La Juventud como reflejo de un contexto y realidad psicosocial

La Juventud como reflejo de un contexto y realidad psicosocial

 

Por Hernández López Génesis Dzoara

 

Por Hernández López Génesis Dzoara,

Resumen: analizaremos a la juventud como forma expresiva de la psique humana, como discurso no sólo de un individuo sino también de su entorno social. Explicaremos la importancia de dicha etapa de vida como huella y rastro histórico que nos permite apreciar y comprender el alma de un momento de la humanidad, así como su uso instrumental para conformar y perpetuar el sistema capitalista de nuestros días haciendo una comparación de las realidades antagónicas y su expresión. 

Palabras clave: juventud, urbana, rural, capitalismo, sociedad, historia.

La historia, vista como huella psíquica de la humanidad, nos expresa por sí misma lo que a su vez calla, revelando el inconsciente mediante la crónica que relata.  Por ello nos permite conocer en mayor medida destellos psíquicos de la sociedad y de los individuos que la conforman. Tales individuos conforman lo que somos hoy, pero es la juventud, a lo largo de dicho trayecto histórico, que representa un sector importante del presente y sobre todo en el devenir de una nación. Es ella la semilla que se siembra hoy y que dará frutos en el futuro sociocultural.

El concepto juventud es una de esas categorías que están cargadas de prejuicios, es un concepto que ha sido definido desde diferentes posturas, las cuales han implicado ciertos discursos y prácticas. (Trujillo, 2008).

Existen dos grandes vertientes en la construcción de la juventud como concepto; por un lado, la vertiente psicobiológica, que la considera como “una etapa del hombre”, por lo que este sector está determinado biológicamente y dominado por la fuerza del instinto y por lo tanto necesita conducción y control para llegar a la siguiente etapa: la adultez. Y por otro, la vertiente sociocultural e histórica, que considera lo juvenil como un sector o grupos de la población con características propias según los espacios sociales donde se encuentra, que se va modificando y diversificando históricamente como producto de la transformación de la sociedad y sus instituciones (Pérez, 2008).

Pensando en dicho rastro histórico podemos ver cómo es que lo que hoy conocemos como juventud pudo no serlo en otras épocas, ya que contrario a la visión que considera a la juventud sólo como un rango de edad, hay quienes postulan que la juventud no es simplemente una fase natural del desarrollo humano, sino una construcción social y cultural relativa en el tiempo y el espacio (Feixa, 1997). En el caso que nos compete coincidimos con ésta última postura y colocamos así a la juventud como constructo y creación social de una época particular.

En lo que a México respecta podemos apreciar que dicho tema ha sido abordado, pero únicamente en el sector urbano invisibilizando así el rural, tal como lo afirma Trujillo (2008), por ende, es de vital importancia analizar ambos polos para tener una visión mucho más rica, entonces es preciso voltear la mirada hacia el mundo rural que también lo conforma.

De esta forma podemos divisar dos realidades antagónicas, que cohabitan nuestra realidad actual, por un lado, tenemos aquella juventud revolucionaria, que expresa el malestar de la cultura, que gime por los rezagos de la injusticia política y social, que sufre y padece las consecuencias del mundo corrupto bajo el cual vivimos, que lamenta las injusticias, que vive a sangre fría una realidad oculta para la mayoría de las personas urbanas. Ellos son parte de una esfera de vida aparte, rural, de la que no se sabe ni se quiere saber nada.  Este grupo de personas son las que encabezan los movimientos en lucha por sus derechos, son la voz del pueblo y de la justicia, de la equidad y de la verdad, son ellos quienes lo dan todo, incluso la vida por todo el pueblo mexicano.

Son ellos, a su vez, los verdaderos héroes de nuestra historia, pero que sin embargo han sido fuertemente criticados y ya que representan una amenaza para el sistema, se les ha creado una imagen de delincuentes y un estereotipo de estorbo e inutilidad, de rechazo y de servidumbre. Representan una amenaza tal para el gobierno y el sistema que han pagado un precio muy alto con su propia vida.

Es así que dicho sector de la población se ha levantado en protesta, usando la mejor arma posible, su voz, esa voz que rompe el silencio de la mentira, esa voz que es como un arma de doble filo que penetra hasta partir el alma, y que es capaz de llegar a nuestro ser para crear conciencia, y así, crear la posibilidad de liberar nuestra mente de las ataduras del sistema.

Ejemplo claro de lo anteriormente mencionado es la juventud triqui, la cual, según datos de Trujillo (2008) se hicieron escuchar por medio de la creación de una radio comunitaria llamada “la voz que rompe el silencio”, en la cual se promovió la cohesión social y la defensa de su cultura, perpetuándola y propagándola hacia otras culturas y generaciones, ya que por medio de esa radio transmisión se impartían los derechos de las mujeres y niños, así como de los pueblos indígenas. Dicha radio y sus integrantes, representaron así una amenaza para el conjunto político por lo que, luego de varias amenazas, pagaron con su vida en la defensa de sus derechos y en la lucha por su libertad.

