¿Qué es el Trastorno Específico de Lenguaje (TEL)?

¿Qué es el Trastorno Específico de Lenguaje (TEL)?

Por Patricia Ortiz Castillo

Por Patricia Ortiz Castillo

También conocido como Trastorno del Desarrollo del Lenguaje (TDL), es un problema que se asocia con una de las discapacidades más comunes del aprendizaje en edades tempranas y que afecta a un porcentaje alto de la población en la etapa preescolar.

Se presume que hasta un 8-10% de esta población infantil pueden presentar retraso, distorsión o interrupción en su desarrollo lingüístico  y que no es atribuible al nivel cognitivo de los pequeños en la mayoría  de los casos, por el cual es motivo de preocupaciones entre docentes y padres de familia.

Generalmente, estos pequeños no muestran trastornos auditivos, trastornos cognitivos, autismo o signos de disfunción cerebral evidente. Sino al parecer solo presentan el trastorno del lenguaje como el principal problema en su desarrollo y por tal motivo también se le conoce como retraso en el lenguaje o disfasia de desarrollo.

Para diagnosticar a un niño con TEL se realizan pruebas de exclusión en las que se van descartando posibles problemas que puedan ser la causa de la no apropiada adquisición del lenguaje tanto neuronal, funcional, emocional, etc. Algunos de estos criterios para identificar el TEL incluyen los siguientes “Puntuaciones en pruebas de lenguaje por debajo 1,25 desviaciones estándar de la media, un cociente intelectual no verbal de al menos 85; un oído normal evaluado mediante exámenes a niveles convencionales, un historial reciente negativo de otitis media (infecciones del oído medio)  ningún indicio de disfunción neurológica, estructura y función oral-motoras intactas, y patrones más o menos normales de interacción social” (Leonard, 1998) Mencionado en Desarrollo de lenguaje capitulo IX p. 369

Otras características simples que nos ayudan a la detección del problema son: La aparición de palabras después de los 3 años, combinación de palabras tardías, la constante presentación de un lenguaje esquemático, falta de comprensión en el lenguaje al hablar o escuchar, presencia de algún otro trastorno y una evolución lenta en la mejora.

Los niños para poder ser diagnosticados con un TEL necesitan tener una edad aproximada de cuatro años para poder considerar que presentan esta disfasia, ya que de ser diagnosticados a una edad más temprana entre 2-4 años podría existir la posibilidad que solo fueran habladores tardíos (Paul 2007). Sin embargo, es importante una temprana detección para evitar el fracaso escolar ya que datos proporcionados por diversos estudios han arrojado que un niño con problemas de lenguaje puede convertirse en un estudiante que desarrollará una discapacidad de aprendizaje en el futuro. En la cual la primera habilidad en ser afectada será su habilidad lectora y por consecuencia su habilidad para escribir.

Estas manifestaciones también podrán acarrear problemas emocionales, como frustración, inseguridad, timidez y pena al comunicarse con lo que socialmente puede provocar una exclusión propia o externa

Los pequeños que son diagnosticados tardíamente o que se les proporciona apoyo de manera tardía presentan problemas de recuperación léxica y se tornan más lentos en hallar la correspondencia entre las palabras dichas y su significado. Por lo que requerirán ser expuestos doblemente a un mayor vocabulario que se enfoque a propósitos generales para poder alcanzar una mejor habilidad lingüística.

En lo que corresponde a la morfosintaxis, generalmente los pequeños no son detectados por su desarrollo léxico a temprana edad, sino por su mala producción sintáctica  para utilizar morfemas gramaticales y para estructurar oraciones sencillas y complejas con coherencia narrativa, en comparación con compañeros de su misma edad.

Es así, que el TEL comienza a afectar el rendimiento escolar del niño ya que presentan dificultades para manejar la lectura y la redacción de textos, así como el discurso.

Pragmática, los niños con problemas en el lenguaje expresivo, que también pueden presentar un déficit de comprensión leve del lenguaje, a menudo tendrán dificultades de comunicación social. Ya que no tendrán la misma habilidad para comunicarse siguiendo algunas normas sociales simples, harán peticiones directas que quizás resulten inapropiadas, contestarán de manera más cortante y directa, mostrarán menos sensibilidad a las peticiones de los demás. Su capacidad narrativa de hechos será limitada, interpretarán las palabras de manera literal. Los pequeños que llegan a la edad escolar con este tipo de problemas de lenguaje, están expuestos a tener desajustes psicosociales sí esto se prolonga hasta la adolescencia.

