más profundo de los recursos con los que se cuentan y de acuerdo a los resultados, ya sean cualitativos o cuantitativos, o el complemento de ambos nos ayudarán a tener un objetivo claro y permitirá seleccionar las acciones a tomar, teniendo como resultado una intervención completa, evolutiva e inteligente, ya que durante un constante proceso de evaluación comenzaremos a reestructurar de manera más puntual y eficiente, al contar con datos e información más real, llevándonos así al análisis y un compromiso entre interventor y paciente.

Pero en qué consisten y cuáles son las diferencias entre una evaluación cuantitativa y cualitativa:

La evaluación cuantitativa se basa en instrumentos de medición, se obtiene una información estadística, suele compararse respecto a ciertos parámetros verificando la medida que se acerque, para esto se realiza el uso de diversas pruebas, las cuales nos llevarán a un proceso donde los resultados serán evaluados de manera sumativa. Este tipo de evaluación también nos permite la creación de situaciones más controladas, de esta manera tendremos más claros los aspectos que queremos evaluar de manera cuantificada.

La evaluación cualitativa va más centrada a la valoración del proceso de aprendizaje, por lo tanto, los datos o evidencias observados tienden a no aceptarse de modo directo, ya que todo este conjunto de información va relacionado con capacidades, comportamientos, actitudes, valore, opiniones e influencias del pequeño, las cuales están en constante modificación y se vuelven parte del sujeto haciendo que esta evaluación sea mucho más integral, individual, cambiante y democrática. Además, brinda la oportunidad de construir espacios donde el mismo pupilo pone en práctica experiencias de su propio aprendizaje, ya que puede convertirse en modelo, o bien modificar sus juicios, motivaciones, necesidades o intereses, logrando así comprender y comprenderse para una evolución en distintas habilidades.

Conociendo ambas herramientas resulta difícil determinar cuál es la mejor opción por utilizar, pero desde mi perspectiva ambas pueden complementarse y apoyarnos a tener un panorama mucho más amplio que nos permitiera enriquecer nuestra espacio y estrategias de intervención.

En conclusión, la importancia de la evaluación, como psicopedagogos es que reconozcamos, identifiquemos y atendamos las necesidades individuales de nuestro paciente y todo su entorno, sin dejar de lado el aspecto socioafectivo y emocional del paciente.

Por lo tanto, es importante desde el inicio contar con la claridad hacia qué queremos evaluar, de esta forma haremos un uso correcto y adecuado de los diversos instrumentos y recursos de evaluación. Además, no debemos descartar que la evaluación cualitativa requiere de un profundo entendimiento con respecto al ser humano y el ambiente en conjunto que lo engloban queriendo explicar razones de nuestro comportamiento, a comparación de la cuantitativa la cual se establece más en parámetros. Es claro que ambas teniendo un buen manejo pueden conjuntarse para enriquecer un estudio, análisis o intervención, facilitándonos el descubrimiento constante de conocimiento del aspecto o persona que se está evaluando. He aquí la importancia de una evaluación constante, la cual nos llevará a conocer y entender el enfoque integral de nuestro paciente, ya que siempre estará en contantes cambios y surgirá información nueva, llevándonos así a la construcción y modificación evolutiva pertinente de nuestra intervención, pero siempre con el objetivo claro de brindar un ambiente en el cual la evolución, adquisición y desarrollo de habilidades existentes y nuevas en nuestro paciente le permitan un mejoramiento.

REFERENCIAS:

Colomer, T., Masot, M. J., y Navarro, J (2001). La evaluación Psicopedagógica. Ámbitos de psicopedagogía, 2, 15-18.

Taylor, S.J y Bodgan, R. (1986). Introducción a los métodos cualitativos de investigación. Buenos Aires, Paidós.

Santamaría, M. A. (2005). ¿Cómo evaluar aprendizajes en el aula? MONTES DE OCA, Costa Rica: Editorial Universidad Estatal a Distancia.

Diplomado en terapia de lenguaje

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja una respuesta