La importancia de la educación y disciplina positiva

La importancia de la educación y disciplina positiva

 

Por Lic. Erika Garza

 

brain-2062057_640

Por Lic. Erika Garza

Hoy me gustaría platicar acerca de  la importancia de introducir la disciplina positiva en la educación infantil, desde la educación en casa hasta la educación en las aulas y también en el ámbito terapéutico.

Considero que como generación crecimos en una “mezcla” de la educación tradicional y antigua en la cual se imponía la autoridad, los padres utilizaban en la mayoría de las familias los castigos físicos y la autoridad impuesta dejando a los hijos sin voz ni voto en muchos temas.

Después de esto considero que la generación de nuestros padres empezó a actuar un poco diferente, los castigos físicos ya no eran tan comunes, nos daban oportunidad de expresarnos y llegar a acuerdos en algunos temas, etc.

Aún así estuvieron a prueba y error entre lo que ellos conocían como “educación y disciplina” y la nueva información que recibían.

Y  llega nuestra generación siendo padres y ahora sí hay muchísima información, conocimiento, herramientas en las cuáles nos damos cuenta que es muy importante para el desarrollo óptimo de nuestros hijos, alumnos y pacientes la educación y disciplina positiva.

Después de tantos estudios se ha comprobado que utilizar la disciplina y educación en positivo trae muchos beneficios emocionales, sociales y de auto estima a los menores y sobretodo que fortalece el vínculo entre padres e hijos, maestros y alumnos, terapeuta-paciente y dicho vínculo crea relaciones más abiertas, dónde fluye la comunicación, empatía y respeto mutuo.

A continuación dejaré algunas recomendaciones que podemos utilizar con nuestros pequeños para fomentar esta gran herramienta.

-Reforzamiento positivo

Se trata de hacer halagos mientras el menor realiza una conducta esperada, premios sociales y verbales.

Como ejemplo si el menor está jugando con su hermana tranquilamente, decirle: “me encanta que trates así a tu hermana” etc.

-Programa de puntos

Consiste en seleccionar las conductas que queremos que se incrementen (hacer los deberes, apuntar en la agenda, salir con amigos, cepillarse los dientes…). Una vez seleccionada elegiremos un reforzador para cada una de ellas.

Se puede utilizar una gráfica semanal, en la cual se especifiquen las conductas deseadas y los días de la semana, por cada día si se logró el objetivo de cada conducta se pone una seña y al completar 5 días o la cantidad que hayan acordado juntos, se obtendrá un premio que puede ser de carácter social (una salida, una ida al cine) o bien un premio físico (una nieve, un juguete, etc.).

También existen algunas estrategias para erradicar o disminuir las conductas negativas o no deseadas utilizando la disciplina positiva, a continuación menciono algunas de ellas.

-Extinción

Esta estrategia consiste en “ignorar” la conducta inadecuada o no deseada del niño (rabieta, amenazas, insultos).

Debemos retirar la atención de la conducta, ya que en muchas ocasiones este tipo de comportamientos los pueden utilizar para llamar nuestra atención y al no prestarle atención a dicho comportamiento, ellos no van a asociar estas conductas con nuestra repuesta ante las mismas.

Lo ideal es no ceder ante ellas en ningún momento.

-Tiempo fuera

Esta estrategia consiste en retirar al niño físicamente del espacio actual para trasladarlo a su habitación o algún otro espacio determinado y seguro por un breve espacio de tiempo.

También pueden ser los padres los que se retiras del lugar en caso de no ser viable trasladar al niño.

Se debe hacer de forma inmediata cuando se presente la conducta no deseada, para que el niño asocie directamente dicha acción con una actitud neutra, utilizando un tono de voz objetivo y sin emoción o actitud de enfado, sin gritar, etc.

En el caso de que el niño pregunte por qué le hacemos eso, le daremos una explicación concreta sin carga emocional del motivo.

Se sugiere que el tiempo de aplicación sea de aproximadamente 5 minutos y nunca excediendo los 10 minutos y siempre con supervisión. Después de dicho tiempo el niño puede regresar al sitio donde se presentó el conflicto después de que su comportamiento haya sido adecuado por al menos 1 minuto.

  1. Sobre corrección

En esta herramienta el niño deberá “reponer” el daño ocasionado.

Debe practicar de manera correcta la tarea que se le ha pedido, esta técnica se utiliza ante conductas que provoquen un daño o deterioro, por ejemplo: derramar la leche, romper algún objeto, etc.

El niño deberá limpiar, recoger, reponer el ó los objetos dañados por su conducta.

Es muy importante mencionar que no se debe actuar con enojo cuando se presente la conducta sino explicar lo que sucedió y la consecuencia que se debe asumir para corregir su error.

Se deben ignorar los llantos, rabietas o resistencias del niño, intentando mantenernos tranquilos pero firmes hasta que la tarea termine o el niño empiece a hacerlo sólo, y al final de preferencia hacer una reflexión de lo que sucedió junto al niño.

Todas estas herramientas nos pueden ayudar a fomentar la disciplina y educación en positivo en nuestros hijos, alumnos y pacientes, espero que esta información sea de ayuda.

Agradeciendo su atención. Quedo de ustedes

Diplomado en terapia psicología clínica

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja una respuesta