Importancia de los límites

Importancia de los límites

 

Por Yuritzi Molina D´Anda

 

Por Yuritzi Molina D´Anda

La familia constituye el primer grupo social al que pertenece el niño, en el aprende a convivir, el establecer límites dentro del núcleo familiar supone uno de los factores de protección más significativo para evitar las conductas de riesgo. Es muy necesario marcar límites claros en los niños, debe hacerse de manera sana y sin que sienta que se le está privando de explorar el mundo.

¿Cómo poner límites a los niños?

1) Límites proporcionados y justos:

Al poner límites el objetivo es que el niño comprenda que está bien y que no, sin tratar de humillarlo y hacerle entender que no puede hacer una acción sólo porque el padre/madre lo mande.

El límite desproporcionado provoca que el niño se frustre y puede que afecte a la larga su personalidad, teniendo miedo de hacer las cosas por temor a ser injustamente castigado.

2) Amabilidad vs Permisividad:

Como padre tenemos que ser amables, evitar que las emociones negativas del berrinche o del mal día repercuten negativamente en el niño, pero esto no quiere decir que se deba tolerar cualquier acción.

Permitir cualquier travesura sin hacer NADA claramente significa que el niño no tiene unos límites marcados y se crea con el derecho de hacer lo que se le pega la gana.

3) Reflexión:

Es muy importante que cuando el niño haga algo mal es necesario explicarle por qué lo que ha hecho no está bien.

El castigo viene después de darle la explicación clara y concisa del por qué no debe hacer de nuevo lo que hizo.

4) Solucionar lo que ha hecho mal:

Hacer que el niño busque una solución al problema se puede convertir en una gran oportunidad de aprendizaje, haciéndole ver lo que implica afrontar con responsabilidad su acción.

5) Asertividad:

El error más común que se comete es ser demasiado estrictos y llegar a equivocarse castigando parte de la personalidad más que lo malo que ha hecho.

6) Proponer Alternativas:

A la hora de establecer límites no sienta que es algo autoritarios, que no le permite tener opinión sobre la nueva norma, Llegar a un acuerdo, Darle opciones y Que el límite no se perciba como algo fijo y demasiado estático.

7) Ser firmes:

Como padres debemos de mantenernos firmes con la decisión que hemos tomado al poner un límite y respetar lo acordado hasta el final, porque si no mantenemos nuestra palabra el niño no nos tomará en serio y vera que nos puede manipular fácilmente.

8) El poder de la palabra:

Las órdenes se pueden percibir como algo deseable si lo dices en forma positiva, además de reforzar las cosas que está haciendo bien, es posible que eso lo motive e intente hacer las cosas con más empeño y de forma cuidadosa.

9) Control de las Emociones:

Todos en algún momento hemos perdido el control en más de una ocasión por estar de mal humor, ya sea enfadado, cansado o triste, es más probable que no se sea objetivo o descabellado a la hora de aplicar un castigo, un límite o una nueva norma a seguir hacia la travesura.

Es por ello que, aunque sea difícil, antes de decir o hacer algo que no va a beneficiar a nuestro niño, respiremos, intentemos calmarnos y, si no podemos, le pidamos a otro adulto que se encargue del niño o hable con él.

Es mucho más responsable saber en qué momento no se está capacitado para educar a nuestros hijos que tratar de hacerlo totalmente fuera de nuestros cabales.

10) Rabietas o berrinches:

El niño viene de la mano de la rabieta es su medio de llamar la atención del adulto y hacer que le den lo que quieren, también es una forma de medir hasta donde pueden llegar con el adulto o persona a la que le hacen el berrinche o rabietas, pero no se preocupen, todo niño se cansará de gritar, llorar, patalear porque ningún niño tiene energía ilimitada.

Pero, ojo, esto se debe hacer con cierto cuidado, dado que si el niño empieza a romper cosas o molestar a otras personas podemos meternos en serios problemas. En ese caso, hay que intervenir, parándole y además, castigándole SIN lo que nos estaba pidiendo.

 

El Establecer límites ayuda a los niños a:

  • Darles seguridad, sentirse tranquilo y amado.
  • Le brindan al niño la oportunidad de discernir entre lo correcto y lo incorrecto.
  • facilita el autocontrol emocional, expresando sus necesidades y aumentando la capacidad de frustración.
  • Las familias que incorporan los límites a su vida logran una convivencia más sana y organizada.
  • comunican los valores de los padres y lo que ellos esperan de sus hijos.
  • Los niños con límites llevarán una adolescencia más sana, responsable y armoniosa.

Conclusión

Estamos en un tiempo donde muchas familias se sientes incapaces de llevar acabo el cumplimiento de normas o límites, que constantemente rompen llevando a una desesperado y descontrolada convivencia familiar.

El mejor consejo que puedo dar como madre que en lo personal me ha funcionado es siempre educar con amor, sinceridad, respeto, responsabilidad y dejando que tomen sus propias decisiones.

El tener una buena comunicación con nuestros niños y llevarlos de la mano con valores y limites sanos, en un futuro nos ahorraremos problemas en la vida de adolescencia porque tendrán claro lo que es bueno y no tan bueno para su vida, llevando a ser adultos responsables.

Referencia:

González. X. (2006). Importancia de los límites. Psicología para Niños, 1, 5.

Diplomado en terapia infantil

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja una respuesta