LA MUJER Y SU IMPACTO EN LA RELACIÓN DE PAREJA ACTUAL

LA MUJER Y SU IMPACTO EN LA RELACIÓN DE PAREJA ACTUAL

 

Por LIC. EN PSIC. ANA GABRIELA BENHUMEA PEÑALOZA

Por LIC. EN PSIC. ANA GABRIELA BENHUMEA PEÑALOZA

Posterior al nacimiento, la vida constara de experiencias en todos los niveles sensoriales, involucrando en mayor medida al grupo primario (padre y madre) pero conforme el desarrollo y crecimiento se hacen presentes con el pasar del tiempo, también lo hacen el tipo de relaciones que van emergiendo, como es el caso de la formación de vínculos con personas aparentemente desconocidas que más tarde pasaran a ser una segunda familia; los amigos. Lo mismo ocurre con las relaciones de pareja, que dependiendo la edad en la que aparezcan será su impacto en nuestras vidas.

De la Espriella (2008) refiere que la relación de pareja supone cierta estabilidad durante un lapso de tiempo, dependiendo de la dinámica interna que la pareja conforme, así como las proyecciones a futuro. Se debe considerar que en cada época hay ciertas características que predominan en las relaciones de pareja y que estos contrastes tienden a romper con ideas, expectativas e incluso valores que previamente eran importantes sobre todo para los antecesores, sin embargo, se ha observado que estos cambios permiten la concepción de nuevas formas de relacionarse que poco a poco van rompiendo con los estigmas y prejuicios que aprisionaban a quienes no compartían esta visión  (Hincapié, Isabel, Serna, & María, 2016).

Hasta no hace muchos años, el rol de la mujer no tenía mayor relevancia en muchos aspectos, menos en una relación de pareja en la que era vista como un objeto pasivo al cual se le podía comprar o dominar limitándose a su papel como creadora de vida y educación de la misma, por lo que la gloria, importancia e incluso inmortalidad era reservada únicamente para los hombres.

Cuando se decide o impone (en el caso de varias culturas o religiones) formar una pareja se ven inmersos varios factores de manera individual  como colectiva; desde la edad, género, religión, raza, nivel económico, educación hasta el estilo de crianza que hayan recibido así como el tipo de familia en el que se encuentre cada uno ya que en la pareja se buscara repetir lo conocido o llenar las carencias emocionales  y afectivas de la infancia, esto desde una perspectiva social y psicológica ya que a nivel biológico Villegas y Mallor (2012) refieren que “La pareja se forma para dar respuesta a una serie de necesidades humanas, la más evidente de las cuales es la reproducción, que por sí misma es una necesidad de la especie” (p.97).

Si se juntan todo este cumulo de necesidades, deseos y expectativas entonces se conforma una relación de pareja sin embargo es importante remarcar que dependerá de esto mismo la dinámica y tipo de relación; que puede ser funcional y estable o en el peor de los casos generará más y mayores conflictos a la vida de cada uno tornando así cuestiones como dependencia o problemáticas continuas.  

Con el pasar de los años, el rol activo de la mujer se ha intensificado, por lo que las prioridades y objetivos se han visto alterados, teniendo en cuenta que la mujer no desea dedicarse únicamente a la crianza de los hijos si no ser parte de un mercado laboral que le permita contar con la solvencia para ser económicamente independiente.

La mujer quiere tener responsabilidades en el trabajo y en la vida política como los hombres, sin renunciar a ser madre y esposa; sin renunciar a ser seductora y permanecer joven durante mucho tiempo. La libertad para dirigirse cada uno a sí mismo es, ahora, un derecho común de ambos sexos. Este derecho común no significa, sin embargo, una igualdad en los roles (Daros, 2014, p.111)

En este espectro de cambios a nivel perceptual, familiar y sexual, se encuentra no solo la cuestión de no dedicarse completamente a la crianza de los hijos si no el hecho de no tenerlos. Existe un incremento en mujeres que con o sin pareja la postura es clara, no hay un deseo por procrear así se encuentren en una edad idónea para la concepción. Esto puede interpretarse como una transición a un nivel de autonomía y empoderamiento igual que del que goza el hombre, si bien lo refieren Chacón & Tapia (2017) “Ello porque la decisión de no tener hijos (as) es una muestra del alejamiento del mandato patriarcal” (p.195).

Pero, así como hay mujeres que dentro de la relación de pareja ya no desean hijos y se deslindan de vínculos afectivos que conllevan a ritos tradicionales (matrimonio) hay otras que siguen deseando lo mismo que mujeres años atrás, pero con la libertad de tomar sus propias decisiones. Daros (2014) cita “La mujer puede ahora elegir lo que desea ser; tiene el poder de inventarse a sí misma. Esto no supone la desaparición de las desigualdades entre los sexos, sobre todo en relación a organizar la vida familiar” (p.111).

Como lo menciona, pese a que la mujer se busque independiente y exitosa laboralmente, si desea también ser madre; la responsabilidad sigue sin ser del todo equitativa, ya que ahora no solo deberá cumplir con una jornada laboral si no con todos los deberes y responsabilidades que implica ser madre, independientemente de si cuenta o no con el apoyo de una pareja.

Una relación de pareja actual ya sea formal o de noviazgo, cuenta con ciertas características como lo son la búsqueda de mayor libertad (individual, laboral, sexual), cumplimiento de metas y objetivos específicos, independencia, falta de compromiso en la mayoría de los casos, pero sobre todo retardar la fecundación o no llegar a ella.

Las causas de la reducción de la fecundidad como fenómeno global, específicamente en el caso de las mujeres que deciden no tener hijos (as), está estrechamente vinculada a su inserción al mercado laboral, al aumento en los niveles de renta y los niveles de escolaridad (Chacón & Tapia, 2017, p.198).

Establecer un vínculo con una pareja en cualquier termino, se verá seriamente afectada por factores y elementos más allá de ellos mismos, ya que para que esta funcione ambos deben estar en sincronía con lo que se quiere, espera y pretende obtener de esa relación.

Referencias

Chacón, F., & Tapia, M. (2017). No quiero tener hijos (as)…continuidad y cambio en las relaciones de pareja de mujeres profesionales jóvenes. Revista Latinoamericana, p. 193-220. Recuperado el 19 de enero de 2022, de https://scielo.conicyt.cl/pdf/polis/v16n46/0718-6568-polis-16-46-00193.pdf

Daros, W. R. (2014). La mujer posmoderna y el machismo. Franciscanum 162, 107-129. Recuperado el 20 de enero de 2022, de http://www.scielo.org.co/pdf/frcn/v56n162/v56n162a05.pdf

Hincapié, B., Isabel, A., Serna, L., & María, L. (2016). Comprensiones sobre pareja en la actualidad: Jóvenes en busca de estabilidad. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, pp. 505-517. Recuperado el 18 de enero de 2022, de https://www.redalyc.org/pdf/773/77344439034.pdf

Villegas, M., & Mallor, P. (2012). La dimensión estructural y evolutiva en las relaciones de pareja. Acción Psicológica, pp. 97-109. Recuperado el 18 de enero de 2022, de https://www.redalyc.org/pdf/3440/344030770009.pdf

Diplomado en psicología clínica

Atenta invitación

Más Información

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
[email protected]

@landing19
https://www.psicoedu.org/diplomado-lenguaje/
cabezafanpage

Deja una respuesta