Atizapán de Zaragoza

Estado de México

+52 5558210443

Informes

Lun - Vie 10:00 - 20:00

Horario de Atención

Más allá de la influencia negativa de la radio, la televisión, el cine, la internet, el celular y las redes. El problema de salud mental que se nos avecina.

Por HERNÁNDEZ ROBLES ARACELI

Por HERNÁNDEZ ROBLES ARACELI

El siguiente escrito es una opinión personal sobre el uso de las Nuevas Tecnologías de la Comunicación, y su impacto en las nuevas generaciones. Esta opinión tal vez tenga un sesgo negativo, pero más allá de causar un debate entre el uso de éstas y su pertinencia con los niños más pequeños y adolescentes, mi opinión va en un sentido de mostrar evidencias de los efectos que las TIC tienen en los niños, con la intención de invitar a que los adultos tomemos una postura responsable sobre la salud mental de nuestros hijos, alumnos y niños que dependen de nuestro cuidado.

Desde el siglo XVIII y XIX, a la prensa se le atribuía un gran poder para moldear la conducta de la gente, pues su presencia hegemónica en la sociedad se pensaba que podía influir para el bien o el mal. Hacia el siglo XX, con la aparición de la radio, el cine y la TV, también surgieron sin fin de teorías que intentaron explicar la influencia de los medios; la interacción entre medios y receptor. El debate figuró principalmente sobre la influencia negativa de los medios en los valores morales y sociales de los individuos en la sociedad y en especial en los niños y jóvenes.

Estas primeras investigaciones que se efectuaron de 1930 a 1960 y arrojaron que <<la comunicación masiva no es la causa total de los efectos en las audiencias>> (Klapper 1960 en Martínez 1998 pág. 165). Para 1994 White (en Martínez 1998) concluyó que la televisión no causa <<efectos>> sino que los individuos interactúan con la televisión. (No hay un efecto sino <<efectividad>> pág, 165. Para finales del siglo XX los científicos sociales coincidieron en que existe poca evidencia de que la conducta de los individuos cambie con respecto a su exposición a la televisión. Por lo que no se aceptó ninguna forma de relación definitiva de causa-efecto, sin embargo, lo que tal vez se puede considerar es que la televisión ocasiona cambios pretendidos o no pretendidos; pequeños cambios; facilitar los cambios; reforzar y también impedir el cambio (Mc Quiail. 1983: 176-179 en Martínez 1998). Por lo que habría que ser cuidadosos al intentar caracterizar la influencia de los medios en las personas.

Para el siglo XXI lejos de resolver la pregunta inicial: ¿Cómo afectan los medios masivos de comunicación a los niños y a los jóvenes?, la respuesta ha sido diversa y se ha complejizado el método de investigación y hasta la muestra de la población incluyendo también a todas las generaciones que son presas de las Tic’s y contenidos. Un ejemplo de ello es que, con la introducción de las nuevas tecnologías, y la internet, se ha puesto a disposición de toda la población un sin fin de canales de YouTube dirigidos por los llamados “influencers”. Y aunque en décadas anteriores se concluyó que los medios no influyen en la violencia que un grupo determinado o individuos puedan desarrollar, en la actualidad se cuestiona sobre cuál es el valor educativo de los contenidos que ven y consumen los niños en YouTube; también de qué manera influyen en el desarrollo socio moral y en la construcción de su identidad moral (Ameneiros y Ricoy, 2015: Sánchez- Teruel, & Robesl- Bello, 2016; Palomino, Arroyave y Londoño, 2018 en Renés Arellano 2020). Qué valores están trasmitiendo los llamados influencers en sus vídeos y contenidos (Gonzálvez, 2023) Renés Arellano 2020. Es un tema que aún no da luz en los comportamientos de las primeras generaciones nativas del internet y que viven expuestos a este tipo de contenido. Pero que sin duda nos debe de ocupar en especial en ellos que no tienen la edad suficiente para discriminar un contenido.

