La importancia de ayudar a nuestros hijos a conocer su ikigai

La importancia de ayudar a nuestros hijos a conocer su ikigai

 

Por Jackelyn Melissa Perea Velásquez

 

Por Jackelyn Melissa Perea Velásquez

Resumen

En este artículo encontraras información sobre todos los beneficios que trae para nuestros hijos el conocimiento de su Ikigai tanto en su vida presente como futura. Primero explicaremos sobre el significado de la palabra Ikigai, su origen, y la importancia que tiene para el hombre. Ahondaremos en el panorama de los padres en la actualidad, y cuál debería ser su verdadero rol para proporcionar una significativa orientación hacia sus hijos. Finalmente expondremos sobre la importancia que tiene para los niños empezar a conocer su Ikigai y las herramientas que pueden utilizar para facilitar este conocimiento.

 

Palabras clave:  Importancia, ikigai, niñez

Introducción

¿Qué significa Ikigai? Ikigai es una palabra japonesa, no existe una traducción exacta para definir esta palabra. En Japón el Ikigai es el sentido de la vida o aquello que te levanta con ilusión cada día. Si descomponemos la palabra Iki, significa ¨vida¨ o ¨estar vivo¨, y Gai significa ¨lo que vale la pena y tiene valor¨, en este sentido podremos decir que la palabra significa ¨aquello por lo que vale la pena vivir¨.  Según los japoneses todos albergamos un ikigai, o incluso varios, en nuestro interior, aunque aún no lo sepamos. (Miralles, 2017)

La palabra Ikigai tiene su origen en el periodo Heian (794 a 1185).  Se le considera al periodo Heian como al último periodo de la época clásica de la historia japonesa, ¨Heian¨ en japonés significa paz y tranquilidad. Akihiro Hasegawa psicólogo clínico, ha sido uno de los primeros científicos en haber estudiado el Ikigai, como también se le considera como experto en la evolución que ha tenido el Ikigai en la historia. Este público un libro en el año 2021 donde explica el verdadero origen de la palabra ¨gai¨ que en realidad proviene de la palabra ¨kai¨ qué significa concha en japonés.  Hasegawa afirma que durante el periodo Heian, las conchas eran extremadamente valiosas, por lo cual se asocia a la palabra ¨kai¨ o ¨gai¨ como algo de mucho valor (Davids, 2021).

En Okinawa una ciudad japonesa es connatural que las personas conozcan su Ikigai, justamente en esta ciudad se encuentra las personas más longevas del mundo, y con una esperanza de vida mucho más alta. Se han realizado muchos estudios para saber él por qué el alto índice de longevidad en esta ciudad, encontrando que se basa en una dieta equilibrada, conciencia espiritual, sentido de comunidad y principalmente conocimiento de su esencia misma su IKIGAI. En este mismo estudio realizado a más de cincuenta mil personas se concluyó que, ¨en comparación con quienes habían encontrado su Ikigai, los que no lo habían conseguido tenían más probabilidades de estar solteros y sin trabajo, tener un nivel educativo más bajo, percibir su salud como mala, estar más estresados, sufrir dolor severo o moderado, limitaciones físicas y menos capacidad motriz. Sin embargo, la mayoría de sujetos que tenían Ikigai, indican tener capacidad para llevar una vida equilibrada, feliz y activa (Mogi, 2018).

Según Miralles el objetivo principal del Ikigai no la felicidad, sino es identificar aquello en lo que eres bueno, que te da placer realizar y que aporta algo al mundo. Entonces la felicidad seria la consecuencia de tener un Ikigai (Bargueño 2017).

El Ikigai está compuesto por cuatro elementos o áreas de la vida: la pasión, la vocación, la misión y la profesión. Haciéndonos estas cuatro preguntas podemos encontrar nuestro Ikigai: ¿qué es lo que amas hacer?, ¿qué es lo que crees que el mundo necesita de ti?, ¿qué se te da bien, o que te es fácil realizar? y ¿por qué te pagarían otras personas? Para encontrar el Ikigai las personas requieren empezar un camino arduo de reflexión y autoanálisis. A muchas personas le es difícil responder a estas preguntas, ya que se encuentran confundidas o no la recuerdan, en su mayoría encuentran las respuestas a dichas preguntas haciendo un viaje mental al pasado evocando su niñez. He ahí la clave.

