“La experiencia de ser padres durante la pandemia de covid-19 de febrero de 2020 a enero de 2023”

“La experiencia de ser padres durante la pandemia de covid-19 de febrero de 2020 a enero de 2023”

 

Por HERNÁNDEZ ROBLES ARACELI

Por HERNÁNDEZ ROBLES ARACELI

“LA EXPERIENCIA DE SER PADRES DURANTE LA PANDEMIA DE COVID-19 DE FEBRERO DE 2020 A ENERO DE 2023 Y LAS CONSECUENCIAS EN LOS NIÑOS QUE ACTUALMENTE TIENEN DE 3 a 5 AÑOS Y QUE VIVEN EN LA CIUDAD DE MÉXICO: EL CASO DE TRES NIÑOS”. 

INTRODUCCIÓN 

El 27 de febrero de 2020 en México recibimos con incertidumbre la alarma del primer caso de COVID-19. Sabíamos que esta enfermedad ya tenía azorada a China, Europa y ahora llegaba a América. Los niños que en ese entonces estaban inscritos en el Sistema de Educación Nacional Mexicano, dejaron las aulas el 20 de marzo de 2020 para no volver a lo de antes nunca más. En cuanto a la educación, las aulas vacías fue lo que más preocupó a las autoridades y tal vez quizá también a las familias, sin embargo, en cuanto a la cotidianidad, los parques, los centros deportivos, plazas públicas, las familias y los individuos también fueron abandonados. 

Si bien los niños con mayor edad tuvieron más conciencia de los estragos del encerramiento. ¿Cuáles fueron las situaciones y experiencias qué vivieron los más pequeños en casa? Pequeños que no tenían conciencia de lo que pasaba pero que pudieron sentir y observar a través de sus padres, quienes sin querer comunicaron que algo no estaba bien. ¿Cómo vivieron los niños o que huellas dejaron en ellos las condiciones de desasosiego, incertidumbre, encerramiento en casa? Es posible que todo esto haya tenido repercusiones en el proceso de desarrollo de los más pequeños, y si fue así ¿cuáles fueron? 

Sí bien este trabajo no esclarece con puntualidad estas preguntas, es un trabajo inicial que invita a abrir un campo de investigación en diferentes áreas de conocimiento sobre los niños más pequeños que vivieron la pandemia y las posibles repercusiones que pudieran existir en su desarrollo psicosocial, motor, lingüístico y cognitivo, por mencionar algunas de las áreas que integran al ser, como humano y como persona. 

He aquí algunas reflexiones sobre el desarrollo óptimo que un niño en su primera infancia debe tener según lo planteado en el libro “Primera infancia: una mirada desde la neuroeducación” publicado por la Organización de los Estados Americanos OEA. Del cual he tomado los puntos relacionados al problema que arriba he planteado. 

REFLEXIONES DESDE LA VOZ DE UN ADULTO: 

  • Es derecho de todos los niños y niñas ser atendido por personas que comprendan el funcionamiento y la potencialidad de sus cerebros. 
  • Conocer la primera infancia transformará el estilo de atención, cuidado y educación que la familia y otras instituciones brindan al niño y la niña. 
  • El educador de excelencia, es igual a desarrollo infantil de excelencia. 
  • Una buena nutrición es la clave para un buen desarrollo intelectual.  
  • Cada niño vive experiencias particulares que aportan a la calidad del desarrollo de su cerebro.  
  • Las habilidades intelectuales, emocionales, físicas, sociales y perceptivas se desarrollan en los primeros años de vida. 

REFLEXIONES DESDE LA VOZ DE UN NIÑO: 

  • Mamá, yo siento lo que tú sientes.  
  • Las experiencias que tengo durante mis primeros tres años de vida afectan el desarrollo de mi cerebro. 
  • Las experiencias que viva en mi infancia serán decisivas para mi vida adulta y para mi rendimiento en la escuela.  
  • Háblame, cántame, léeme… yo te puedo escuchar.  
  • Cuéntame un cuento: el cerebro que escucha es el cerebro que habla, lee y comprende.  
  • Permítanme tocar, explorar y moverme para conocer el mundo.  
  • Permíteme disfrutar de mi infancia, solo la viviré una vez. 
  • Lo que sucede en mi comunidad afecta mi desarrollo.  
  • Aprender es un juego divertido. Dame muchas oportunidades para hacerlo.  

De las sugerencias que plantea la OEA, se concluye que mucho de lo que los padres, sienten, viven, crean, conviven, juegan, hablan, alimentan y transmiten a sus hijos en su primera infancia es primordial para un desarrollo óptimo de los niños y de los niños para tener un buen futuro. 

Pues bien, tomando esta referencia, compararé estas sugerencias de la OEA, con lo ocurrido con los niños y sus familias en la pandemia de COVID-19 en la ciudad de México en 2020. Para poder llegar a estos fines. Este trabajo se basó en una entrevista estructurada por diecisiete preguntas aplicada a tres madres con hijos con edades que oscilan ahora entre los tres y los cinco años y que nacieron entre 2017 y 2018. Dos de ellos tenían 1 año y el otro tenía tres años cuando inició la pandemia. 

