Buscar

YO SOY TÚ Y TÚ ERES YO

 

Comencé este artículo con una conocida canción “de amor”  con la intención de reflejar, como en una sola estrofa musical, se puede  condicionar la dicha y felicidad a una persona,  y esto pareciera una cotidianeidad,  pues a menudo, las historias, canciones, temas de películas, etcétera,  evidencian el verdadero dolor  profundo en toda relación de pareja: el miedo a verse a sí mismo.

Sin embargo, si abordamos el tema de pareja, desde una visión transpersonal, mediante la cual existe siempre un “para qué” en todo acontecimiento, la mirada al tema de pareja adquiere otro significado, pues toma su base en la oportunidad de desarrollo que implica  la convivencia con la persona que nos acompaña, es decir que la vida nos ofrece aquellas relaciones de pareja y situaciones propicias y exactas para nuestro crecimiento.

Por lo anterior, es que considero importante,  abordar la trascendencia  que tiene “ese darme cuenta” de aquello que la relación me  enseña  acerca de mi misma así y  viendo al otro como un gran maestro.

Si tenemos en cuenta nuestra infancia,  nuestra historia emocional y el equipaje evolutivo de cada uno,  vislumbramos de manera evidente que  ningún vinculo existe por casualidad. A la pareja la elegimos y nos elige y esa elección que se produce,  hace que dos personas se conviertan durante el tiempo que dure la relación en compañeros de vida y camino, aunque también existe el otro lado de la moneda: muchas relaciones se sostienen de manera inconsciente, en lo que esa unión representa y regala, no siendo evidente el enfoque de la misma hacia el crecimiento y el desarrollo mutuo.

Considero que al elegir una pareja, buscamos la compañía, la complicidad, la sintonía y sin duda, también sanar heridas del pasado o comprender rasgos de nosotros mismos a través de la función de espejo que el otro nos ofrece. Asimismo, proyectamos nuestras necesidades y nos enamoramos exactamente de lo que necesitamos para que nuestro nivel de conciencia se permita dar un salto  quántico, si nos “damos cuenta” por supuesto.

La experiencia en esta sociedad llena de divorcios y dramas de pareja, demuestra que con el amor no basta: que es urgente seguir ciertos principios que hacen la convivencia más sencilla. Dentro del ámbito de las relaciones de pareja existe un reservorio de conflictos porque en el fondo siempre se quiere culpar al otro, en lugar de asumir la cuota de responsabilidad personal.

La pareja mueve las fibras más sensibles del ser, porque de esta manera, evito verme a mi misma.  Y es que la realidad es que vamos a la relación de pareja, queriendo ver lo que me conviene, mi ideal, lo que deseo pero no así la realidad, cuando descubro que mis  expectativas  colocadas en la relación no pueden ser satisfechas, surge la frustración y decepción.

La pareja es el sistema mediante el cual, considero que todos los conflictos no resueltos, en cada uno de los integrantes, surgen, a veces con fuerza en otras mas de manera sutil,  pues la relación de pareja muestra los fantasmas enterrados que permanecen como sombras de las relaciones no sanadas con los padres.

Lo anterior, es porque sin duda alguna, muchos conflictos de pareja se derivan de la forma de relacionarse entre ellos, obviamente con pautas aprendidas del comportamiento en las familias de origen:  nuestros padres en especifico, pues aprendimos desde la forma en que cada uno  de ellos actuaba con respeto al otro,  asimismo también viene cargada de un sistema de creencias, valores, la educación recibida,  el ambiente, las lealtades e inclusive los secretos familiares, por ejemplo, infidelidades o hijos fuera del matrimonio, entre muchos otros.

La mayoría de los pacientes que acuden a terapia, siguen teniendo la ilusión de que algún día llegara a su vida, aquella persona que tanto han deseado y que su vida seria  tan maravillosa, sin embargo es infantil pensar que “el vivieron felices para siempre”  resolverá los retos diarios en la vida en pareja.

Deepak Chopra, afirma que las relaciones son como espejo:Todos somos extensiones del campo universal de energía, distintos puntos de vista de una única entidad. Esto implica ver todas las cosas del mundo, a todas las personas del mundo, y darnos cuenta de que estamos mirando otra versión de nosotros mismos. Tú y yo somos lo mismo. Todo es lo mismo.”[1]

En  consecuencia,  en este orden de ideas, apoyando lo que afirma este autor, todos somos espejos de los demás y debemos aprender a vernos en el reflejo de las demás personas, a esto se la ha denominado espejo de las relaciones. A través del espejo de una relación, descubro mi yo. Por esta razón, el desarrollo de las relaciones es la actividad más importante de mi vida. Todo lo que veo a mi alrededor es una expresión de mí mismo.

La proyección de visión particular y los conflictos que produce esta, es otro punto que hay que tomar en cuenta. Ya que es una plataforma diferente con la que observan la vida por un lado la persona optimista y por otro lado la pesimista.  Un tipo de persona ve solo lo “negro” del acontecimiento: el lodo que deja la tormenta, el frío de una noche invernal despejada. Otro percibe el aspecto “blanco” del hecho: el olor a hierba mojada, las estrellas del limpio cielo. Todo depende del juicio preconcebido que se haya formado en la mente.

Juzgamos la vida, circunstancias y personas, según el patrón de ideas que llevamos dentro de la cabeza. Estos prejuicios causan la mayoría de los conflictos que nos hacen sufrir y hacen sufrir a los que nos rodean. Responsabilizarse de que la opinión es mucho más reflejo del espejo individual creado por el mundo de ideas que construye cada persona.

Es probable que solo a muy pocas personas nos guste la idea de que nosotros mismos creamos la mayor parte de nuestro mundo. Preferiríamos pensar que ese trabajo lo tienen los otros. En forma inconsciente, gústenos o no, cada quien crea su experiencia interna y decide como manejarla. Una vez que esta se acepta, sin embargo, tenemos la capacidad de reescribir el guión, de dirigir la obra de nuestra existencia.

Virginia Satir escribió algo que resume este punto: “nada ha cambiado excepto mi actitud, por eso todo ha cambiado”. Así, la realidad, puede ser modelada hasta que ella misma nos grita el mandato que la obedezcamos tal cual ella es.

Cuando las personas deciden hacerse dueñas de su vida y de sus decisiones, el crecimiento personal no tiene límites.“El amor consiste en esto: Que dos soledades se protegen, se tocan mutuamente y se saludan” (Rilke)[2]

Poner el foco, no sólo en lo que el otro no me da o hace mal, si no en la asunción de la propia responsabilidad marca la diferencia en cuanto al rescate de la pareja y el resurgir de ambos desde lo más bello del Ser. Como menciona Bucay, “cuando, en presencia de nuestra pareja, somos capaces de trascender y traspasar nuestra angustia de soledad y autosuficiencia, es cuando nos permitimos acercarnos a los seres humanos con amor”. [3]

Así pues,  considero que en la  terapia de pareja,  se debe incentivar la comunicación y negociación, desde  una postura de respeto e inteligencia emocional -no por ello ausente de sinceridad y apertura- que permita la toma de decisiones maduras tanto para honrar la relación, agradecer y soltar  tomando todo como aprendizaje, como para desempolvar el amor cuando está cubierto por silencios y desencuentros, y lograr reencontrarse, siempre desde la postura de hacerme responsable.

[1] https://www.youtube.com/watch?v=sMc80zQOl2E

[2] Rainer Maria Rilke. (1997). Cartas a un joven poeta. España: Obeliscco.

[3] Bucay, J. y Salinas, S.. (2000). Amarse con los ojos abiertos. Argentina: Ed. Integral.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org