La importancia del Ikigai para el hombre

Existen diversos estudios que reconocen el sin número de razones por las cuales es importante el conocimiento del Ikigai, pero todos concuerdan que el beneficio principal es que el Ikigai puede hacer que tengas una vida más larga y con más sentido. Existen numerosas historias acerca de cómo el Ikigai ha cambiado de manera reveladora la vida de muchas personas. Principalmente afectando su autoestima, equilibrio emocional, tranquilidad y paz mental.

En el 2017 se realizó un estudio en la ciudad de Kioto, con el objetivo de conocer el punto en común que tenían las personas más longevas y felices de esa zona. Encontrando que las personas tenían cifras muy altas de DHEA, una hormona esteroide segregada por las glándulas suprarrenales relacionada con la hormona de la longevidad. También se encontró que todos tenían un pasatiempo que realizaban a diario y les atraía realizarlo, como pintar, esculpir, pescar, tejer, etc. Concluyendo que el tener una cosa que te mantiene entretenido, centrado y te brinda sensación de satisfacción en la vida puede aumentar tu hormona juvenil de DHEA (Davids, 2021). Recordemos que uno de los elementos que nos ayudan a conocer nuestro Ikigai es la pasión, que responde a la pregunta sobre ¿qué es lo que amamos hacer? Esto puede ser un pasatiempo, el cual hacerlo nos genera felicidad y satisfacción. Por ello se reconoce como a uno de sus grandes beneficios del Ikigai al aumento de la hormona DHEA que nos ayuda a tener una vida más larga.

Como lo hemos dicho antes, buscar y encontrar nuestro Ikigai también nos proporciona equilibrio y bienestar emocional, al reconocer y practicar nuestro ikigai, estaremos realizando actividades, trabajos, etc. que nos apasiona y nos hacen felices por tal motivo disfrutaremos la vida con plenitud y positivismo.  Al realizar estas actividades que nos gustan, nuestro cerebro genera mayor endorfina hormona relacionada al placer y también a la inhibición del dolor, esto quiere decir que ante situaciones emocionales o físicas difíciles nos ayudará a enfrentarlas de mejor manera. También generaremos mayor serotonina, esta hormona nos ayuda a sentirnos más relajados y felices. Otra hormona que también interviene al realizar actividades que nos apasionan es la dopamina. La cual está relacionada con la hormona de la recompensa, nos provee sentimientos de satisfacción y nos motiva a repetir aquellas conductas que nos están generando esta satisfacción.

Otro beneficio del Ikigai es el aumento de los niveles de autoestima, el hacer algo que nos gusta, que se nos da bien, y que nos recompensan por hacerlo o que podemos ayudar a los demás, nos da una sensación de seguridad y de razón de ser, ya que sentimos que nuestra vida tiene un motivo. Aquí también interviene la hormona de la serotonina encargada de la concentración y autoestima.

Al conocer nuestro ikigai miramos al mundo con otros ojos, somos más optimistas, ya que tenemos una razón de ser para levantarnos y enfrentar el día a día, esta filosofía de la vida nos ayudara también a tener menores niveles de entres, ansiedad y depresión.

Como lo hemos expuesto trae muchos beneficios para la vida del hombre la búsqueda y encuentro con el Ikigai. Pero debemos recordar que no siempre existe un solo Ikigai para cada persona, y que este no es definitivo. Los seremos humanos, crecemos y evolucionamos, también en el transcurso de nuestras vidas pueden ocurrir una serie de alteraciones personales o emocionales que pueden hacer que nuestro Ikigai cambie, pero eso sí casi siempre tienen una relación.

Panorama de los padres en la actualidad y su adecuado rol

Muchos expertos concuerdan que en la actualidad la mayoría de padres están más comprometidos con su rol, buscan ser padres perfectos y se esfuerzan en hacerlo bien, cuidan mucho físico emocionalmente a sus hijos, para así evitar heridas emocionales que puedan repercutir en su vida futura, los padres actuales no quieren repetir esquemas de su vida pasada, y buscan estar más cerca de sus hijos, son más permisivos y menos autoritarios.

