Buscar

LA MUSICA Y LOS NIÑOS

La música acompaña a los niños prácticamente desde que están en el vientre materno.  Hacia la semana 20 el feto empieza a percibir sonidos, los primeros que escucha son los latidos del corazón de su mamá y su voz. Para la semana 25, el oído del bebé está completamente maduro. Desde ese momento ya oye ruidos ambientales ante los cuales reacciona con muecas.

Se calcula que al bebé le llegan, más o menos, unos 20 decibelios menos de lo que sucede en el exterior debido a la presencia del líquido amniótico y todos los tejidos que hay entre el bebé y el medio externo.

Por ejemplo, el tráfico intenso de la ciudad, genera 60 decibelios, al bebé llegaría unos 40 decibelios, que es el ruido que generamos al romper una hoja de papel. Si esto lo extrapolamos a la voz, nuestro tono de voz normal genera unos 60 decibelios, mientras que si hablamos en voz baja generamos unos 30-40 decibelios. De esto se extrae que para que nuestro bebé nos oiga tenemos que hablarle en un tono normal.

Por eso, escuchar música genera no solo un efecto placentero y relajante en las madres sino también en los mismos bebés. Cuando una mamá ha expuesto a su bebé a determinada pieza musical, por ejemplo la marcha turca de Mozart; luego fuera del vientre materno, al escuchar esta melodía ejercerá un efecto calmante, relajante pudiendo incluso sosegar su llanto. Esto se debe a que los  bebés responden con más atención a la música que habían oído dentro del útero que a la que nunca habían escuchado.

Como el bebé nace con el sentido del oído muy desarrollado, es capaz de apreciar los sonidos más complejos de la música. Y como las pautas sonoras y los ritmos de la música clásica están más cerca de la melodía de la voz humana que otros tipos de música, pues estas melodías gozan de más aceptación por los bebes.

Muchas de las conexiones cerebrales que se crean escuchando y tocando música se comparten para la realización de problemas matemáticos, dicho en otras palabras tienen influencia directamente en la aplicación matemática y también en la adquisición de un segundo idioma.

Existe un interesante estudio relativo a niños de 3 y 4 años de edad que escucharon la música de Mozart. Algunos de ellos incluso recibieron clases de piano durante seis meses o más. Al principio y al final del estudio se examinaron sus capacidades espaciotemporales (relacionadas con las habilidades matemáticas) y resultó que sólo los niños que habían recibido clases de piano mostraron mejores aptitudes.

Se ha demostrado que los niños que estudian piano por 2 años incrementan en un 30 a 40% los puntajes relacionados a las matemáticas y razonamiento espacial.

Si es que esto es impresionante, descubrir otros beneficios que genera la estimulación a través de la música sorprenderá aún más. La música estimula el lenguaje oral y corporal, la atención, la concentración, la coordinación motora tanto fina como gruesa, el seguimiento de instrucciones, las habilidades para sintetizar y analizar, la creatividad y la expresión de emociones y sentimientos.

También unir melodías familiares a información nueva ayuda a que los niños graben más fácilmente estos conocimientos en su mente.

La influencia de la música va más allá de las habilidades cognitivas sino que también ejerce una influencia en el área socio afectiva ya que desarrolla la comunicación y la interacción social; pues estos niños serán más empáticos y mejoran notablemente en su habilidad para interpretar las expresiones faciales y el lenguaje corporal y por ende coadyuva en la habilidad para hacer nuevos amigos.

En cuanto a la vinculación de la música con la adquisición de un segundo idioma.  Esta ayuda a captar los diferentes matices de un idioma extranjero y promueve una escucha atenta lo que permitirá aprender un nuevo idioma.

Para estimular con música a un niño no es necesario tener formación musical pero si es conveniente crear un ambiente lo más musical posible.  Todos los estilos de música son válidos e interesantes, sin embargo, hay determinados tipos de música que son más adecuados para la estimulación, como lo es la música clásica sinfónica, por contar con la mayor cantidad de sonidos de diferentes instrumentos musicales.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

 

 

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org