Buscar

Una Mirada hacia el Trastorno Bipolar

BOTELLA ABÁN SOFÍA GABRIELA

¿Qué es el Trastorno Bipolar?

“El trastorno bipolar es una enfermedad  psiquiátrica que consiste en la alteración cíclica y recurrente del estado de ánimo” (Jara, Lana, Schneider, 2008, p.22) Las persona que padecen esta enfermedad experimentan periodos de depresión o periodos en los que esta extremadamente feliz o malhumorada. (Merril, 2013) Los cambios de ánimo que experimentan estas personas normalmente duran varias semanas o meses. (Agell, 2010)
Tipos

Los trastornos bipolares se dividen en depresivos y bipolares, según la cuarta edición del Manual Diagnóstico Estadístico (DSM- IV). Estos se clasifican en : Episodio maníaco único, Episodio más reciente hipomaníaco, Episodio más reciente maníaco, Episodio más reciente mixto, Episodio más reciente depresivo

Y Episodio más reciente no especificado.  Algunas personas con Bipolar I, tendrán solamente fases maniacas, aunque la mayoría tendrá también periodos de depresión. En cambio los que padecen de trastorno bipolar II, experimentan más de una fase depresiva severa, pero solamente fases maniacas moderadas. Este tipo es el trastorno depresivo mayor recurrente con episodios hipomaníacos. También existen los Trastornos ciclotímicos, aquí las personas pasan por al menos dos años de síntomas hipomaniacos y depresivas alternados. Por último el trastorno bipolar no especificado cuenta con características bipolares que no cumplen los criterios para ningún trastorno bipolar especifico. (Agell, 2010)

¿Qué causa el trastorno bipolar?

Las causas del trastorno bipolar no están cien por ciento claras, sin embargo unos de los factores que contribuyen son,  los genes, porque la enfermedad es hereditaria, así como la anormalidad en la estructura y función del cerebro. Por lo tanto, los científicos están tratando de obtener más información sobre el trastorno a través de estudios. Quizás estas investigaciones puedan algún día ayudar a los médicos a predecir si una persona sufrirá del trastorno bipolar así como también puedan ayudar a los médicos a prevenir la enfermedad en algunas personas.

Síntomas

El sentimiento de depresión es algo que todos vivimos de vez en cuando,  pero la depresión  en el trastorno bipolar es mucho peor, continúa durante más tiempo y hace que sea difícil o imposible afrontar el día a día. Comienzan a surgir distintos cambios emocionales. Como por ejemplo, ganas de romper a llorar sin ningún motivo, perdida de interés en las cosas que solían gustarte, no disfrutar de las cosas, nerviosismo, inquietud, pérdida de confianza en sí mismo, sentirse inútil, y hasta ideas de suicidio.(Merril 2013)

El suicidio es altamente prevalente entre los individuos con trastorno bipolar .
Se cree que la impulsividad es un importante factor relacionado con la tendencia suicida.(Burgess 2007)

Aparte del cambio en las emociones, existen cambios en los pensamientos. Una persona con trastorno bipolar, es incapaz de pensar positivamente o con esperanza, no puede tomar decisiones simples y tiene dificultades para llegar a la concentración. En los cambios físicos se nota mucho la pérdida de peso, la falta de sueño, el agotamiento prolongado, el estreñimiento y la perdida de interés en el sexo. Finalmente las personas que padecen de este trastorno experimentan ciertos cambios en su conducta, tal como lo es la dificultad en empezar o acabar cosas, llorar muy seguido, y evitar la compañía.

