LA IMPORTANCIA DE FIJAR  LÍMITES A NUESTROS NIÑOS

LA IMPORTANCIA DE FIJAR  LÍMITES A NUESTROS NIÑOS

IRMA OROZCO TOLEDO

Los niños conforme van creciendo esta en ellos el explorar, conocer, experimentar;  no muestran miedo al acercarse a las cosas que les interesa, esta es su naturaleza además de ser optimistas y muchas veces cariñosos.  Sin embargo,  al igual que los adultos también pasan por momentos no tan placenteros que los hacen comportarse muchas veces irrazonables.

Lo que hace que los menores se muestren razonablemente es la conexión que tienen con los adultos,  cuando un niño siente la conexión con sus padres o con los adultos que lo cuidan y lo quieren, se siente complacido consigo mismo.

Un niño a quien se le da buena atención y se siente apreciado,  puede mostrar afecto por otros y puede compartir. Puede mostrar paciencia aunque se encuentre en situaciones incomodas, como esperar que le den su alimento cuando ya tienen hambre, esperar a que lo  lleven a la cama cuando ya tiene sueño, etc.

Aunque el sentido de conexión le da al niño mucha confianza, esta puede ser también muy frágil, una palabra ruda o una mirada de enojo pueden asustarle y romper su sentido de conexión. Son muchas las situaciones que llegan a romper la conexión de un menor, estar presentes en  pleitos entre adultos, escuchar discusiones, ser testigo de maltrato a otras personas, la ausencia de uno de los padres,  etc., situaciones que incluso para uno como adulto parecieran insignificantes como el ruido de un desfile o el acercamiento de un perro. Así es que a pesar de los esfuerzos de los responsables de los niños la conexión se rompe varias veces al día.

Cuando un niño pierde el sentido de conexión, no puede pensar bien, la conexión se ha roto y esto es tener una mente rota. Al igual que cuando se le llega a romper una de sus extremidades, este niño necesita ayuda de un adulto para recuperarse.

Cuando esto ha llegado a pasar con nuestros niños  se nos ha enseñado a golpear,  a regañar, a sermonear, a castigar o a aislar para entrar en razón.  Acusamos a los menores  de querernos manipular y actuamos como si el niño hubiese escogido “salirse de la raya”.

Los niños no escogen hacer berrinche o “portarse mal”, los desconectan las cosas difíciles que surgen en sus vidas, surgen en ellos una serie de sentimientos que muchas veces no saben qué es y mucho menos autorregular estas emociones.

Los menores de edad llegan a pasar diversas situaciones donde se ve dañada su confianza, memorias que va guardando y cuando se presenta una situación parecida a la vivida el sentimiento o emoción vuelve a surgir, cuando un niño deja  de pensar lo demuestra, no se detiene porque sus padres lo aman o porque él los ama también, cuando la conexión se ha roto, cuando el niño está herido, lo demuestra con “enojo,  berrinche, llora, patalea o bien ríe desconsoladamente” o hace cosas que no tienen sentido y que provocan a otras personas.

Cuando un niño está molesto y muestra sus sentimientos lo hacen para sanar sus heridas, su método de sanar es a través del llanto, el berrinche y la risa. Desgraciadamente los adultos hemos aprendido que estas muestras de sentimientos “no son las adecuadas”, “son vergonzosas y manipulativas”, son “irrespetuosas”. Se nos ha enseñado a suprimir estos desahogos emocionales, “no llores, cállate o te doy para que llores por algo” se suele decir,  cuando en realidad lo que el niño está haciendo es expulsar sus sentimientos para poder relajarse y sentirse seguro nuevamente.

  • Cuando llora está recuperando la seguridad de que todo esta bien
  • Cuando ríe, se esta deshaciendo de importantes tenciones internas
  • Cuando llora con coraje o miedo y sudor esta derrotando sus temores por completo y aprovechando la seguridad de su presencia y cercanía.
  • Cuando hace berrinche, esta desahogando la frustración que no le permite pensar como el quisiera.

Los padres y adultos que aman a los niños pueden ser una parte vital de este proceso de recuperación.

