Atizapán de Zaragoza

Estado de México

+52 5558210443

Informes

Lun - Vie 10:00 - 20:00

Horario de Atención

¿Qué es el control de esfínteres?

 

Por GUERRERO QUINTANA YURITZI 

school-2761394_640

Por GUERRERO QUINTANA YURITZI

Es la capacidad fisiológica de controlar y contener los esfínteres anales (defecación) y esfínter uretral (orina). El control de esfínteres implica el reconocimiento de la preparación y la implementación de los distintos pasos para llevarlo a cabo.

Durante el desarrollo psicomotor del niño, el control voluntario de esfínteres es parte fundamental de su crecimiento, por su relevancia social, porque su retraso o regresión puede ocasionar problemas clínicos en el área personal, familiar y social. (Elizondo, 2020).

¿Cuándo dejará el pañal?

Llega un momento en que, como padres, nos llega esta pregunta. Muchas de las veces esta preocupación se presenta cuando hay más niños de su edad a su alrededor e inicia la comparativa: “Mi niño ya dejo el pañal ¿el tuyo por qué no?”, “Ya está grandecito tu niño para usar pañal, mi hijo lo dejo hace meses”.

En el niño pequeño, las micciones son involuntarias, son vaciados vesicales incompletos. Durante el primer año de vida, la vejiga se vacía mediante el arco de reflejo parasimpático medular, sin intervenir en el control cortical.

En la mayoría de los casos, la secuencia en la adquisición del control voluntario de los esfínteres se inicia con el control intestinal durante el sueño, seguido del control fecal en las horas de vigilia, posteriormente el control diurno en la orina y al final el nocturno. Muchos niños adquieren el control intestinal y vesical de manera simultánea. (Blum, 1997).

¿Cómo alcanzar el control de esfínteres?

Para lograr alcanzar el control de esfínteres se requiere la adecuada adquisición de los hitos del desarrollo: que el niño camine, comprenda y se exprese verbalmente; que tenga un buen nivel de maduración afectiva, con desarrollo de tendencias anales y uretrales, y que cuente con una familia preparada y dispuesta a acompañar y guiar el proceso de entrenamiento. El inicio de entrenamiento del control de esfínteres se distingue en 3 etapas:

  1. El niño es capaz de percibir que ha orinado o evacuado y es capaz de trasmitirlo a sus padres.
  2. Percibe la sensación de evacuar y la trasmite en los momentos previos o durante el acto, pero es incapaz de retenerla.
  3. Puede retener o decidir la expulsión de heces y orina

Uno de los métodos más usados para el control de esfínteres es el horario, el niño comienza a usar la bacinica o entrenador de baño y a sentarse en ella completamente vestido, utilizando ropa cómoda, después practica bajándose la ropa interior por un lapso de 5 a 10 minutos y vuelve a vestirse. Se le explica varias veces hasta que quede establecido este entrenamiento, la mamá trata de anticipar la evacuación del niño y la refuerza de forma positiva para conseguir una evacuación exitosa.

Más adelante, se empieza a implementar el uso de la taza del baño, se le enseña a accionar el depósito de agua y lo más importante, el limpiarse y lavarse las manos después de esto. Este proceso lleva de 3 a 12 meses hasta que el pequeño adquiera independencia para ir solo al baño.

Durante el proceso de entrenamiento, 20% de los niños desarrolla rechazo al uso del sanitario. Este comportamiento se asocia con consecuencias negativas: retención de heces y orina, riesgo de trastornos de eliminación: enuresis y encopresis, y otras dificultades psicológicas y fisiológicas derivadas. (Bezos, 2012).

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dice que, aunque no hay una edad específica para iniciar con este proceso, en las guarderías del IMSS se recomienda hacerlo entre los 19 y 25 meses de edad con aquellos niños que alcanzan los signos de desarrollo que se muestran a continuación:

Desarrollo

Signos de madurez, verificar si:

Cognitivo

·         Tiene una clara idea de lo que es ir al baño.

·         Entiende el lenguaje y expresa frases cortas.

·         Sigue instrucciones sencillas como: “avienta la pelota”

Afectivo

·         En la relación con la mamá o alguien cercano, no se observan crisis como: llanto frecuente, berrinches o apego excesivo.

·         En casa no existen eventos que puedan afectar el proceso: el nacimiento de un hermano, cambio de casa, muerte de un ser querido o divorcio de los padres.

Físico

·         Logra anticipar su necesidad de orinar o defecar, aun cuando no se aguanta las “ganas”

·         Le molesta tener el pañal sucio.

·         Juega a que va al baño y se baja la ropa de la cintura hacia abajo.

·         Vacía agua o arena o cualquier sustancia de un vaso a otro.

Algunas recomendaciones:

  • Si aún usaba pañales, continúe haciéndolo hasta que amanezcan secos por la mañana.
  • Si no usa los pañales, intente que haga pis o caca antes de ir a la cama.
  • No castigue / ni humille si el niño se orina ya que probablemente estará tan angustiado como usted y lo más probable es que a su debido tiempo haga un buen control de los esfínteres. Proponga actuaciones preventivas como:
    • Restringir el uso de bebidas, no suele tener efecto importante en esta patología
    • Con los niños más grandes se pueden implementar ciertos juegos que premien al niño cuando amanece sin haberse orinado.

 

Conclusión

El entrenamiento en el uso del sanitario no debe iniciarse antes de los 18 meses. A partir de esta edad existe mucha variedad a la hora de determinar el momento adecuado en que el niño se encuentra preparado para el inicio del aprendizaje. La decisión de los padres para iniciar el entrenamiento debe basarse en la madurez socioemocional y psicológica del niño.

Diversos estudios muestran que en cuanto más temprano sea el entrenamiento intensivo en el uso del inodoro, a menor edad adquirirán este aprendizaje, pero también tardaran más tiempo en completar el entrenamiento. (Sadock, 2009)

La mejor forma de ayudar al niño es no demostrar ansiedad. En el caso de los niños que NO logran comenzar el control de esfínteres, lo conducente es esperar un tiempo prudente con un entrenamiento supervisado, reevaluando los datos del niño y medio familiar. Las dificultades en el control adecuado pueden ser un síntoma dentro de uno complejo, donde el trabajo pediátrico y psicológico se deberá profundizar y valorar adecuadamente la coexistencia de enfermedades subyacentes.

 

Referencias:

 

Bezos, S. (2012). ¿Què esconden los problemas de control de esfinteres? A proposito de un caso. Rev Pediatr Aten Primaria .

Blum, N. (1997). Characteristic of children with stool toileting refusal. New York : Pediatrics.

Elizondo, R. G. (2020). Control de esfinteres . Mèxico: Criterio pediatrico.

Sadock, B. (2009). Trastornos de la eliminacion. Barcelona : Wolters Lumer-Lippincott Wiliams & Wilkins.

Fuente:http://www.imss.gob.mx/sites/all/statics/pdf/guarderias/control-esfinteres

Diplomado en terapia de lenguaje

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
[email protected]