Buscar

DESARROLLO DEL LENGUAJE

Irma Acuña

El lenguaje es un sistema de comunicación basado en las palabras y la gramática. Antes de poder utilizar las palabras, los bebés transmiten sus necesidades y sentimientos mediante el llanto, el balbuceo, parloteo e imitación.

Aproximadamente al final del primer año los bebés pronuncian su primera palabra, y antes de los 2 años comienzan a utilizar oraciones.

El llanto es el único medio de comunicación del recién nacido, entre las 6 semanas y los 3 meses empiezan a balbucear, entre los 3 y 6 meses corresponden a sonidos que han escuchado de las personas que los rodean.

El parloteo comienza entre los 6 y 10 meses, este se refiere a la repetición de series de consonantes seguidas por vocales como por ejemplo “ma-ma-ma-ma”, este no se considera un lenguaje real aunque parezca tan parecido a las palabras, ya que carece de significado para el bebé.

Entre los 9 y 10 meses los bebés imitan los sonidos deliberadamente sin comprenderlos, ya que es una imitación accidental de los sonidos del lenguaje, estos sonidos se escuchan como lenguaje pero aparentemente no tienen un significado.

La capacidad para percibir las diferencias entre los sonidos se presenta desde el útero, el bebé ya reconoce el sonido de la voz de su madre   y se refina durante el primer año de vida. En su preparación para comprender y utilizar el habla, los bebés se familiarizan primero con los sonidos de las palabras y frases y ya después les asignan un significado.

A los 6 meses los bebés ya han aprendido a reconocer los sonidos de su lengua natal y a adaptarse a las ligeras diferencias en los modos en como distintas personas forman tales sonidos. Antes de que los bebés puedan conectar los sonidos con sus significados, parecen reconocer patrones de sonidos que escuchan frecuentemente, como por ejemplo su nombre, los bebés de 4 meses y medio prestan mayor atención a su nombre que a otros aunque se parezcan al suyo.

Entre los 9 y 12 meses aprenden algunos gestos sociales convencionales como el decir “adiós” con la mano, o mover la cabeza para decir “si” o “no”, o algún gesto simbólico como soplar para indicar que algo está caliente. Las señas generalmente aparecen cuando los niños poseen un vocabulario de alrededor de 25 palabras y estas las omiten cuando ya pueden pronunciar la palabra de dicha idea que hacían con la seña. Algunos padres temen fomentar el uso de gestos ya que piensan que esto impedirá aprender las palabras, pero sucede lo contrario, ya que son una valiosa alternativa o complemento a las palabras, especialmente en este período tan importante de la formación temprana del vocabulario.

Los bebés comprenden muchas palabras antes de poder utilizarlas, ellos nos entienden mucho más de lo que ellos pueden expresar. Las primeras palabras que comprenden son su nombre, la palabra NO, o alguna que tenga un significado especial para ellos. El vocabulario continúa creciendo durante la etapa de la palabra única, la cual se prolonga hasta los 18 meses de edad.

Entre los 16 y 24 meses ocurre la llamada “explosión del lenguaje”. En pocas semanas, un niño puede pasar de pronunciar 50 palabras a 400 palabras. Esta rápida expansión del vocabulario hablado refleja el constante aumento de la velocidad y la exactitud del reconocimiento de las palabras durante el segundo año de vida.

Las primeras frases se producen cuando el bebé une dos palabras para expresar una idea, esto lo hacen alrededor de los 18 y 24 meses, entre 8 y 12 meses después de haber pronunciado su primera palabra, sin embargo estos límites de edad varían de progresan, y muchos recuperan el tiempo perdido hablando sin parar a cualquier persona que los escuche. Las primeras frases del niño tienen que ver con los eventos, cosas, personas y actividades cotidianas.

El habla inicial de los niños es simplificar y expresar lo suficiente para hacer llegar su mensaje. Los niños comprenden relaciones gramaticales que aún no pueden expresar, por ejemplo un niño puede entender que un perro está persiguiendo a un gato, aunque no pueda expresarlo de manera adecuada, el diría “perro persigue”, en vez de “perro persigue gato”.

A edad de 3 años, el habla es fluida, más extensa y compleja, aunque los niños omitan algunas palabras del discurso, logran que las personas entiendan lo que ellos quieren decir.

En algún momento entre los 20 y 30 meses, los niños se muestran más capaces en la sintaxis, que son reglas para formar oraciones en su idioma, se sienten más confiados con los artículos, preposiciones , conjunciones, los plurales, la conjugación de los verbos, el tiempo pasado y las formas del verbo (ser, estar). Son más conscientes al comunicarse y si sus palabras son comprendidas.

Es importante que los papás de los niños conozcan las etapas del desarrollo del lenguaje, para que se den cuenta si hay algún retraso en éste y requiera algún tipo de apoyo para desarrollarlo de acuerdo a su edad. Además en la actualidad debido al tipo de entretenimiento que tienen los niños como, tabletas, televisión,  teléfonos celulares,  los niños tienen menos interacción con sus cuidadores, por lo que no requieren desarrollar dicha habilidad.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a info@psicoedu.org

 

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org