Las que contestaron estas preguntas fueron las madres, las respuestas de ellas se integran en el anexo de esta investigación. Sin embargo, para su análisis se compararon las respuestas y se emitieron conclusiones por cada una de ellas. Que al final de este trabajo serán retomadas para un análisis final. 

Es importarte mencionar que se mantendrá en privacidad los nombres de los niños y las madres para mantener la confidencialidad de los datos. Por lo que no se muestran nombres ni datos que den identidad a ellos y sólo se denominaran Familia S; Familia M y Familia P. 

DESARROLLO 

A continuación, se muestran las preguntas y las conclusiones que se derivan de las respuestas que dieron las madres. 

PREGUNTA NO. 1 

¿Cuántas horas pasaban en casa los niños durante la pandemia es decir de 2020 a 2023? 

En estas tres familias se observa una diferencia en cuanto a la ansiedad que provocaba el sacar a los niños a la calle. En cuanto a las familias S y P. los niños no salían de casa sólo en casos muy específicos y ya avanzada la pandemia, estas familias comentan haber sentido miedo de la pandemia, A diferencia de la familia M, fue tomando una actitud más apegada a las indicaciones que daba el Estado, ya que al principio llevaron a cabo el confinamiento, pero más avanzado el tiempo llegaban a salir con el niño al parque para que éste se distrajera y hasta llegó a ir con la mamá al trabajo. 

PREGUNTA NO. 2 

¿Quién cuidaba del niño, niña o bebé? 

En esta pregunta la intención era conocer con cuáles personas interactuaban los niños y que les ofrecía su círculo social, podemos ver que en todas las familias está la figura de los abuelos presente, en el caso específico de la familia P. también el niño tenía oportunidad de convivir con los tíos. Y en el caso específico de la familia S, la relación del niño con sus padres era sólo monoparental. Esto nos da un panorama muy pobre en el sentido de la variedad de personas con las que podían convivir, aprender y socializar los niños. 

PREGUNTA NO.  3 

¿Cómo pasaban el tiempo durante el confinamiento de la pandemia? 

Considerando que las actividades que describen las madres corresponden a las actividades que realizaban con niños de un año a tres años de edad como máximo, se describe en dos familias el uso de películas y videos de YouTube lo que implica un tiempo y uso de aparatos electrónicos. Así mismo comentan que hacían uso de juegos de mesa, lo que favorece la interacción, apego con la madre o miembros de su familia.  

PREGUNTA NO. 4 

¿Cuántas veces al día comían y qué tipo de comida consumían en casa? 

En cuanto a las respuestas del reactivo cuatro, dos familias tuvieron la oportunidad de comer tres veces al día y propiciaban una comida saludable, En la familia P, eran más relajados y tenían una rutina poco establecida que no incluía a veces las tres comidas al día y en su dieta incluyeron comida no sana.  

PREGUNTA NO. 5 

¿Cuánto tiempo le permitía consumir televisión a su hijo o hija? 

Es entendible que por el confinamiento las familias pasaran más tiempo consumiendo televisión y es por ello que al menos en las familias M y P, se viera casi todo el día televisión, sin embargo, lo que llama la atención es que la televisión que veían los niños era la programación de los adultos, noticiarios, por ejemplo. En cuanto a la familia S. describen 2 horas pues es el tiempo que le destinaba al bebé a ver televisión con programación dirigida hacia él, lo cual también es un tiempo considerable de acuerdo a la edad de éste. 

PREGUNTA NO. 6 

¿Salían fuera de casa y a dónde? 

En las repuestas expresadas se hace patente que el confinamiento fue atendido ya que sólo se salía por lo necesario para comer, por ejemplo. Pero que en cuanto se pudo salir intentaban hacer actividades que involucraron el esparcimiento, aunque como la familia M lo mencionan, lo hacían en menor medida. 

PREGUNTA NO. 7 

¿Con quién convivían los niños además de la familia ya mencionada? 

Los niños no convivían con otras personas ajenas a su círculo cercano. 

PREGUNTA NO. 8 

¿El niño acudía a clases virtuales o cómo era su forma de estudio? 

Sólo el niño más grande recibió educación formal a través de las plataformas virtuales. Los niños más pequeños quedaron a cargo de sus familias, lo que a veces suele suceder con los bebés, que empiezan su formación a partir de los tres años. Aquí la variable que me gustaría destacar es que se encontraban encerrados casi por completo. 

PREGUNTA NO. 9 

¿Qué actividades de ejercicio hacían los niños o niñas y cuánto tiempo? 

La actividad física no formó parte de sus actividades diarias, como correr, darse marometas, brincar la cuerda, brincar etc., en el caso del más grande. y en el caso de los bebés una estimulación física como gateo, rodar, etc.  

PREGUNTA NO. 10 

¿Qué actividades que implicaran la conversación hacían? 

