Castigos vs. Límites en la educación como maestra

Castigos vs. Límites en la educación como maestra

 

Por Joedy K. Infante Puente

 

Por Joedy K. Infante Puente

Desde generaciones pasadas todos los niños han sido criados con castigos físicos o verbales al momento de corregir una conducta considerada para el adulto inadecuada. Sin embargo, todo ha evolucionado y se debería actualizar y cambiar, por ello no podemos dejar atrás algunos conceptos o conductas para mejorar y enseñar, como es el caso de los castigos.

En este espacio, se hablará un poco sobre cómo sustituir el castigo considerado como uso de fuerza para causar malestar o dolor para corregir una conducta en el niño que puede ser verbal y/o física. El cual es ejecutado a nivel mundial por millones de padres y adultos en infantes. En el caso de Latinoamérica y el Caribe, 1 de cada 2 niños según estadísticas de la UNICEF (2018), son castigados con nalgadas, insultos, entre otros, lo cual solo genera temor, miedo, ansiedad, angustia, frustración, estrés, inseguridad, desconfianza y no aprendizajes en los niños.

Por otra parte, podemos conocer sobre los límites, según Verduzco y Murow (2004) “señalan hasta dónde puede llegar un niño en su comportamiento” (p.3), es decir, delimitar estableciendo reglas de manera respetuosa sobre qué puede hacer el niño, para preservar su seguridad y bienestar a través del diálogo. Lo cual generará seguridad, vínculos afectuosos, conocer hasta dónde puede llegar, enseñanza desde la disciplina positiva, empatía, regulación e inteligencia emocional.

Desde el patrón del castigo podemos conseguir padres o maestros rígidos, autoritarios y firmes o por el contrario muy permisivos y amables; el cual también es una manera de violentar a los pequeños, debido a que no están previniendo un ambiente seguro para ellos. Por el contrario, establecer excesivamente límites genera control, lo que ocasiona una sobreprotección al niño, lo cual crea inseguridad e incapacidad de realizar las cosas por sí solo, con miedos.

Ahora bien, si reflexionamos bajo estas situaciones en el cual se puede evidenciar las consecuencias de los castigos en los seres humanos, por qué no intentar ser más creativos, empáticos y pacientes para poner límites. Debido que para los castigos podemos encontrar estrategias que son sin violencia, pero no genera vínculos y aprendizajes, como es caso del tiempo fuera, lo cual el pequeño tiene que sentarse a pensar sobre qué hizo mal durante el tiempo establecido según su edad. Y en lugar de eso, sensibilizar o dar opciones para solucionar dicha situación, dialogando y buscando desde el origen que ocasionó la situación y solucionarlo juntos el niño y el adulto.

Para poder lograr esto último mencionado, debemos generar vínculos y conexiones emocionales a través de una buena relación padres, adultos o maestros y niños, límites con herramientas respetuosas acordes a la etapa de desarrollo de los niños, trayendo de la mano la regulación emocional. Claramente, esto no quiere decir que el niño o niña no se enoje o se desborde (haciendo berrinches) por el límite establecido, pero si logramos evitar lastimar su autoestima, optimizar la comunicación, y por último y no menos importante, mejorar y generar conexiones neuronales.

Se debe tener presente que los bebés no necesitan límites debido a que ellos tienen un cerebro reptiliano, primitivo y requieren interacciones, el cual dependen de un adulto y hay que servirles y devolver a través de elogios, calma, atención a sus necesidades, De igual manera hay que recordar que no atender sus necesidades en momentos de inseguridad y miedo, generan reacciones intuitivas, por eso lloran, muerden, pelean, debido a que requieren seguridad. Luego, inicia el cerebro emocional, el cual entienden que son un ser amado, conectado, hablan y expresan sus emociones, necesitan explorar y conocer el mundo que los rodea, dicen muchos no y quieren hacer todo solos, se rige bajo el principio del placer, solo quieren jugar y disfrutar. Las frustraciones de igual manera, son más frecuentes porque encuentran muchos no y es cuando debe iniciarse a establecer límites, debido a que es un cerebro inmaduro emocionalmente, pero se debe recordar y comunicar que para protegerlos hay que poner límites y dar explicaciones breves y de fácil comprensión.

En el caso de los límites es muy importante el dialogar, negociar, compartir su interés, apoyar y animar, nombrar que está viendo, tocando y sintiendo, tomar turnos y la enseñanza del autocontrol, platicar sobre los inicios y finales. Esto ayudará a generar conexiones neuronales, vínculos emocionales, así logrando la adquisición del lenguaje, estimulación a través de la exploración, desarrollando así la empatía, comunicación y seguridad. Siempre hay que tener presentes que la calma del adulto es calma del niño, por ello, debes ser un ejemplo y deber tener la capacidad y tomar la decisión de cambiar para generar un niño sano no solo físicamente sino también emocional y mentalmente.

Poner límites a niños entre tres y ocho años de edad, los cuales serán fundamentales para el crecimiento del niño, lo principal debe ser la seguridad y bienestar, esto será prioridad. Seguidamente, asegurar que el lugar sea seguro para que puedan explorar, darle opciones para que tomen decisiones, estableciendo límites para generar independencia, jugar para lograr conexiones emocionales. También aprovechar en dar instrucciones a través del juego ya que generan mayor colaboración, como puede ser el momento de recoger los juguetes o hacer tareas del hogar. Hablar en positivo, redirigir su atención, explicar y decir que espera que haga el niño, en lugar de decir no o tener que regañar luego. Dar contención emocional.

En el caso de la preadolescencia y adolescencia se debe generar tiempo de calidad, acuerdos y compromisos, dialogar, realizar reuniones semanales y validar sus emociones, para generar adolescentes autónomas e independientes responsables. De igual manera, deben existir conexiones emocionales, interacciones positivas en lugar solo regaños, crear momentos de calidad.

El mantener un límite es fundamental, la disciplina positiva al igual que los límites no quieren decir que se hará lo que el niño quiera y evitará que se frustre. Por el contrario, se le ayudará a través de las herramientas anteriormente mencionadas, para solucionar dichas dificultades y aceptar los límites.

Ahora ya que conoces un poco más de información, te atreverías a cambiar tú metodología de corrección de conducta, en lugar de corregir a través del miedo, enseñar a través de los límites significativamente, ¿cambiarías? Reconocer que estuvimos mal, es el primer paso para iniciar a ser respetuosos con los pequeños. Todos nos equivocamos y somos humanos, ahora lo importante es disculparse, disculparte y reparar. Se tiene que enseñar a reparar con acciones, los adultos son el ejemplo de los niños.

Referencias:

Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (2018). Poner fin al castigo corporal. Extraído el 24 de marzo de 2022 desde https://www.unicef.org/lac/historias/poner-fin-al-castigo-corporal

Guerrero, M. (2019). Límites Respetuosamente [Discurso principal]. Taller de Psicoeducar, Mérida, Yucatán.

Verduzco, M. y Murow, E. (2004). Cómo poner límites a tus niños sin dañarlos. México: Editorial Pax.

Diplomado en terapia de lenguaje

Atenta invitación

Más Información

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
[email protected]

@landing19
https://www.psicoedu.org/diplomado-lenguaje/
cabezafanpage

Deja una respuesta