Según Tim Elmore esta postura actual de los padres trae algunos beneficios, pero también genera cometer algunos errores como, por ejemplo: arriesgan muy poco, ayudan muy rápido a sus hijos, elogian con facilidad y premian en lo más mínimo. Estamos en una época donde la seguridad es primordial, en el sentido de cuidar que nuestros hijos no se dañen, no les suceda nada malo, no se caigan, no se rasguñen o no tengan un trauma emocional, debido a esto no queremos que nuestros hijos asuman ningún riesgo, olvidando que, arriesgándonos, cometiendo errores, aprendemos y crecemos. Al cuidar mucho este aspecto de nuestros hijos evitamos que crezcan a nivel emocional, ya que no le permitimos fracasar y es ahí donde el niño aprende y alcanza mayor nivel de madurez emocional.  Por otro lado, también ayudamos muy rápido a nuestros hijos cuando estos tienen alguna dificultad, los padres siempre quieren rescatar a sus hijos y solucionar sus problemas, en el colegio, con sus notas, con sus amigos, etc. Esto no quiere decir que no debamos cuidar y preocuparnos de nuestros hijos, pero debemos también dejar que ellos aprendan a solucionar sus propias dificultades y no siempre hacérsenos cargo de ellas, para que así en el futuro cuando no estemos siempre cerca de ellos puedan saber afrontar adecuadamente todas las adversidades. En la actualidad cuidamos mucho la autoestima de nuestros hijos, debido a esto queremos elogiarlos todo el tiempo. Pero la autoestima no se consigue solo con elogios, hace falta el elogio y el logro. Debemos dejar que nuestros hijos consigan sus propios logros y elogiar lo que está consiguiendo o haciendo bien. Al igual que los premios, estamos creando una cultura de premiar a todos por nada, por el simple hecho de no hacerlos sentir mal, esto ocasionara en los niños a creer que deben ser premiados sin esfuerzo ni perseverancia, y en su vida adulta tendrán dificultades para el logro de sus metas y objetivos.

En este sentido el rol adecuado del padre debe ser dejar de preparar el camino para sus hijos y comenzar a preparar a sus hijos para el camino. Debemos dar amor y guiar a nuestros hijos sin evitar que cometan errores, se caigan, o lloren, ya que de estas experiencias ellos aprenderán a ser mejores, a desarrollar su resiliencia y a controlar mejor sus emociones,

Una de las principales tareas de los padres y profesores debe ser ayudar al niño a encontrar su lugar, aquel lugar donde puede brillar, haciendo las cosas que le gusta y es bueno, sin tratar de imitar a otras personas.

Importancia que tiene para los niños el Ikigai

Aquel lugar del que anteriormente hablábamos es el Ikigai, o propósito de vida. Es muy importante que desde edades tempranas se oriente al niño hacia el conocimiento de su Ikigai. Y se estimule y motive al niño a la realización de dichas actividades que lo satisfacen y entusiasman.

En la edad adulta muchas personas se encuentran en la búsqueda de su Ikigai, pero muchas veces inician esta búsqueda después de haber pasado años realizando actividades o trabajos que no le hacían feliz. Podemos evitar que les suceda lo mismo a nuestros hijos, encaminándolos hacia la práctica de su Ikigai. Todos las personas y los niños tienen una actividad que hacen muy bien y que les genera felicidad, incluso en la niñez es mucho más fácil reconocerla, a veces el ikigai de nuestros niños pueden cambiar mientras van creciendo, pero teniendo las herramientas adecuadas podrán nuevamente encaminarse hacia el logro y reconocimiento de estas actividades que forman parte de su Ikigai. Un niño encaminado en su ikigai, tendrá mejor autoestima, mayor capacidad para afrontar situaciones adversas, menos estrés y ansiedad, empatía y sentido de comunidad, también podríamos predecir que su futuro será muy longevo y feliz.

 

¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestros hijos a encontrar su ikigai?

‘En la infancia podemos observar que actividades prefieren hacer nuestros hijos, qué actividades lo ponen feliz, y toman toda su concentración, puede ser: pintar, bailar, construir, etc., y estimularlos a seguir desarrollando dichas actividades, y a aprender más sobre ellas., también podemos preguntar a nuestros hijos, sobre las actividades que les gustaría hacer o aprender, para que así poco a poco vaya experimentando y descubriendo más acerca de su Ikigai. Ya en la adolescencia nuestros hijos pueden aprender más sobre los 4 elementos del Ikigai y responder a las 4 preguntas cuyas respuestas lo ayudaran a tener un mayor conocimiento de su verdadero Ikigai.

 

 

Referencias

 

 

  • Bargueño A. (2017). Ikigai la filosofía de vida de los japoneses que llegan a cien años.

https://elpais.com/elpais/2017/10/31/buenavida/1509440484_558515.html

Diplomado en terapia de lenguaje

Atenta invitación

Más Información

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
[email protected]

@landing19
https://www.psicoedu.org/diplomado-lenguaje/
cabezafanpage

Deja una respuesta