Importante mencionar que una conversación natural es aquella en la que se interactúa con otra persona sin estar corrigiendo la conversación, en este caso sólo en la familia P, hacía actividades como cocinar y jugar donde la conversación era libre.  

PREGUNTA NO. 11 

¿Cómo puede describir el ambiente emocional y sentimental en casa de todos los miembros de la familia incluyendo a los niños durante la pandemia? 

Es importante destacar que a pesar del amor que describen y dicen tener por sus niños, la realidad es que los adultos pasaron momentos de temor e incertidumbre que manifiesta tuvo la familia P. 

PREGUNTA NO. 12 

¿Cómo cambió su actividad después de la pandemia? 

 Las percepciones de todas las familias de los tiempos actuales son favorables ven el tiempo futuro como una oportunidad para hacer lo que no se pudo. 

PREGUNTA NO. 13 

¿Cuánto tiempo actualmente ve televisión? 

Aunque después de la pandemia el tiempo de ver televisión ha disminuido es considerable el tiempo que los niños pasan frente al televisor. 

PREGUNTA NO. 14 

¿Cuántas veces salen a pasear actualmente y a dónde? 

Al parecer las familias tratan de compensar el tiempo teniendo actividades recreativas en diferentes lugares de forma variada y diversa. 

PREGUNTA NO. 15 

¿Cuánto tiempo dedican a jugar o estudiar o jugar con su hijo actualmente? 

Sí sumamos el tiempo de estudio fuera del horario escolar o el de juego de un niño de acuerdo a la edad de los niños podemos mencionar que es poco el que pasan los papás con sus hijos estudiando y jugando, pese a ello los papás acompañan a sus hijos en estas actividades. 

PREGUNTA NO. 16 

¿Qué sentía en ese entonces, con relación a la pandemia y las condiciones en las que llevaba a cabo la crianza de su hijo y qué siente ahora? 

Si bien el sentir de los padres en la pandemia fue angustiante siempre mantuvieron su hogar unido y hoy se sienten optimistas frente al futuro. 

PREGUNTA NO. 17 

¿Cuáles son sus deseos en el futuro en relación a su hijo y la pandemia? 

En conclusión, para todos los papás lo más importante es que sus hijos sean felices y que la pandemia no vuelva a impedirlo. 

CONCLUSIONES 

De acuerdo a lo planteado por la OEA, existen elementos que son imprescindibles para el buen desarrollo de los niños en todas sus esferas de lo humano. 

Estas son: 

Está de más mencionar que todas estas esferas del desarrollo humano de los niños y las niñas en su primera infancia, fueron limitadas por la pandemia. En primera y desde mi punto de vista por atentar contra núcleo de su mundo, que es su familia, la seguridad, la tranquilidad la emotividad de este núcleo fue traspasada y reducida a una casa o departamento, donde tal vez y solo tal vez se sentían seguros, por lo de fuera, pero emocionalmente tocó y cimbró a cada uno de los miembros de la familia. Por otro lado, la relación con los otros estuvo franqueada por un cubre bocas, evitando saludar, tocarlos e incluso acercarse.  

Los niños de la pandemia incrementaron su tiempo frente a una televisión, la tablet o el teléfono, en fin, conectados a la televisión o a el internet, que en la mayoría de los casos no ofreció buena oferta formativa, ética o educativa. Los niños de la pandemia aumentaron su ingesta de comida chatarra y disminuyeron sus horas de juego o ejercicio, disminuyeron la interacción con el otro, pero también su interacción con el mundo, poder tocar, explorar, todo aquello que está más allá de las paredes que enmarcan la casa. Los niños de la pandemia perdieron dos años de educación de calidad pues un año estuvieron en ensayo y error en educación en línea y el segundo año, aunque ya dominada esta modalidad educativa, nos demostró que la escuela es insustituible, que la relación con los otros es muy importante y sobre todo el encuentro en el acto educativo. 

Es por ello que en la actualidad podemos ver muchas carencias en nuestros niños de edad preescolar carencias motoras, sociales, del habla, no se diga de conocimientos, etc. Afortunadamente los niños tienen la capacidad de reaprender y aprender muy rápido y las familias demostraron amor he hicieron lo que pudieron por mantenerlos a flote y los seguirán haciendo. Pero como padres, adultos, docentes o formadores de la infancia debemos tener conciencia que debemos de trabajar con más ímpetu en subsanar estas carencias, no debemos dejar este vacío formativo y considerar que aún podemos logran un desarrollo óptimo para nuestros niños de la pandemia. 

DOCUMENTOS CONSULTADOS 

​​ 

​​Americanos, O. d. (2010). www.iin.oea.org. Obtenido de http://www.iin.oea.org/pdf-iin/rh/primera-infancia-esp.pdf 

​National Library of Medicine. (27 de mayo de 2020). PMC PubMed Central. Recuperado el 19 de mayo de 2023, de https://ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles 

Diplomado en terapia infantil

Atenta invitación

Más Información

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
[email protected]

@landing19
https://www.psicoedu.org/diplomado-lenguaje/
cabezafanpage

Deja una respuesta