UNA CARA DE LA DEPRESIÓN

UNA CARA DE LA DEPRESIÓN

Por Sugey del Rocío Silguero Castillo

 

Por Sugey del Rocío Silguero Castillo

Mucho se habla de la tristeza que se siente por una pérdida, o de una depresión generada por un sentimiento de abandono, que nadie puede entender el dolor si no se vive. Pero primero, debemos tener en cuenta qué es la depresión y no encajonar todos los sentimientos que bajan el ánimo.

 

Depresión

La Organización Mundial de la Salud (2017) nos menciona que “La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.”

Rescatando de este concepto la pérdida de placer, es decir, aquello que a pesar de ser objeto de agrado, se desvaloriza y se le pierde significado. La persona deja de encontrar sentido de placer y satisfacción de las cosas que antes la motivaban.

A la fecha se habla de la existencia de factores que pueden causar la depresión, y cada persona puede padecerla en algún momento de la vida, sin llegar a desarrollar un cuadro que le imposibilite sus actividades cotidianas o que le hagan tener pensamientos suicidas.

Parece interesante abordar la depresión “enmascarada”, aquella que en lo aparente, no presenta signos de tristeza o conductas que indiquen su presencia en la vida de una persona.

 

Actuar.

Hoy en día vivir en cumplimiento a los estándares sociales y tendencias de moda, estilos y marcas, hacen que las personas se esfuercen por mantener un estatus de vida que no siempre es su realidad. Se llenan de exigencias que los otros han dictaminado y en el afán por cumplir con esas expectativas, su identidad se disuelve entre lo que los demás necesitan y no en lo que en esencia son.

Resguardan sus inquietudes y deseos por temor a la desaprobación, sumando a esto un cúmulo de frustración que no pueden expresar abiertamente, y el entusiasmo por la vida se va en declive.

 

Emociones descontroladas.

Cuando ya su mundo ideal no logra empatar con la realidad vivida, sus emociones se desbordan y en el intento por controlarlas lo que surge, nuevamente, es una falta de identidad y pertenencia que los obligan a mantener una postura de “bienestar”.

Se debe cumplir con lo que se demanda, no importando lo que se quiera; entonces, surgen ahí las posturas que se adoptan para encajar con ese mundo exigente.

Esa contención tarde que temprano crea una fisura en la persona que se manifiesta a través de malestares físicos que “no tienen sentido”. Un dolor de cabeza, la espalda destrozada, un malestar estomacal, en un cuerpo que lo único que quiere es poner un alto a toda la presión que está viviendo.

 

Sonrisa triste.

Se dice que solo el que ha sufrido puede comprender el dolor del otro, y de igual manera, aquel que ha sentido depresión podrá ser empático con las personas que la sobrellevan. En este sentido, existen personas que se trabajarán para evitar que el otro padezca lo que ellos han vivido; esforzándose por sacar sonrisas en medio de un ambiente desagradable.

Cuando una persona sonríe, no siempre es de felicidad, es importante considerar su contexto, la forma en la que vive y no dejarse llevar por lo aparente. Si bien es cierto, en la actualidad es difícil compartir lo que se vive, se puede tratar de generar ambientes que ayuden a compartir con las personas.

 

Nunca es tarde.

Dice un texto bíblico que todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora y todo lo que se espera tiene su momento; por lo que, cuando se trate de mirar hacia adentro, se tenga en cuenta que siempre existe tiempo para dedicar a lo que se quiere, en no cansarse hasta no haber trabajado en conseguir lo que se propone y sobre todo, de mirar hacia el otro para apoyar a quien lo necesite.

 

 

 

Referencia

 

Organización Mundial de la Salud. (2017). Hablemos de la depresión. Recuperado de https://www.who.int/topics/depression/es/

Diplomado en terapia infantil

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja una respuesta