Los primeros seis años: el origen de un genio

Los primeros seis años: el origen de un genio

En los primeros 6 años de vida, el cerebro alcanza la mayor parte de su crecimiento.  Todo se origina en la concepción con una célula fertilizada, en la que por supuesto todavía no se ha formado la cabeza. Después de  nueves meses se gesta un  recién nacido con una cabeza bastante grande que mide 35 cm de diámetro.  A los 21 meses (cerca a los 2 años) aumenta 15 cm más y a los 231 meses (19 años) aumenta  5 cm más.

Todo lo que un bebé es o será, está determinado por sus primeros seis años de vida.

Según Doman, los niños aprenden de la siguiente forma, primero absorben gran cantidad de información con el mínimo esfuerzo; luego clasifican esa información sistemáticamente para descubrir las leyes que la gobiernan.

Una definición de ciencia dice así: “es una rama del conocimiento que  se ocupa de un conjunto de hechos ordenados sistemáticamente para mostrar el funcionamiento de las leyes”

Como vemos, el procedimiento que utilizan los niños es el mismo procedimiento que utilizan los científicos.  Los científicos y genios son extremadamente curiosos, los niños también. Este es un  común denominador entre científicos, genios y niños: “la curiosidad”.

Los niños pequeños menores de 3 años aprenden más rápido, captan más información en  comparación con la adquisición de conocimientos del resto de sus vidas.  Los niños pueden aprender 3 veces más durante los 6 primeros años de vida de lo que aprenderán el resto de su existencia.

Doman hace una distinción  entre  “aprendizaje” y  “educación”.  Aludiendo que la primera no es sinónimo de la segunda. Según la Real Academia Española,  aprender se define como la adquisición del conocimiento de algo por medio del estudio, el ejercicio o la experiencia.  Mientras que la educación  es la instrucción por medio de la acción docente.

La educación empieza a los 5 años, y en algunos casos inclusive a los 3 ó 4 años, mientras que el aprendizaje se inicia desde el nacimiento.

Los niños son muy buenos aprendices, solamente se ven limitados por la cantidad de materias que tienen que aprender y por la forma como son presentadas.

Se puede enseñar a un bebe prácticamente cualquier cosa que se le presente de una manera concreta.  Para enseñar a un niño un lenguaje a través de la audición hay 3 requisitos: voz alta, clara y repetida debido a que el sistema auditivo esta inmaduro. Esta es exactamente la forma como instintivamente las mamás enseñan a sus bebés.  De allí que Doman también denomine a este método, el “método materno”. De la misma forma sucede con el lenguaje escrito, los requisitos: grande, claro y repetido.

Aunque el sistema visual se desarrolla más lentamente que el sistema auditivo, ambos se desarrollan con el uso.

Los niños que aprenden desde temprano disfrutan mucho, ya que existe un deseo innato de hacerlo.  Las ventajas de ofrecerle esta oportunidad son diversas, entre ellas podemos destacar: un aumento de su capacidad e inteligencia, un aumento de su desarrollo cerebral, una mayor socialización con sus pares y con los adultos, una ventaja potencial para dominar diferentes materias tales como matemáticas, lenguaje, música, entre otros.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja un comentario