Cuando nos acercamos y escuchamos atentos, estamos dando el cariño y la seguridad que el niño necesita para sanar por completo una herida y recuperar un sentido firme de conexión.

Mientras su niño llora o hace berrinche, le necesita a usted cerca de él. Necesita sentir sus caricias y ver su mirada atenta. Necesita la seguridad que usted le puede dar mientras que el vuelve a pensar de nuevo.

Los niños que constantemente tienen la oportunidad de deshacerse de los malos sentimientos son por lo general felices, relajados, cariñosos, flexibles, y libres de los sentimientos irrazonables que los hacen salirse de la raya.

Cuando un niño se “pasa de la raya” es importante ponerle un límite, con su comportamiento irrazonable le está pidiendo que se acerque a él, está llamando su atención, es entonces cuando usted necesita ponerle un límite, el cual le dará un pretexto para  enfocar su frustración y deshacerse de los malos sentimientos.

El límite debe ser  firme, no es necesario atacar para fijar límites, cuando los adultos de ahora éramos pequeños se nos enseñó que los limites se ponen cuando el adulto ya se encuentra  enojado  y estos límites  eran a través de una paliza, un abuso verbal o a  algunos se nos aislaba. Actualmente se sabe que cada ataque hiere al niño y crea más sentimientos negativos.

La escucha es de suma importancia, cuando un niño parece salirse de los límites aceptables, como primer paso es acercarse a él para tratar de entender qué es lo que está pasando. Póngase a su altura y pregunte qué es lo que está pasando, por este momento guárdese sus propias molestias y opiniones para poder prestar atención a lo que siente el niño y no usted.

Las siguientes preguntas le ayudaran a saber qué hacer:

  • ¿El niño necesita ayuda o información? Quizá  el niño necesita que lo oriente de dónde puede estar su muñeco preferido.
  • ¿Es realistico lo que se espera del niño? Como esperar que este quieto durante media hora o más en el banco cuando el niño tiene tres años.
  • ¿Es usted quien esta pasando un rato difícil? Como cuando se molesta cuando un niño, está jugando, corriendo, hablando, riendo; haciendo  su trabajo que es jugar intensamente y disfrutar la vida.
  • ¿Está siendo su niño irrazonable? Cuando el niño ya está haciendo las cosas irrazonablemente adrede, por ejemplo no quiere salir del coche y ya tienen rato tratándole de convencer, necesita su cariño  acompañado de un límite firme para que deje de hacer eso irrazonable

Poner un límite significa interponerse entre el niño y su comportamiento irrazonable, como responsable del menor debe asegurarse que el niño no continúe siendo irrazonable,  en el momento que observa,  por ejemplo, que va a golpear a uno  de sus compañeros, es el momento de detenerlo, tener contacto físico en él, lo importante es que  interrumpa el comportamiento.

Una orden a distancia no funciona cuando un niño no puede controlar su comportamiento, las palabras son mucho menos efectivas que la intervención física firme y con amor cuando un niño no puede pensar. El límite que se fija es el permiso para desahogar los  sentimientos y volver a controlar lo que hace.

Una vez que se pone el límite, escuchar al niño le permite recuperarse de su herida. Cuando usted pone un límite  el niño quizá se ponga a llorar, haga berrinche o tratará de alejarse, es importante seguirlo y acompañarlo esto apoyara a que saque toda la tensión que tienen dentro. Cuando  el niño ha terminado de desahogarse no trate de analizar con él lo que paso, está bien si el menor inicia el tema, pero no la busque usted.

En una familia donde por lo general toda la familia parece estar molestos por el estrés de las labores cotidianas, es más difícil  fijar con calma los  límites a los niños ya que la molestia lo traen todos.

Cuando tu niño se esté comportando irrazonablemente y te den ganas de golpearlo, también tú necesitas buscar a alguien que te escuche para expresar cómo te sientes y poder recordar que ese niño esta pasado por un momento difícil y que por su corta edad no sabe cómo expresarlo.

Bibliografía

Wipfler,  Patty 1996, Cómo fijar límites a nuestros niños, traducción d Martín Lamarque. Parents Leadership Institute

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

 

Deja un comentario