Buscar

LOS CENTROS DE ATENCION PSICOPEDAGOGICA EN EDUCACION  PREESCOLAR

Irma Cordero

En los años de 1992 existían los Centros de Atención Psicopedagógica en Educación Preescolar que brindaban el servicio de detección y atención a niños de 4 a 6 años que presentaban dificultades de aprendizaje, lenguaje, motores o  conducta y que asistían a los Jardines de Niños Oficiales en el Valle de México, funcionaron   bajo un  Modelo Asistencial  que consistía en tener un equipo de especialistas en una unidad,  psicólogo, maxilofacial, dentista, médico, terapeutas de lenguaje y de rehabilitación los cuales atendían a los alumnos en aulas alternas uno, dos o tres días a la semana según lo requería cada caso, bajo ese modelo se tuvieron buenos resultados, los niños asistían a su escuela regular y también al Centro lo cual les beneficiaba como reguladora de sus aprendizajes y de mejora en sus dificultades.

Las docentes de los niños realizaban una observación y una detección gruesa en el aula, era tarea del especialista observar, aplicar pruebas, entrevistas y determinar un plan de apoyo que junto con los padres de familia y la escuela se podía implementar de forma integral. En el año 2000 la atención que ofrecían los Centros cambia a un Modelo Pedagógico, ahora los especialistas acuden a los Jardines de Niños  y observan a los alumnos in situ  dotando a las docentes de herramientas o estrategias para apoyar a los alumnos con dificultades en su propia aula, se reorienta el fundamento teórico y se comienza a hablar de barreras para el aprendizaje y que éstas muchas veces son generadas por el tratamiento inadecuado dentro del aula por parte del docente, de los propios padres de familia o de la comunidad en general, aun con éste cambio de Modelo y atención se tuvieron algunos  progresos  pues la Itinerancia de los especialistas no permitió nunca observar avances claros .

En el año 2009 por determinación  política y educativa los Centros de Atención Psicopedagógica en Educación Preescolar en el Valle de México desaparecen y se le adjudica a la escuela la responsabilidad  en  la atención de los alumnos que presentaran alguna necesidad educativa especial;  bajo el sustento de la Educación Inclusiva las escuelas loablemente abrieron sus puertas a niños con Síndrome de Down, niños en sillas de ruedas, con Autismo, con Trastornos en la Atención, Problemas Visuales, Sordos, Hipoacúsicos, con Problemas de Lenguaje y de Conducta. Según la UNESCO (2009) la educación inclusiva es un proceso orientado a responder a la diversidad de necesidades de todos los estudiantes incrementando su participación en el aprendizaje, la cultura y las comunidades y reduciendo y eliminando la exclusión en y desde la educación. Aspira a lograr una educación de calidad para todos asegurando el pleno acceso y permanencia, la participación y los logros de aprendizaje, con especial énfasis en aquellos que, por diferentes razones, están excluidos o en riesgo de ser marginados, constituyendo un impulso fundamental para avanzar en la agenda de Educación para Todos (Booth y Ainscow 2004). Para ello se espera que los docentes posean las competencias necesarias para atender esa diversidad, no obstante las escuelas se enfrentaron a varias dificultades porque se contaba con docentes con formación de Normal o Licenciatura en Educación que atendían grupos numerosos más uno o dos niños con alguna dificultad, y si bien se tenía claridad y apertura para que los niños fueran recibidos, incluidos y atendidos en el aula regular, se carecía de la preparación específica para apoyar a los alumnos de manera más pertinente y con la calidad que decía en el discurso teórico. Algunas docentes en el mejor de los casos asistieron a cursos, otras  compraron libros para saber más acerca de la situación del niño y de qué hacer y cómo ayudar al niño desde el aula, pero también hubo quienes solo los recibieron y no realizaron siquiera adecuaciones curriculares, ni se molestaron en investigar un poco acerca de lo que se podía hacer desde su función con sus alumnos, esto fue muy cuestionable y lamentable. Actualmente las USAER, Unidades de Servicio de Apoyo a la Educación Regular brindan éste apoyo pero por la escases de techos financieros  hay pocos en contraste con la demanda  y brindan el apoyo principalmente a escuelas de nivel Primaria.

Siendo Preescolar el nivel donde la detección y la atención oportuna representan la mejor oportunidad para atender  cualquier problemática estamos prácticamente desprovistos  de un apoyo específico e integral para la atención de los niños. La Escuela al Centro forma parte de las líneas de la educación actual y  propone un Sistema de Alerta Temprana que pretende identificar a los alumnos en riesgo de no alcanzar los aprendizajes esperados, sin embargo lo que no se dice es que la complejidad de las problemáticas que presentan los niños del siglo XXI van más allá de no integrarse a las actividades o requerir apoyo en lectura o escritura por mencionar algunos indicadores. Concluyo mencionando que no todo lo antiguo hay que desecharse, más bien se pueden reorientar y en aras de una Reforma Educativa habría que aprender de los Modelos que han dado buenos resultados si es que Constitucionalmente la educación no solo debe ser gratuita y obligatoria sino también de Calidad.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org