Atizapán de Zaragoza

Estado de México

+52 5558210443

Informes

Lun - Vie 10:00 - 20:00

Horario de Atención

COMPRENDIENDO LOS GRANDES CAMBIOS A LOS 2 AÑOS

 

Por Paola Aragón Jaime

Por Paola Aragón Jaime

Si eres educador, padre de familia o tienes a tu cargo niños en etapa de desarrollo de entre los 24 meses, más, menos, esto puede ser de gran utilidad para ti.

¿Te has preguntado por qué ha cambiado tanto tu niño en esta etapa? ¿Por qué se ha vuelto más “rebelde” ?, si has pensado que no entiendes qué le pasa, que ya no puedes más con todos los “malos comportamientos” que está teniendo, si te preocupa que, de un tiempo para acá, utiliza frases como: “eso es mío”, “yo solo”, “yo”, “no quiero” y que no sepas cómo permitirle que lo realice sin ser “permisivo”. Sin duda esta información es para ti, en donde podrás comprender qué está sucediendo en tu niño y así poder acompañar en el proceso de desarrollo para que puedan formar vínculos afectivos saludables.

Durante el desarrollo inicial de nuestros niños, se experimentan grandes cambios físicos, psicológicos, conductuales, motores, en donde van construyendo su propia inteligencia y se van definiendo en personalidad con forme cada etapa de su desarrollo se los va permitiendo, esto gracias a su interacción que tienen con el entorno que les rodea (Palacios, Marchesi y Coll, 1999).

Aquí nos centraremos en los cambios que suceden a partir de los 18 meses en donde comienza este gran cambio para llegar a los también conocidos “terribles dos” o “primera adolescencia”, esta etapa no es otra cosa más que un periodo en el que el niño aprende a conocerse a sí mismos, identificando que está desconectado de sus padres y que tiene la capacidad de decidir diferente a sus padres, esto lo logra gracias a la negación que tiene de la otra persona o situación, es por eso que una de sus palabras favoritas en esta etapa es el “NO” (Caraballo, 2020).

            En esta etapa pueden surgir diferentes dudas y poca comprensión sobre lo que está sucediendo con nuestros niños, puede llegar a causar desesperación por no saber cómo manejar los nuevos límites que está poniendo el niño, lo que nos debe de tranquilizar es que es una etapa necesaria y saludable en donde tenemos que comprender la nueva lógica que está utilizando y cómo está sobrellevando este proceso de individuación, el cual Jung (1934) lo define como el proceso de diferenciación, constitución y particularización de la propia esencia.

Como ya se mencionó, alrededor de los 18 a los 24 meses, surgen diferentes cambios en los niños, a continuación, se irán enlistando los cambios significativos que se viven en esta etapa según Martínez (2019):

  1. Área del lenguaje:
  • El niño repite todo lo que escucha.
  • El número de palabras que tiene en su lenguaje van de las 200 a 300 palabras.
  • Las frases que utiliza son cortas y sencillas.
  • Su comprensión es mayor a lo que su vocabulario verbal puede expresar.

 

  1. Área intelectual:
  • La mayoría de sus aprendizajes es a través de experiencias sensoriales, es por eso por lo que para estar seguro de algo que acontece tiene que experimentarlo por él mismo con todos sus sentidos.
  • Aumenta su capacidad de observación, por ende, se vuelve más curioso y explorador.
  • Su memoria aumenta, su mente se vuelve como una cámara de fotografía, en donde se reproduce todo lo que observa.

 

  1. Área emocional y social:
  • Se desarrolla el sentido de sí mismo.
  • Se vuelve egocéntrico, en el sentido de no querer compartir, debido a que no sabe cómo hacerlo, esto es un proceso normal.
  • Lo desconocido le causa miedo y surge la conocida angustia por separación.
  • Necesita orden, en sentido de que necesita que las cosas y las personas permanezcan constantes.

 

  1. Área motora:
  • Su motricidad gruesa se perfecciona, como el equilibrio, correr, saltar, trepar, patear pelotas, subir y bajar escaleras, empujar y lanzar objetos.
  • Surge una necesidad de movimiento, no puede estar sentado o quieto por largos periodos de tiempo.

Gracias a este proceso de desarrollo que viven los niños en esta etapa, surgen procesos de independencia que tenemos que acompañar para lograr niños exitosos emocionalmente y seguros de sus decisiones, ayudando a validar lo que van descubriendo y con esto se va construyendo el poder personal que el niño tiene como necesidad lograr.

En todo este proceso, ¿Qué tiene que hacer el adulto?, dentro de mi experiencia en como psicóloga infantil, he descubierto que debemos tener un acompañamiento consciente desde el amor, para ayudar a completar los procesos antes mencionados. Lo vamos a ir logrando mediante:

  • Respetemos y reforcemos los límites que va poniendo el niño, siendo una guía en el descubrimiento que va teniendo de sus emociones.
  • Dejarlos escoger, siempre y cuando estas elecciones no impliquen un riesgo en su vida, para así generar en ellos el poder de decisión.
  • Evitar momentos en los que sientan que están perdiendo el control, con esto podemos dar alternativas.
  • Establecimiento de rutinas en donde generemos control en la vida del niño, dándose cuenta de que después de una situación viene otra, tal como la alimentación, el sueño, el juego.
  • Aceptar las rabietas como una situación presente dentro de su desarrollo saludable, marcando límites en donde se establezca conciencia de lo que está sucediendo.

Es por eso por lo que se propone que cuando nuestros niños presenten momentos en donde marquen su independencia y se haga presente el proceso de individuación, lo veamos de esa manera, como un proceso necesario para determinar su personalidad que, gracias a nuestro acompañamiento consciente y paciente, lograremos niños con éxito, por lo tanto, tenemos que:

  • Validar: “Sé que es difícil para ti compartir una de tus dos pelotas, pero podemos jugar con esta mientras ella juega con esta, así los dos se divierten”.
  • Modelando: “Te voy a enseñar como podemos prestar una pelota y seguir divirtiéndonos juntos”.

Es claro que cada situación es diferente, por eso debemos acompañar y conocer a nuestros niños, así como el entorno en el que se encuentran, para poder establecer límites claros y amorosos. Esto que se mencionó anteriormente, son pautas desde un desarrollo “normal”, sin embargo, cada niño es diferente. Si creemos que no tenemos las herramientas necesarias o no sabes cómo acompañar este y otros procesos psicológicos de los niños, pueden acercarse y consultar a un profesional en el área, para que juntos vayan comprendiendo este camino desde una práctica respetuosa y consciente.

 

 

 

 

Referencias

Caraballo, A. (2020). Los terribles dos años del bebé. Recuperado de: https://www.guiainfantil.com/articulos/bebes/los-terribles-dos-anos-del-nino/. Fecha de revisión: 21 de febrero de 2021.

Jung, C. G. (1934). Sobre la formación de la personalidad. En C. G. Jung, Realidad del alma (pp. 173-200). Buenos Aires: Losada

Martínez, M. (2019). Cómo disfrutar y sobrevivir a los terribles dos años.  Recuperado de: https://mariana-martinez.es/blog/como-disfrutar-y-sobrevivir-a-los-terribles-dos-anos/#:~:text=En%20este%20sentido%2C%20los%20dos,aliento%20ser%C3%A1%20m%C3%A1s%20que%20suficiente. Fecha de revisión: 21 de febrero de 2021.

Palacios, J., Marchesi, A. y Coll, C. (1999). Desarrollo psicológico y Educación. I, Psicología Evolutiva. Madrid: Alianza

Diplomado en terapia de lenguaje

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
[email protected]