Algunos niños pueden mostrar  trastornos articulatorios, al mismo tiempo que algún problema de lenguaje cuando en sus perfiles clínicos presentan retrasos en su desarrollo fonológico, que sin una atención oportuna seguramente también prevalecerán en la adolescencia y hasta la edad adulta.

Estos problemas pueden presentarse al seguir frases ambiguas, figurativas o metáforas, así como, la secuencia de una historia en clase y corren el riesgo de no leer correctamente o de padecer dislexia o problemas en la decodificación.

La dislexia es un trastorno de lenguaje que se puede presentar al mismo tiempo que el TEL y en otras ocasiones es un trastorno aislado por lo que resulta de vital importancia darles un seguimiento puntual a los pacientes con estos trastornos para evitar problemas posteriores en la lectura. (Desarrollo del Lenguaje. cap. IX  p. 375)

Existe cierta discrepancia entre la comunidad científica para definir a ciencia cierta las causas del TEL pero se especula, que podría ser a causa de una disfunción cerebral subyacente en alguno de sus niveles. La presencia de algún componente genético del Trastorno Especifico del Lenguaje que probablemente se presenta en la familia del afectado, pero que no se ha determinado con exactitud cuál es este gen del lenguaje. Sin embargo, existen pacientes con TEL que no presentan un historial familiar del trastorno que sea coincidente, por lo que se deduce que quizás haya más de un gen involucrado. Otra posible causa podría ser la interacción con factores de riesgo ambientales.

Según Leonard (1998) nos ofrece cuatro posibles causas del TEL (Desarrollo de Lenguaje cap. IX p. 376-377)

  • Los niños con TEL padecen déficit subyacente del procesamiento temporal de señales auditivas. Tallal y sus colaboradores (2003)
  • Los niños con TEL tienen dificultades para procesar la Morfología gramatical, con escaso contenido o prominencia fonética. (Hipótesis superficial Leonard 1992,1998) Capacidad limitada para procesar morfemas con escaso contenido fonético.
  • Los niños con TEL tienen un conocimiento gramatical inmaduro o incompleto.
  • Los niños con TEL tienen una capacidad de procesamiento general ralentizada, lo que provoca dificultades que incluyen el lenguaje aunque trascienden a él. (déficit en la capacidad de la memoria fonológica )

Algunas estrategias de terapia para el tratamiento del TEL pueden ser:

  • La modelización  La puesta en duda
  • La imitación             La respuesta falsa
  • Estimulación focalizada             Señalar contrastes
  • La remodelación conversacional             Descripciones
  • La expansión Uso de scripts
  • Andamiaje

Estas estrategias ayudan a mejorar el problema de vocabulario expresivo, errores gramaticales en las habilidades lingüísticas como la comprensión y la expresión. Y está comprobado que a mayor duración de intervención en el tratamiento los beneficios generales se magnifican.

No olvidemos la importancia de crear vínculos con el pequeño, mostrarle nuestro interés en sus sentimientos resaltarle que es único e irrepetible. Y tal como lo menciona el Dr. Servín en el manual de Terapia de Lenguaje (2019) Modulo. I s/p  “Uno de los pilares sobre los que ha descansado nuestra labor es el intento de aproximarnos al lenguaje desde la acción lo que supone trabajar, con el lenguaje de manera integral.”

En conclusión, nuestra labor como sociedad es estar atentos al desarrollo integral y holístico de los niños para evitar o minimizar cualquier problema en el desarrollo de estos, que los pueda llevar a una deserción académica y a un desarrollo funcional limitado.  

 

Referencias:

Berko, J. Bernstein, N. (2010). El Desarrollo de Lenguaje. Pearson Educación, S.A. Madrid, Capítulo 9, p. 368-384

Redondo, A. Lorente, J. (2004). Trastornos de Lenguaje. Pediatría Integral, Alicante, VIII (8) p.675-691

Servín J. D. (2019). Intervención en el Aula. Mencionado en: el compendio del Diplomado de Terapia de Lenguaje, Modulo 1. A.M.P.S.I.E s/p



 

Diplomado en Psicología Clínica

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja un comentario