Atizapán de Zaragoza

Estado de México

+52 5558210443

Informes

Lun - Vie 10:00 - 20:00

Horario de Atención

Prevención de la violencia laboral

 

Por IRACEMA GARCÍA GUAJARDO

 

Por IRACEMA GARCÍA GUAJARDO

  1. INTRODUCCIÓN

 

            Aun cuando desafortunadamente no se trata de un tema nuevo en el ambiente de trabajo, en los últimos años, hemos visto que las empresas han incrementado su atención al tema de la violencia laboral, ya sea porque el gobierno a través de la implementación de nuevas normas los ha orillado tanto a tomar medidas preventivas como a solucionar situaciones de conflicto internas, o porque la sociedad a nivel global los ha llevado a tomar conciencia de las implicaciones que esto trae consigo en la salud mental de sus colaboradores.

 

            En este breve artículo, definiremos uno de esos tipos de violencia muy en boga en nuestros tiempos, la discriminación. Veremos quiénes son las personas comúnmente implicadas, y las medidas que como sociedad podemos tomar para disminuirlas o incluso erradicarlas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA LABORAL

 

 

            Empecemos por definir la discriminación, que es una de las principales formas de violencia que se hace evidente en el ámbito laboral, en la cual, se ejerce un trato diferente y perjudicial a un empleado, a causa de su raza, sexo, edad, religión o ideología.

 

            La inclusión laboral, por otro lado, implica que las personas en condición de vulnerabilidad y sin importar origen étnico, género, enfermedad, orientación sexual y otras circunstancias, tengan acceso a un empleo digno y decente.

 

            En el caso particular de México, el Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación en su sitio web (https://www.conapred.org) ha publicado que en el ámbito laboral del país se discrimina más a las personas de la tercera edad, a los Indígenas que emigran a las grandes ciudades; a las personas con alguna discapacidad física y/o motriz; a los enfermos con VIH; a las personas con preferencias sexuales no heteros normadas; a las madres solteras; a los extranjeros; a las mujeres en general; a las personas jóvenes y a las personas con religiones diferentes a la católica. Lo anterior pone en situación de desventaja a un número considerable de la población, causando angustia y elevando el nivel de estrés al pertenecer a un grupo particular con desigualdad de oportunidades.

 

            Podemos incluso encontrar dualidades sin lógica aparente dentro de algunos de los grupos antes mencionados, debido a que por un lado para todos es evidente que las oportunidades laborales van disminuyendo a partir de los 40 años y se vuelven casi nulas al llegar o pasar los 50 años, sin tomar en cuenta la valiosa aportación que el nivel de experiencia con el que cuentan las personas de estos grupos de edad traería a la organización; por otro lado, también hemos sido testigos de la queja de personas que desean ingresar al campo laboral a temprana edad, ya que se les brindan escasas o nulas oportunidades de trabajo, argumentándoles su falta de experiencia, y viéndose obligados a veces a aceptar ofertas con muy baja remuneración o bajo condiciones no óptimas.

 

            Si bien se ha logrado un pequeño avance en el tema de la inclusión respecto a la ideología de género en la población en general, respecto a las preferencias sexuales y diferencias culturales en nuestro país, la misma institución mencionada, CONAPRED, ha publicado en su página web  (https://www.conapred.org) lo que ha encontrado en diferentes estudios realizados, en la que nos indican que los mexicanos preferirían no compartir casa con un homosexual, con un extranjero, con alguien con ideas políticas, religión o raza diferentes a las suyas; lo que nos puede dar una idea del tamaño de problema de discriminación que persiste en México en nuestros días.

 

            Es claro que, ante esta situación, las empresas tienen una gran tarea, a fin de implementar acciones que promuevan la inclusión laboral, con el propósito de mejorar las condiciones de trabajo que brinden oportunidades iguales a todas las personas.

 

            Lo que quizá no es tan evidente, es que todos nosotros como individuos, estamos obligados a reportar todo tipo de acción discriminatoria ocurrida dentro de la empresa en que laboramos, y al mismo tiempo ser conscientes de que debemos trabajar en nuestro crecimiento personal e incluir en nuestra escala de valores la tolerancia, respeto y empatía hacia otros seres humanos, a fin de disminuir la discriminación y eliminar la toxicidad dentro de nuestras familias y en el ambiente laboral que causa tantos problemas emocionales.

 

            Entre otras medidas, y a fin de prevenir la discriminación en sus organizaciones, los empleadores deberán implementar políticas de contratación inclusivas para todo tipo de perfiles, garantizando la igualdad de oportunidades y asegurando la uniformidad de remuneraciones para los empleados que realizan las mismas funciones. Además, es de suma importancia que se adapten los espacios de trabajo para personas con discapacidad física o motora, estableciendo modalidades de trabajo flexible o remoto, que faciliten el desempeño de este grupo vulnerable, permitiendo a la vez un balance de vida-carrera para todos los colaboradores, y creando entornos de trabajo más diversos y productivos.

 

 

 

CONCLUSIÓN

           

            En un mundo que, a raíz de la globalización y los avances tecnológicos, se ha tornado tan diverso y variado tanto en costumbres como en culturas e individuos, nos vemos en la imperante necesidad de volvernos inclusivos y tolerantes unos con otros, comprendiendo que las diferencias nos hacen más fuertes y ricos en perspectivas. El estrés y daño en la estabilidad emocional que conlleva el sentirse excluido o marginado del grupo o grupos en los que interactuamos día con día, ha causado problemas serios de salud mental que se han incrementado y reflejado en muchas áreas, particularmente en el ambiente laboral. Queda claro que la prevención y búsqueda de la erradicación de este tipo de violencia, es papel de todos y cada uno de los miembros de la sociedad, por lo tanto, hay que actuar lo antes posible para hacer la diferencia y crear una sociedad más sana.

Conferencia Gratis

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
[email protected]