En lo que toca a este trabajo de opinión si bien es plantear toda la incertidumbre y duda que causa que un niño esté expuesto a medios controlados como el periódico, la televisión o la radio, cuánto y más aquellos que no tienen un control o medidas para clasificar a quién va dirigido el contenido, o mucho peor, que cualquier persona sin ninguna preparación tenga tanta presencia en la red, que sea “influencer” y esté publicando contenidos sin ningún proceso de revisión, ética o filosofía por decir algo para empezar. Sí esto ya de entrada representa una gran llamada de atención para los cuidadores o de los que “hacen las veces”. El siguiente planteamiento es aún más delicado y al que considero debemos prestar también atención. Y deviene del tiempo que pasan los niños frente a una pantalla, pues de acuerdo a estudios recientes relacionados con el área de la salud y la relación que existe de esta variable de tiempo de exposición a una pantalla y la variable enfermedad mental, se están asociando de forma negativa.

Recientes investigaciones anuncian que el consumo televisivo infantil en el hogar ha aumentado considerablemente debido a la mayor distribución de aparatos en el entorno doméstico[i]. Una de las razones es que cuando los padres no están disponibles para los hijos, el niño busca, en el mundo mágico que le ofrece la televisión, llenar el vacío afectivo y la soledad que siente en su propio entorno. La televisión se transforma en una especie de madre o amiga que suple el cariño y la comunicación que le falta” enseñanza (Heredia 2003). De entrada, este planteamiento del abuso y del uso de la televisión para palear o suplir el cariño de los progenitores ya muestra un problema en la conformación de las familias, en segundo lugar, y no menos importante es mencionar que este tiempo de exposición muestra en las investigaciones que está asociado a problemas de salud mental, por mencionar algunas: calidad del sueño, a corto o largo plazo; soledad; aislamiento social; ansiedad; estrés (Wolfers 202, en Aparicio 2017). También se ha observado que en las redes sociales el enaltecimiento de los ideales de belleza corporal puede desembocar en insanos hábitos alimenticios, también su influencia puede llegar a provocan malestar en la esfera de la autoestima, potenciar e inducir vergüenzas, apatías, tristezas y auto devaluaciones existenciales. Todo esto en una etapa de la vida en que perdura la alta susceptibilidad a la valoración del otro. De acuerdo con Koyama (2020). Se confirmó con base a un estudio que la salud física y mental que el tiempo dedicado a navegar por la web está relaciona negativamente con la satisfacción con la vida y positivamente con la soledad.

De acuerdo con estas investigaciones los padres y los cuidadores debemos de estar conscientes de que al dar un dispositivo a un niño pequeño tal vez pueda aliviar un berrinche, evitar una travesura, un niño aburrido, un niño retador, un niño impaciente, etc. Y también pueda aliviar a un padre agotado, angustiado o presionado. Pero ese síntoma que sólo está siendo paleado tarde o temprano se expresará de una forma más agreste en la juventud o presente más inmediato de nuestros hijos. Es importante comprender que como padres hemos adquirido una gran responsabilidad con el nacer de nuestros hijos y que, sin más, les debemos cuidado tiempo y responsabilidad. Si no es que a futuro queramos adultos enfermos, deprimidos e infelices.

 

 

 

 

 

 

 

 

Biografía

 

  1. Heredia, S. A., & Lara, D. G. (2022). Salud mental y usos de la tecnología en el contexto universitarios. Una revisión de la literatura. Publicaciones, 52(3), 187–205. https://doi.org/10.30827/publicaciones.v52i3.22272
  2. Koyama, Y., Fujiwara, T., Isumi, A., & Doi, S. (2020). Degree of influence in class modifies the association between social network diversity and well-being: results from a large population-based study in Japan. Social Science & Medicine, 113170. doi: http://dx.10.1016/j.socscimed.2020.113170
  3. Peraldo Ekman Laura & Sevillano García María Luisa. La influencia de la televisión en los niños. Enseñanza, 21, 2003, 163-178.
  4. Renés Arellano, P., Gozálvez Pérez, V. y Berlanga Fernández, I. (2020). YouTube e influencers en la infancia. Análisis de contenidos y propuestas educativas, Icono 14, 18 (2), 269-295. doi: 10.7195/ri14.v18i2.1455 Suárez, N., Requeiro, R.
  5. Wolfers, L., Festl, R., & Utz, S. (2020). Do smartphones and social network sites become more important when experiencing stress? Results from longitudinal data. Computers in Human Behavior, 109, 106339. http://dx.10.1016/j.chb.2020.106339

[i] Por lo que se observa en estas nuevas investigaciones los niños son más indiferentes hacia la violencia, pues por el tiempo que la consumen la han normalizado.

Diplomado en terapia de lenguaje

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
[email protected]