Atizapán de Zaragoza

Estado de México

+52 5558210443

Informes

Lun - Vie 10:00 - 20:00

Horario de Atención

“Familia y escuela: un trabajo conjunto y preventivo para el beneficio de los adolescentes”

 

Por De Nieves Quiroz del Valle

 

elephant-2380009_640

Por De Nieves Quiroz del Valle

Actualmente el aumento tanto en el número como en la gravedad de los comportamientos antisociales y conductas de riesgo en los adolescentes es algo alarmante lo cual nos lleva a poner mayor atención y trabajar en la prevención (Abella, 2014).

Como bien sabemos la familia y la escuela son los principales agentes socializadores, instituciones educativas de mayor influencia por lo que es de vital importancia y un gran desafío que ambas trabajen en conjunto y en pro del bienestar de los adolescentes.

Es importante lograr metas conjuntas, los padres y docentes deben trabajar en equipo para mejorar la educación, prevenir las conductas de riesgo y lograr un sano desarrollo de hijos/alumnos (Torio, 2004).

La adolescencia es una etapa crucial para poner a prueba todos los conocimientos adquiridos durante la vida, todos los valores y pautas de comportamiento que desde la familia como principal agente socializador y la escuela como el segundo se han adquirido, ya que los adolescentes tienen que empezar a enfrentar retos solos, y resolverlos haciendo uso de todo lo aprendido. Se vuelve el parteaguas de la toma de decisiones sanas o de riesgo.

Teniendo en cuenta la situación de vulnerabilidad y la condición de dependencia en la etapa de desarrollo evolutivo que atraviesa el adolescente, diferentes situaciones de su medio social pueden convertirse en condicionantes que promuevan el surgimiento de determinadas conductas peligrosas. En cada contexto social y cultural se pueden identificar distintos factores, tanto protectores como de riesgo, que juegan un papel central en la presencia de estos comportamientos (Salas, 2018).

Por tal motivo, es importante trabajar en la prevención, logrando fortalecer a los padres para que ellos a su vez ayuden en el sano desarrollo de sus hijos, dándoles herramientas para poder salir adelante y enfrentar las problemáticas que puedan presentarse. Apoyar a los docentes con información y habilidades específicas para poder intervenir en caso de ser necesario. Debemos lograr transmitir confianza en los adolescentes para poder acercarse ya sea a sus padres o algún profesor en caso de necesitarlo.

Hoy más que nunca, por los avances en la tecnología y la velocidad con la que la sociedad está viviendo se necesita estar cerca de los adolescentes, guiarlos, escucharlos y apoyarlos para ayudarlos a crecer.

Es por esto que familia y escuela deben trabajar en equipo para fortalecer a los adolescentes, trabajar como factores de protección para evitar la presencia de conductas de riesgo y apoyarlos si es que se presenta algún trastorno o problema.

Como todos sabemos en la actualidad se han desencadenado un sin número de trastornos que si bien siempre han existido ahora han aumentado, problemas como depresión, suicidio, anorexia, bulimia, bullying, trastornos de la personalidad, consumo de drogas o alcohol entre otros están más presentes que nunca.

Ante este panorama lleno de riesgos es que tanto los padres como los docentes se convierten en el mejor escudo protector para los adolescentes, para poder ayudarlos y encaminarlos y si llegaran a equivocarse o simplemente necesitarán platicar sepan a quién recurrir para ayudarlos a salir del bache al que han caído.

Dentro de los principales factores asociados a estas problemáticas se encuentra fracaso, deserción y abandono escolar, relaciones familiares problemáticas, negligencia, abandono, baja autoestima, es decir factores que están relacionados con los padres (o familiares) y los docentes (la escuela).

Es importante que padres de familia y maestros tengan las habilidades necesarias para poder ayudar al sano desarrollo de los adolescentes, conocer los principales riesgos a los que están expuestos y los distintos factores asociados a ellos, es decir sensibilizarlos tanto de los riesgo como de la influencia tan grande que tienen en los adolescentes.

Es importante el trabajo en equipo, obtener habilidades que les permitan identificar, ayudar y/o canalizar a algún adolescente que pueda presentar alguna problemática o bien tenga riesgo de presentarla.

Es importante que el personal docente y específicamente los psicopedagogos tengan la sensibilidad necesaria para manejar y atender estas problemáticas, que establezcan dinámicas y actividades para lograr buena interacción con los alumnos y poder transmitir y enseñar habilidades a padres y maestros. En la actualidad por el ritmo de vida que manejamos damos por hecho aspectos básicos de conocimientos sobre las etapas del desarrollo, y quizá muchos no sabemos y son la base para identificar problemas. 

 REFERENCIAS

  • Abella, V.; Bárcena, C. (2014) PEN, Modelo de cinco factores problemas de conducta en la Adolescencia. Acción Piscológica, 11 (1), 55-67. Doi:10.5944/ap.1.1.1386
  • Salas, F. (2018) Caracterización de factores implicados en las conductas de riesgo en adolescentes. Revista Abra​ ​, 38 (56), 1-16.
  • Torio, S. (2004). Familia, escuela y sociedad. Aula abierta, 83,35-52. ISNN: 0210-2773  

Diplomado en terapia de lenguaje

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
[email protected]