Atizapán de Zaragoza

Estado de México

+52 5558210443

Informes

Lun - Vie 10:00 - 20:00

Horario de Atención

Principios psicodinámicos

 

Por RIVERA BAUTISTA ARIANA LIZBETH

 

books-3071110_640

Por RIVERA BAUTISTA ARIANA LIZBETH

Freud a finales del siglo XIX y durante la primera mitad del siglo XX sorprendió con su teoría, pues sostenía que los motivos sexuales (con la interpretación sexual en el sentido liberal) influían, a la mayoría de las conductas humanas. Aun más influyentes fueron sus consideraciones acerca de la sexualidad infantil. No tan revolucionario en el aspecto moral, pero no por eso menos perturbador, era la idea de Freud de que la mayor parte del tiempo no sabemos en forma consciente por qué actuamos del modo en que lo hacemos, pues en vez de comportarnos como seres racionales, somos guiados y manipulados por las necesidades primitivas y por traumas de nuestro pasado, los cuales residen en el inconsciente, por medio de: La asociación libre y la interpretación de los sueños. (Cueli, Reidi, Martí, Lartigue, & Michaca, 2008).

Teoría de relaciones de objeto

Aunque Freud no utilizo el término objetos internos, propicio conceptos equivalentes: huellas mnémicas, representaciones mentales, introyectos, identificaciones y estructura psíquicas.

Cuando Freud publicó, en 1905, Tres ensayos de una teoría sexual, hiso unas propuestas muy novedosas. La más original fue la división del instinto sexual en un objeto y una meta Definía al objeto sexual como una persona: “Introduzco dos términos: llámenos objeto sexual a la persona de la que parte la atracción sexual, y meta sexual a la acción hacia la cual se esfuerza la pulsión”.

Los comienzos de la psicología del Self pueden fechar en 1914 en el Ensayo sobre narcisismo, donde Freud ofrece el primer análisis del problema de las relaciones de objeto. Lo esencial de la tesis de 1914 se resume:

  1. Presenta a la libido como una fuerza susceptible de variación cualitativa y cualitativa, narcisista y objetal, cuyos movimientos explican las manifestaciones de la psico sexualidad.
  2. Contiene la primera presentación sistemática de la elección de objeto.
  3. Establece los diversos significados del narcisismo.
  4. Brinda una clasificación nueva de la psicología: la división en neurosis narcisista, en las que el paciente es incapaz de establecer un vinculo emocional estable con el terapeuta y neurosis de transferencia donde esto si es posible.
  5. Introduce, por vez primera, el concepto de un ideal del yo, que dará origen a la estructura del superyó.

El análisis en la Gran Bretaña fue iniciado por Ernest Jones, con la fundación de la Sociedad inglesa de psicoanálisis, en 1913, intento que no fructificó debido a las presiones del grupo jungiano. Fue reconstruida en 1919 y Jones fue su presidente hasta 1944.

Lo peculiar del escenario británico ha sido la existencia de 3 grupos desde la década de los treinta: el primero encabezado por Melanie Klein, el segundo por Anna Freud y un tercer grupo no comprometido con ninguno de los anteriores. Klein se consideraba freudiana ortodoxa, y se ocupo desde el principio de las relaciones de objeto internalizadas, aunque viéndolos siempre como parte de una estructura intrapsíquica presente desde el nacimiento. Dentro de la escuela kleinana ha destacado, entre otros Hanna Segal, Susana Isacc, W. Bion. (Cueli, Reidi, Martí, Lartigue, & Michaca, 2008).

Melanie Klein

Klein elabora su concepto de psique a partir de la existencia de esta fantasías que se rigen en los instintos de vida y muerte en dos estadios, la posición esquizoparanoide y la posición depresiva, donde dependiendo de la relación de objeto que tengan, será su tipo de angustia, la cual definirá su fantasía y su forma de relacionarse con el mundo exterior. Para Klein la formación de las fantasías es una función del yo, lo que implica que es capaz de formar relaciones objétales primitivas impulsado por los instintos y por la ansiedad. Las fantasías inconscientes determinan, la interpretación de la realidad, aunque ésta influye secundariamente en ellas. También sirve como expresión mental de los síntomas, al vincula los instintos buscadores de objetos, por lo que a cada pulsión le corresponde una fantasía.

