La confianza: una reacción racional

La confianza: una reacción racional

 

Por Norma Yadira Vázquez Mata

Por Norma Yadira Vázquez Mata

    Revisar el tema de la confianza nos remite a hablar de un sentimiento y como tal de un aspecto subjetivo que es inherente al ser humano ya que en su interacción con otras personas puede tornarse en positiva o en negativa dependiendo los eventos que lo acompañen.

 

     Se dice que la confianza “surge de la reacción emocional ante algo o alguien” (Mínguez, 2011), es decir es una emoción, ese conjunto de respuestas que siente una persona cuando algunos estímulos alrededor le permiten adaptarse a una circunstancia especifica. Entonces, la confianza se convierte en un sentimiento cuando el individuo lo puede interpretar de manera racional. Por supuesto, que aquí se habla de un proceso personal; mientras que trabajar con la confianza social, nos llevaría a tomar en cuenta otros procesos.

 

     Miller y Mitamura (2003) y Couch y Jones (1997), citados en Yañez (2006) definen la confianza social como “confianza generalizada hacia todas las personas; ésta sería una expectativa sobre la buena voluntad que tienen los seres humanos con respecto a otros”. Esta definición conlleva el entendido de que las personas que fungen como depositarios tienen una intencionalidad de beneficio para los demás, indiscutiblemente se trata de discursos y acciones que se perciben y se piensan de manera positiva para sí mismos, de tal forma que se llegan a interiorizar y se les aplica una carga emocional, por eso se les cree a los políticos sus promesas de campañas en tiempos electorales.

 

     En la siguiente grafica puede observarse como la confianza en las Instituciones hasta el año pasado, se mantiene un nivel alto en las universidades, el ejército y las decisiones presidenciales (ver Grafica 1).

                                        Figura 1. Ranking Confianza en Instituciones

 

     Esta confianza permanece sujeta al cumplimiento de algunos requisitos según Guillen (2010) son tres: en primer lugar, la habilidad o competencia entendida como un bagaje de conocimientos, destrezas y competencias donde se tiene la habilidad para realizar una actividad en particular, con lo que la confianza dependerá del contexto en el que se desarrolla la acción. En segundo lugar, se encuentra la benevolencia que es aquella buena voluntad o buenas intenciones que las personas buscan en aquel que están depositando su confianza, ya que si logran percibir que no se busca un beneficio propio sino por el contrario esas buenas intenciones se extienden al otro. Y finalmente la integridad conceptualizada como la totalidad de principios que dan coherencia al comportamiento del depositante.

 

     ¿Será posible que las instituciones antes mencionadas cumplan las características mínimas para que se les otorgue cierto grado de confianza? Ahora precisamente que la población mexicana depende de las disposiciones gubernamentales para reincorporarse a la “nueva normalidad” que le permita a la gente regresar a sus actividades cotidianas en medio de la epidemia mundial, podría pensarse en base a los datos anteriores que la confianza social se ha generalizado a las instituciones gubernamentales en quienes todavía se tiene una expectativa de que existe buenas intenciones en las ultimas decisiones tomadas en beneficio de la sociedad.

 

     Entonces ¿por qué prevalecen en todos los ámbitos las “fake news o noticias falsas”, sino se les diera tanta difusión entonces desaparecerían, ¿dónde realmente esta puesta hoy en día la confianza social?, sin duda alguna estamos viviendo en la era digital, donde los dispositivos electrónicos están a la orden del día, aunado a que en estos tres meses de contingencia la comunicación escolar (desde educación básica hasta educación superior), laboral y familiar es través de los medios de comunicación masivos y las redes sociales, pues todavía se desencadenan una serie de fenómenos que en lugar de informar desinforman a la sociedad.

 

      ¿De qué manera se podría resarcir el daño? Cuando la confianza de la gente está siendo atentada por la falsa información, incluso traer consecuencias fatales (Donald Trump “para combatir el Covid 19, hay que tomar desinfectante). Marcos (2019) dice textualmente:

 

“El mundo de la información volverá a sus orígenes para ganar la batalla a los contenidos procesados por las máquinas, o por los intereses partidistas de algunos candidatos que quieren ganar elecciones desde el engaño y la mentira”

 

     Este procesamiento de la información que circula hoy por las redes y que en ocasiones nos da la opción de dudar de ella, debería pasar por un control de veracidad donde se descarten toda clase de engaño, con intereses de terceros que solo benefician a unos cuantos. Por lo tanto, probablemente verificar la información nos proporcionara confianza al comprobar que la habilidad, la benevolencia y la integridad, son parte de quien expone sus ideas.

 

Referencias

 

  • Guillén, M; Lleó, Á. & Ginés M. (2010). “Repensando la confianza como factor crítico en la gestión organizativa”. Cuadernos de Gestión. Institute for Ethics in Communication and Organizations.

 

 

 

  • Mínguez A. (2011) “La confianza como pegamento emocional en el proceso negociador”. Recuperado en:  file:///C:/Users/quimb/OneDrive/Documentos/articulo%20fake%20news/confianza.pdf

 

  • Yáñez , Ahumada  L., & Cova  F. (2006). Confianza y desconfianza: dos factores necesarios para el desarrollo de la confianza social. Universitas Psychologica, 5(1),9-20.[fecha de Consulta 16 de Junio de 2020]. ISSN: 1657-9267. Recuperado  en:  https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=647/64750102

 

  • Grafica 1: México: confianza en instituciones 2019 http://actualizar.consulta.mx/index.php/encuestas-e-investigaciones/item/1309-mexico-confianza-en-instituciones-2019

Diplomado en Psicologia Clínica

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja una respuesta