La regulación emocional infantil

La regulación emocional infantil

 

Por Carolina Roura Rangel

Por Carolina Roura Rangel

Introducción:

 

La regulación emocional en las competencias sociales y en el aprendizaje son dos aspectos verdaderamente importantes a tener en cuenta. Los niños competentes en cuanto a su capacidad de regular emociones, desarrollarán una mayor capacidad de implicación en los intercambios positivos al momento de relacionarse socialmente (Maszk,1997). En cuanto a los niños que estén emocionalmente mal regulados, tendrán una cierta predisposición a emociones negativas, posiblemente, induzcan respuestas negativas también en el resto de niños. Esto provoca dificultades a la hora de aprender los modelos adecuados de relacionarse. También estos niños pueden tener respuestas negativas a las emociones negativas de otros niños, afectando a su interacción. Por lo tanto, es importante que se desarrolle una adecuada regulación emocional para así poder servir de modelo y guía, impactando de manera positiva en el aprendizaje de los niños. Pues un adecuado aprendizaje junto a una buena regulación emocional, favorecerá las competencias sociales de cada uno.

 

Desarrollo:

 

Según Goleman (2001) Las emociones son una parte indispensable en la vida humana ya que continuamente las experimentamos, pero pocas veces reflexionamos sobre qué son las emociones, cómo influyen en nuestro comportamiento y pensamiento, etc. También las emociones favorecen las decisiones y orientan  nuestras conductas, pero necesitan ser guiadas. Existen gran variedad de emociones, por eso es importante saber identificarlas para poder controlarlas y gestionarlas, pues cada persona, experimenta una emoción de manera distinta, en función de las experiencias previas y aprendizaje que hayan tenido.

 

A través de la función adaptativa, las personas se prepara para llevar a cabo y de manera eficaz, una conducta apropiada. Nos ayuda a adaptarnos a las circunstancias, y a gestionar situaciones que se den a lo largo de nuestra vida, para afrontar lo que ocurre. Por lo que las emociones juegan un papel muy importante en la adaptación del individuo a su entorno.

 

En cuanto a la función social, (Mora, 2012). destaca numerosas funciones sociales que pueden tener las emociones. Se puede mencionar la de facilitar las interacciones sociales, permitir y favorecer la comunicación entre los estados afectivos, controlar y regular la conducta de los demás, apoyando la conducta social. De esta manera podemos ver como la felicidad mejora los vínculos sociales, y en el lado opuesto, el enfado puede dificultarlos.

 

La expresión de las emociones es favorable y benéfica ya que fomenta la creación de redes de apoyo. Sin embargo, la represión de las emociones también cumple una función social, ya que en muchas ocasiones es necesario inhibir algunas reacciones emocionales, puesto que podrían, perturbar las relaciones sociales (Chóliz, 2005).

 

Palmero, 2002 demostró, mediante distintas investigaciones, que existe una relación entre la autorregulación y el apoyo social futuro. Es decir, que las personas con dificultades para controlar sus emociones, no suelen tener muchas amistades que les brinde gran apoyo emocional, mientras que las personas que poseen habilidades de autorregulación emocional suelen tener más apoyo en su vida social cuando son adultos.

 

En definitiva, la capacidad de autorregulación emocional durante la niñez, será relevante a la hora de explicar el ajuste social en las siguientes etapas. Por lo tanto, el niño con bajos niveles de autorregulación durante su infancia, se puede ver condicionado a una peor competencia social, mientras que el niño con una adecuada regulación emocional tenderá a tener un funcionamiento social apropiado.

 

La autorregulación es una habilidad básica y necesaria para el control de nuestra propia vida. En función de la habilidad que tengan los niños en la autorregulación, serán más o menos dependientes de los demás. Por ello consideramos imprescindible facilitarles su relación con el entorno, ayudándoles desde niños con esta habilidad de autorregulación, ya que es desde los primeros años de vida cuando se establecen estrategias más autónomas en cuanto al desarrollo cognitivo, atencional y lingüístico para el control emocional.

 

Para Adam (2003) es muy importante que se conozcan las emociones ya que se considera uno de los principios básicos de las personas, y es que tener conciencia ellas, supone conocernos a nosotros mismos.

 

Conclusión:

 

Considero que el tema de la regulación emocional es de vital importancia puesto que es la base de todo. Si un niño no está bien emocionalmente, tendrá dificultad a la hora de adquirir conocimientos al igual que problemas para enfrentarse a la vida diaria. Sin lugar a dudas, las emociones nos repercuten, y si no se consigue un manejo y control de ellas, el bienestar de cada uno se verá influenciado. Muchas veces nuestras emociones surgen sin darnos cuenta y no entendemos el motivo, ni por qué nos sentimos de aquella manera. El educar en emociones desde temprano les ayudará a los niños conocerse mejor y a relacionarse, preparándose para todas las situaciones que se les puede presentar a lo largo de su vida. Según (Adam, 2003) el conocimiento emocional es vital para poder controlar las emociones, puesto que si somos conscientes de ellas, se pueden evitar situaciones no deseadas.

 

Referencias:

 

  • Adam, E. (2003). Emociones y educación. Qué son y cómo intervenir desde la escuela. Barcelona: Graó.

 

  • Chóliz, M. (2005). Psicología de la emoción: el proceso emocional. Universidad de Valencia

 

  • Goleman, D. (2001). Emotional intelligence: issues in paradigm building. En C. Cherniss y D. Goleman (Eds.), San Francisco. Recuperado el día 20 de Octubre de 2022 a las 19:15 hrs de https://uvadoc.uva.es/bitstream/ TFG-B.826.pdf; =461197A1C4E7FD3C96E?

 

  • Maszk, P. (1997). Contemporaneous and longitudinal prediction of children’s social functioning from regulation and emotionality. Recuperado el día 20 de Octubre de 2022 a las 19:30 hrs de https://uvadoc.es/bitstream/handleB.826.pdf

 

  • Mora, F. (2012). ¿Qué son las emociones? En Bisquerra, R. ¿Cómo educar las emociones? La inteligencia emocional en la infancia y la adolescencia

 

  • Palmero, F. (2002). Emociones básicas II (ira, tristeza y asco). Recuperado el día 20 de Octubre de 2022 a las 20:23 hrs de https:// handle/.pdf; =4611977FD3C96E?sequence=1

Diplomado en terapia infantil

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja una respuesta