En la posición esquizoparanoide los instintos de vida y muerte son vividos de forma separada con las que el yo debe lidiar mediante los mecanismos de defensa de proyección, introyección y escisión. El yo se escinde y proyecta fuera la parte que contiene el instinto de muerte, al objeto que le hace daño (pecho), creando un sentimiento de persecución, el cual predomina en su fantasía y su ansiedad. Se establece una relación con el objeto ideal, así como se proyecta el instinto de muerte, se proyecta la libido, con el fin de crear una relación libidinal con el objeto para que satisfaga el instinto de vida. El yo proyecta parte del instinto de vida y de muerte, utilizando el restante para crear una relación, persecutoria con el objeto malo y satisfactorio con el objeto ideal. El bebé introyecta y proyecta, lo bueno y lo malo, para mantener a salvo al objeto ideal y controlar a los perseguidores identificándose a veces con lo malo. Solo existen objetos buenos o malos.

En la posición depresiva, se reconoce al objeto total y se relaciona con este aceptando que este puede ser bueno y malo, los instintos de muerte y vida se orientan al objeto creando una ambivalencia, creando una ansiedad ambivalente, donde sus impulsos destructivos pueden o haya aniquilar a su objeto amado del cual depende, haciendo que el bebé sienta culpa, depresión y sentimientos de desesperación, haciendo que el niño cree mecanismos, de reparación o de defensas maníacas. En la reparación implica la posibilidad de una elaboración del duelo, por la pérdida, ayudando a una mejor integración del yo. En las defensas maníacas (triada maníaca) surge cuando la culpa y la pérdida resultan intolerables, por lo que su relación de objeto se basa en; el control para negar la dependencia; el triunfo, para mantener a raya los sentimientos depresivos y la depresión, que es la negación directa del valor del objeto.

Como sabemos, los niños forman relaciones con el mundo externo dirigiendo hacia los objetos de los que se obtiene placer la libido originalmente apegada exclusivamente al propio yo del niño. La relación del niño con estos objetos, sean vivientes o inanimados, es en primer lugar narcisista. Sin embargo, es de este modo como los niños llegan a tener relaciones con la realidad. Quisiera ahora ilustrar con un ejemplo la relación de los niños pequeños con la realidad. En una edad muy temprana los niños empiezan a conocer la realidad a través de las privaciones que ésta les impone. Se defienden a sí mismos contra la realidad repudiándola. Sin embargo, lo fundamental y el criterio de toda capacidad ulterior de adaptación a la realidad, es el grado en que son capaces de tolerar las privaciones que resultan de las situaciones mismas. Desarrolló una excesiva fijación a la madre y una muy profunda identificación con el padre.(Klein M. O., 1988).

Los juegos de los niños nos permiten formular ciertas conclusiones especiales sobre el temprano sentimiento de culpa. Un mecanismo fundamental y universal en el juego de representar un papel sirve para separar estas identificaciones operantes en el niño, que tienden a formar un todo único. Por la división de roles el niño logra expulsar al padre y a la madre que en la elaboración del complejo de Edipo ha absorbido dentro de sí, y que ahora lo atormentan internamente con su severidad. El resultado de esta expulsión es una sensación de alivio, que contribuye en gran medida al placer extraído del juego. Aunque este juego de representar parece a menudo muy simple y ser expresión sólo de identificaciones primarias, ésta es sólo la apariencia superficial. Es de gran importancia en el análisis de niños penetrar detrás de esta apariencia. Sin embargo, puede tener un pleno efecto terapéutico sólo si la investigación revela todas las identificaciones y elementos subyacentes y, ante todo, si hemos encontrado el camino hacia el sentimiento de culpa que está aquí en acción.