Dicha libertad consiste en la libertad de ser y pensar fuera de las cadenas del sistema, que como vemos en la realidad urbana, dicha radio no es usada como medio de expresión del pueblo, sino como medio de propaganda y comercialización para la subsistencia del capitalismo y la globalización, manipulando así al receptor de dicho material para que siga actuando en pro de la meta señalada: “tener”. 

Es triste ver el lado antagónico de este sector social, nos referimos a la juventud urbana, la cual está enajenada por los medios de comunicación y la mercadotecnia, la cual ha segado y aniquilado aquel espíritu de cuestionamiento y dudas, creando una mentalidad de pertenencia, de “tener” más que “ser”, y ese “ser” ha muerto, ese ser es el razonamiento y la libertad, que ahora están atados y manipulados para que se piense, se crea, se viva lo que el sistema quiere, para así ser sólo máquinas que hacen sin ser, sin pensar, sin cuestionar, solo obedeciendo.

Esos jóvenes solo se preocupan por alcanzar un ideal estereotipado, por ser de forma superficial, por alcanzar la popularidad y el reconocimiento, por parecerse lo más posible a los famosos y poderosos, así, en su enajenación mental, se les mantiene ocupados y distraídos de una realidad que se vive de forma paralela, para así solo seguir en rumbo al precipicio.

Todo ello ha discurrido en nuestra forma de vida gracias a las maneras en que la mercadotecnia se ha infiltrado en nuestras vidas, siendo ahora las pertenencias como algo vital para la existencia en sociedad gracias a la globalización y la mercadotecnia.  Esto lo podemos palpar en las luchas generacionales acerca de lo necesario y lo deseable, los cuales muestran otro modo de establecer las identidades y construir lo que nos distingue.

Y así, nos vamos alejando de la época en que las identidades se definían por esencias históricas: ahora se configuran más bien en el consumo, dependen de lo que uno posee o es capaz de llegar a apropiarse. El valor simbólico de consumir “lo nuestro” estaba sostenido por una racionalidad económica. Buscar bienes y marcas extranjeras era un recurso de prestigio y a veces una elección de calidad. (Cancliní, 1995).

Así, desde la mira de Cancliní (1995) podríamos decir  que hemos llegado a crear una redefinición del sentido de pertenencia e identidad, organizado cada vez menos por lealtades locales o nacionales y más por la participación en comunidades transnacionales o des territorializadas de consumidores (los jóvenes en torno del rock, los televidentes que siguen los programas de CNN, MTV y otras cadenas transmitidas por satélites), así en el momento en que estamos saliendo del siglo XX las sociedades se reorganizan para hacernos consumidores del siglo XXI y regresarnos como ciudadanos al XVIII.

En los países latinoamericanos se transmiten en promedio más de 500 mil horas anuales de televisión, mientras los de la Europa latina cuentan sólo con 11 mil; en Colombia, Panamá, Perú y Venezuela hay más de una videocasetera por cada tres hogares con televisión, proporción más alta que en Bélgica (26.3%) o Italia (16.9%).10 Somos subdesarrollados en la producción endógena para los medios electrónicos, pero no en el consumo. (Cancliní, 1995)

Es preocupante que ocupemos los primeros lugares en consumo, y ello se ve reflejado en la juventud urbana de hoy en día, cuyo propósito y fin de vida es ser, es decir “tener”.

A modo de conclusión podemos decir que el polo urbano gime por no tener la ropa y cara de moda, mientras que el sector rural llora por la defensa de los derechos propios y de la nación misma. ¿Qué nos está diciendo nuestra juventud? Cambiemos eso, quitemos esa venda que nos han impuesto durante toda la vida, luchemos por nuestros derechos, por el más importante: nuestra libertad, para así usar la voz de nuestra razón y de nuestro espíritu, la cual romperá el silencio.

Referencias:

Cancliní, N. G. (1995). Consumidores del siglo XXI, ciudadanos del XVIII. En N. G. Cancliní, CONSUMIDORES Y CIUDADANOS: Conflictos multiculturales de la globalización (págs. 30-71). México, D.F.: Grijalbo.

Trujillo, C. C. (2008). La voz que rompe el silencio: juventud triqui y radio comunitaria. Culturas e identidades rurales, 215-251.

Feixa, C. (1997). El reloj de arena. Culturas juveniles en México. México, SEP/causa joven.

Pérez J. A. (2008). Juventud: un concepto en disputa, en Pérez Islas José Antonio, Mónica Valdez González y María Herlinda Suarez Zozaya. Teorías sobre la juventud. Las miradas de los clásicos, México, Porrúa. 

Diplomado en terapia de lenguaje

Atenta invitación

Más Información

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
[email protected]

@landing19
https://www.psicoedu.org/diplomado-lenguaje/
cabezafanpage

Deja una respuesta