EL VALOR DE ELEGIR

La elección, nos da la capacidad de elegir, de darnos la libertad de tomar decisiones en la vida sobre lo que realmente queremos o no queremos, aunque no siempre sean las más convenientes y por otro lado, asumir que lo que venga, es sólo nuestra responsabilidad, es nuestro libre albedrío que nos llevó a tomar un camino, un sendero donde muchas veces desconocemos  cual será nuestra próxima  parada… y  que a mí me gustaría traducir como los momentos de oportunidad para obtener un real aprendizaje…una LECCIÓN DE VIDA.

En este libro, “El valor de elegir” de Fernando Savater, el autor nos habla de la libertad como un punto que diferencia al ser humano, de una libertad que trata de aterrizar, no sólo como  concepto, sino como el significado mismo de lo que realmente es el libre ejercicio de ejercer nuestra propia libertad: ”Del difícil arte de elegir sobre nuestro propio camino”

Esa elección  que siempre nos deja un aprendizaje, una lección de vida y un asumir… de que realmente fue nuestra decisión la que nos llevó a ese lugar. Porque  gozamos de esa libertad de elegir el camino que más convenga a nosotros, sin pretender culpar a nadie o pretender que alguien más tome la decisión de hacerlo para salvarnos, como lo menciona el autor.  Porque entonces, donde quedaría nuestra libertad de elección

Algunos filósofos, haciendo uso de un lenguaje no común, tratando de buscar la esencia de cada concepto, tienden a utilizar un vocabulario complejo, nada sencillo o cotidiano, el cual suele ser complicado y a veces no entendible al lector. Por el contrario, considero, que debería ser sencillo, entendible, atractivo a la vista y al oído del lector para poder atraparlo y hacerlo asiduo a la lectura.  Pero de entre tantos términos, surgió  precisamente la filosofía, apoyada en la semántica (significado de la palabra), que ha aportado un gran conocimiento a todo aquel que gusta de este tipo de lectura, el cual veo, se encuentra acompañada de una gran profundidad y sabiduría. Fueron los  antiguos filósofos quienes se encargaron de hacer entendibles los conceptos a nosotros los seres humanos y de llevarnos a la comprensión de lo que significa “la libertad”, de la que muchos hablamos, pero que en realidad ¿cuántos lo entendemos? y ¿cuántos la emplean con verdadera significación…?

Los seres humanos, por naturaleza,  nos tornamos sensibles ante un aprendizaje humano, evolucionando a través del tiempo y finalmente nuestra meta es seguir desarrollando más cualidades humanas, que nos llevan a la acción: pensar, desenvolverse, actuar, desarrollarse, ser creativo… son estas cualidades lo nos hacen vernos desde un verdadero sentido humano, desde el ser sensible a otro humano… y es precisamente a lo que se refiere el autor cuando nos  habla de una desprogramación animalesca,  de no regirnos solamente por nuestros instintos, sino seguir desarrollando cualidades humanas que nos lleven a la verdadera esencia del ser humano…“La libertad de la que gozamos”.

Recordemos que poseemos  un cerebro que determina un pensamiento de acción, listo para adecuarnos a un entorno (sociedad), listos para improvisar e inventar o solucionar ante la demanda de una realidad. Además de almacenar información y las experiencias, decodifica símbolos para traducirlos en un lenguaje de comunicación, sin olvidar su intervención ante el aprendizaje y la educación permanente.

Sin olvidar que la acción, así como la elección de elegir,  son algo inherente a nosotros, es algo que forma parte del ser, y aunque a veces puede ser un actuar instintivo, otras son formas planeadas de actuar, pero no nos libramos nunca de esta. Traducidas como todo aquello que sale de nosotros, como la voluntad que poseemos para elegir… o como “la propia libertad de elegir”.  Haciendo  uso del libre albedrío y  de la libertad de actuar de manera consciente. Ya que para elegir debemos hacer uso de ese conocimiento que ya poseemos, para saber hasta dónde llegar con nuestra elección.

Pero, como lo decía Sócrates: la virtud (disposición para obrar bien) depende en parte de un conocimiento, de saber en qué consiste lo bueno, o en qué consiste actuar bien…entonces como seres humanos deberíamos de darnos a la tarea de meditar sobre ésta…sobre cómo podemos actuar de manera que no transgredamos los derechos de los demás, y no sólo eso, sino pensar que somos una sólo raza, que deberíamos vivir en comunión y bajo un clima de respeto e inclusión.

Asimismo, citando a Platón,  quien arguye, sobre los diferentes tipos de almas… la calculadora o racional, la impulsiva y la apetitiva o concupiscente y que  alude como motor del actuar negativamente del hombre y a las instancias de Freud, quien nos dice que el hombre pudiera verse tiranizado por pulsiones poderosas y oscuras y que se encuentran disimuladas bajo  lineamientos de una moral socialmente aceptable. ¿Entonces que nos queda, aceptar?  No, yo no me conformo con eso, yo sugeriría que nos adentremos a concientizar nuestras acciones sobre el mejor referente de lo bueno, para actuar de esa manera, evitemos dañar a nuestros congéneres, quienes como cualquier ser vivo, merecen respeto y ser considerados como seres sintientes dentro de cualquier esfera (física, mental, emocional, psicológica, social…) y que no importando cual sea nuestro origen verdadero, todos SOMOS UNA MISMA ESPECIE…. SERES HUMANOS O EN VIAS DE HUMANIZACIÓN… Sólo es cuestión de querer tomar la decisión o la mejor ELECCIÓN.  De  la LIBERTAD de tomar las mejores actuaciones de y en nuestra vida… haciendo uso de un LIBRE ALBEDRÍO con la encomienda de pensar antes, si nuestras decisiones o nuestras actuaciones no dañan a otro…que es IGUAL A MÍ…

Y aunque, hablar de destino sigue siendo algo controversial, una cosa sí es segura, que cuando actuamos de la mejor forma, nuestro destino cambia de igual manera.

En verdad, Fernando Savater me parece un escritor, en  ocasiones,  sutil o sensible en su manera de expresarse, cuida mucho el mensaje que desea enviarnos, utiliza palabras sencillas, amables, filosóficas y profundas, abordando  temas como libertad, libre albedrío, hasta la difícil tarea de elegir sobre la verdad, nuestra verdad, sobre educación cívica, y sobre la humanidad que queremos o pretendemos querer ser… definitivamente sus palabras me han llegado al punto de la reflexión…

Acertadamente,  escogió palabras tan simples y cotidianas,  como “El valor de Elegir”, pero que guardan un gran y profundo sentido de vida…

Savater F., 2003, El valor de elegir,  Literatura española contemporánea, Siglo XX, Editorial Ariel, S.A., Barcelona España.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org