En los casos que he analizado, el efecto inhibitorio de los sentimientos de culpa fue evidente a una edad muy temprana. Lo que en contamos aquí corresponde a lo que conocemos como el superyó en adultos. El hecho de que supongamos que el complejo de Edipo alcanza su punto culminante hacia el cuarto año de vida y que reconozcamos el desarrollo del superyó como el resultado final del complejo, me parece que no contradice de ningún modo estas observaciones. Esos fenómenos definidos, típicos, cuya existencia podemos reconocer en la forma más claramente desarrollada cuando el complejo de Edipo ha alcanzado su punto culminante y que precede a su declinación, son solamente la terminación de un desarrollo que dura años. El análisis de niños muy pequeños muestra que éstos, en cuanto surge el complejo de Edipo, empiezan a elaborarlo y de ahí a desarrollar el superyó. Los efectos de este superyó infantil sobre el niño son análogos a los del superyó del adulto, pero pesan mucho más sobre el débil yo infantil. Como nos enseña el análisis de los niños, fortificamos este yo cuando el procedimiento analítico frena las exigencias excesivas del superyó. No puede haber dudas de que el yo de niños pequeños difiere del de los niños mayores o del de los adultos. Pero, cuando hemos liberado el yo del niño pequeño de la neurosis, resulta perfectamente adaptado a las exigencias de la realidad que encuentra exigencias todavía menos graves que las que se hacen a los adultos.

En su juego los niños representan simbólicamente fantasías, deseos y experiencias. Emplean aquí el mismo lenguaje, el mismo modo de expresión arcaico, filogenéticamente adquirido con el que estamos familiarizados gracias a los sueños. Sólo podemos comprenderlo plenamente si lo enfocamos con el método que Freud ha desarrollado para descifrar los sueños. El simbolismo es sólo una parte de él; si queremos comprender correctamente el juego del niño en conexión con todo su comportamiento durante la sesión, debemos tener en cuenta no sólo el simbolismo que a menudo aparece tan claramente en sus juegos, sino también todos los medios de representación y los mecanismos empleados en el trabajo del sueño, y tenemos que tener en cuenta la necesidad de examinar el nexo total de los fenómenos.

Contratransferencia conjunta de reacciones inconscientes del analista frente a la persona del analizado y, especialmente, frente a la trasferencia de este.). Creando una contratransferencia normal según Money-Kyrle, en la que el analista asume un papel parental complementario al del paciente: dado que la transferencia reactiva conflictos infantiles, el analista asume la actitud, a partir de una vivencia inconsciente en la que nos ubica en un papel parental.

Trasferencia.   Designa el psicoanálisis, el proceso en virtud del cual los deseos inconscientes se actualizan sobre ciertos objetos, dentro de un determinado tipo de relación establecida con ellos y, de un modo especial, dentro de la relación analítica. Se trata de una repetición de prototipos infantiles, vivida con un marcado sentimiento de actualidad. Klein en Los orígenes de la transferencia (1952), habla que la transferencia actúa durante toda la vida, del pasado al presente, tanto como emociones, defensa y relaciones objétales, junto a su fantasía, en la cual se representa la vinculación de los padres, combinados o separados. La transferencia de N, está en base a su angustia persecutoria, en la cual tiene un miedo a que le puedan hacer daño a ella o/ y a su mamá (objeto ideal), por su perseguidor (Padre).

 

 

Referencias

Cueli, J., Reidi, L., Martí, C., Lartigue, T., & Michaca, P. (Reimpresion 2008). TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD . México: Trillas.

Etchegoyen, R. H. (2009). LOS FUNDAMENTOS DE LA TÉCNICA PSICOANALÍTICA (Tercera ed.). Buenos Aires-Madrid: Amorrortu.

Klein, M. O. (1988). AMOR, CULPA Y REPARACIÓN (Castellana ed., Vol. 1). Barcelona: PAIDÓS.

Klein, M. O. (1988). ENVIDIA Y GRATITUD, y otros trabajos (Castellana ed., Vol. 3). Barcelona: PAIDÓS.

Laplanche, J., & Pontalis, J.-B. (2008). Diccionario de psicoanálisis. Mexico.: Paidós.

Diplomado en terapia infantil

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
[email protected]