La actualidad de la educación a distancia en México

 

La actualidad de la educación a distancia en México

Daniel Mendoza Estrada Profesor de la facultad de Estudios Superiores Acatlán.

En México, la educación a distancia comenzó a darse en forma institucional allá por 1944, con la creación del Instituto Federal de Capacitación del Magisterio (IFCM), que se instauró para ofrecer a los docentes que ejercían sin título la oportunidad de obtenerlo, y combinaba los apoyos a distancia –como el radio y el correo– con materiales impresos, consultoría individual y clases presenciales.

Tres décadas después, en los años setenta, en muchas universidades mexicanas optaron por incluir en su vida académica las figuras de la educación abierta y a distancia. Los estudiosos coinciden al señalar que hay tres elementos que son fundamentales para conocer el origen y evolución de los sistemas de educación a distancia:

  • El desarrollo de la educación escolarizada que, al irse limitando en cuanto a tiempos, lugares y modos, obligó a que se crearan otras modalidades para quienes no pudieron acceder a ella.
  • El desarrollo de diferentes medios y modos de comunicación para poner en contacto a los participantes en los procesos educativos comunes, aunque éstos se encuentren en distintos lugares y tiempos.
  • Las políticas educativas vigentes en cada momento histórico y el papel que en ellos desempeñó la educación a distancia.

Es pertinente recordar que la educación escolar institucionalizada debe estudiarse desde el momento en que los procesos educativos logran una organización que permite privilegiar los contenidos, los lugares en donde se aprende, los modos de aprender, de enseñar, de evaluar y de certificar lo aprendido. Desde el momento en que la escuela se institucionaliza y se libera del lastre que en su momento le impuso la Iglesia católica.

Con el transcurso de las décadas, ante la industrialización de la sociedad y la necesidad de mano de obra calificada se hace presente la necesidad de capacitar, de actualizar o de subsanar inconsistencias en la práctica educativa, lo que obligó a las instituciones a flexibilizarse tanto en la ampliación de los tiempos con en la diversificación de los espacios, por lo que surgió una docencia optativa: la educación abierta. Modalidad educativa semipresencial que en un principio tenía como objetivo subsanar las deficiencias educativas de la población trabajadora, para con base en una probable certificación, contribuir positivamente en la movilidad social.

La utilización de nuevos medios, como la televisión y años más tarde el Internet, sustituyeron al correo y a la radio y reforzaron la educación a distancia, modalidad que propició el acercamiento con quienes se encontraban lejos de las instituciones educativas, sin embargo, es también pertinente relacionarla con las estrategias metodológicas y tecnológicas que posibilitan la entrega de contenidos educativos, y con la comunicación entre los participantes de un proceso educativo determinado que no coinciden en tiempo y lugar.

Esta modalidad ha contribuido a superar las brechas que separan a muchas personas de los servicios educativos y las distancias físicas o temporales, pero sobre todo las diferencias sociales, culturales y económicas que se reflejan en las inequidades de los servicios educativos.

Líneas arriba se dijo que en México la educación a distancia es un fenómeno surgido a mediados de los cuarenta. Alrededor de tres décadas después, el uso de las nuevas tecnologías se hizo posible la difusión de programas educativos a públicos cada vez más numerosos. Muchas universidades incluyeron en sus programas académicos las figuras de la educación abierta y a distancia.

La Universidad Nacional Autónoma de México, por ejemplo, creó en 1972, el Sistema de Universidad Abierta para atender a las personas que dadas sus circunstancias personales estaban imposibilitados para asistir a clases en el sistema tradicional. En 1974, el Instituto Politécnico Nacional inauguró el Sistema Abierto de Enseñanza. Dos años más tarde, en 1976 surgió el Sistema Abierto de Educación Tecnológica Industrial y ese mismo año se creó el Sistema de Enseñanza Abierta y a Distancia del Colegio de Bachilleres.

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) puestas al servicio de la educación han dado la posibilidad de difundir el conocimiento y ponerlo al alcance de prácticamente toda la población que habita en las ciudades. Para hacer posible esta modalidad educativa se hace necesaria la concurrencia de tres factores: lo electrónico, lo digital y lo virtual. Lo electrónico está más enfocado al medio mismo, lo digital a los procesos y la virtualidad al ambiente que se crea a través de dichas tecnologías. En este sentido, se puede afirmar que la educación en ambientes virtuales es una fase reciente de la educación a distancia, de manera que lo virtual se convierte en un enlace entre modalidades educativas.

Años tras año, diversas universidades, privadas y públicas, asentadas en las capitales de los estados de esta República Mexicana ofrecen educación a distancia, inclusive en la búsqueda de reconocimiento e institucionalización, en 2008 los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES) evaluaron las primeras licenciaturas a distancia y en 2014 fueron aceptados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) los posgrados en esta modalidad.

Un rasgo que vale la pena destacar es el crecimiento de la matricula atendida, que va de 15 mil en el ciclo 1989-1990 a alrededor de 389 mil para el ciclo 2011-2012. Asimismo, la formación profesional a distancia comenzó con la capacitación de docentes y actualmente abarca todas las áreas de conocimiento. Las cifras pueden variar, pues como se dijo líneas antes, la investigación en este tema es aún incipiente, lo que sí es de llamar la atención es que en la matrícula de la educación a distancia la mayoría de los estudiantes rebasan la edad aceptada convencionalmente para ser universitarios.

Conclusiones

Debido al crecimiento experimentado por esta modalidad educativa, la realidad muestra un cierto desorden, pues en muchas escuelas se usa tecnología de punta para replicar modelos pedagógicos tradicionales, mientras en otra, la misma tecnología y las metodologías van a la par en cuanto a novedad. Las instituciones de carácter federal como la Secretaría de Educación Pública, han hecho muchos intentos por coordinar las acciones de la educación a distancia y entre las universidades que ofrecen esta modalidad educativa se ha dado la búsqueda de acuerdos de colaboración, pues si los sistemas abiertos se promueven de manera aislada en cada institución sin aprovechar la experiencia adquirida en los últimos años y sin respetar las normas de operación propias de esta modalidad educativa, se corren los siguientes riesgos:

  • Proliferación desordenada de programas.
  • Crecimiento anárquico de la matrícula.
  • Duplicidad de esfuerzos.
  • Desperdicio de recursos humanos y financieros.
  • Desprestigio de la modalidad abierta en la educación superior.

Urge entonces, más esfuerzos por llegar a acuerdos, pero más que eso, respetarlos para que la modalidad deje de llevar la mácula de enseñanza de segunda categoría y exclusiva de aquellas personas que no lograron un lugar en el modelo presencial.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

 

 

Deja una respuesta