Tratamiento

Hoy en día no existe la cura para el trastorno bipolar, sin embargo existen tratamientos que disminuyen la frecuencia, severidad y consecuencias de esta enfermedad. Algunos de los tratamientos son los estabilizadores del estado de ánimo como lo son el litio, fundamentalmente,junto al valproato y la carbamazepina. También en ocasiones se combinan con neurolépticos como las clorpromazina, benzodiazepinas,etc. (Merril 2013)

El tratamiento es un reto para el clínico y la participación del paciente. Cabe destacar que aunque los estudios de tratamiento farmacológico se orientan en su mayoría a la monoterapia, en el curso de éstos se permite el uso de otros fármacos estabilizadores, antipsicóticos de segunda generación o benzodiacepinas, sobre todo para el control de los episodios de agitación, lo cual orienta a que aunque se opte por un tratamiento preferentemente con monoterapia, eventualmente se requerirán de otros psicofármacos durante los episodios agudos y debido a la tasa de recurrencias. La combinación de psicofármacos es una alternativa viable en una gran proporción de los pacientes.

Uno de los tratamientos más efectivos es la terapia cognitiva-conductual. Se han aplicado varias intervenciones bajo la denominación de esta terapia, en este caso el objetivo es aplicar los principios cognitivo-conductuales a los pacientes para que se adhieran a la medicación y adquieran habilidades o reduzcan los problemas que acarrea este trastorno. Ésta se ha utilizado dentro de programas de psicoeducación.

Actualmente es una de las intervenciones más relevantes, con la que se han realizado más estudios y sobre la que hay clara evidencia empírica de su eficacia. A lo largo del tratamiento se entrena al paciente y a su familia a aceptar que el trastorno es real y que probablemente es crónico, que es necesario el tratamiento farmacológico junto al psicológico una vez haya sido dado de alta, identificar los estresores que pueden precipitar la recaída, aprender el modo de modificar los patrones familiares disfuncionales y ser capaz de hacerle frente a los estresores en el futuro.

Otra  terapia que se utiliza en el trastorno bipolar es la denominada terapia interpersonal y del ritmo social que es de tipo individual. Se centra en dos aspectos básicos: las relaciones e interacciones interpersonales y establecer rutinas cotidianas, basados en la hipótesis de la estabilidad del ritmo social. Este tipo de terapia no tiene una duración concreta por la necesidad de un tratamiento a largo plazo, dada la condición crónica de la enfermedad. Da una gran importancia a la regulación del sueño que, como se sabe, es de gran relevancia en este trastorno. Si se regula el sueño esto incide positivamente en su estado emocional. Si además identifica adecuadamente los eventos vitales que le llevan

a la ruptura de sus rutinas y las relaciones interpersonales problemáticas, todo ello conduce no sólo a una mejora de su estado emocional, sino también de su vida social.

Conclusión

El trastorno Bipolar repercute en todos los aspectos de la vida de quienes lo sufren, la carrera profesional, las relaciones personales, los estudios, los pensamientos, las emociones, la energía, el sueño, el peso, la salud física, entre otras cosas más. ()

Existen varios tratamientos para el trastorno bipolar con los cuales una persona puede continuar su vida sin afectar todos estos aspectos.  Principalmente es necesario encontrar al doctor adecuado para manejar cada situación y utilizar la terapia y los fármacos que más se le acomoden a su nivel de enfermedad. En lo personal me parece que la combinación de terapias y fármacos, y no solo uno, son los ideales para tratar esta enfermedad, ya que los cambios neurológicos que tiene el trastorno bipolar, los fármacos se encargaran de regularlos, y en cambio la terapia, se encargara de regular los cambios de emociones. Como ya antes mencionado esta enfermedad no tenía tanto peso y no le tomaban mucha importancia, pero hoy en día se reportan cada vez más casos de este trastorno, y  es importante tratarlo para tener un bienestar emocional y físico.

Referencias

Agell, I. (2010). Trastorno Bipolar (Maníaco depresivo). [http://www.sepsiq.org/file/Royal/TRASTORNO%20BIPOLAR.pdf  [Recuperado 10 Noviembre 13].

Anderson, E., Ardekani, B.A., Burdick, K. E. (2013). Superposición y anomalías distintas de sustancia gris y blanca en la esquizofrenia y el trastorno bipolar I.. http://www.psiquiatria.com/articulos/trastorno_bipolar/60615 . [Recuperado 14 Noviembre 13].

Becoña, E., Lorenzo, M.C., (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para el trastorno bipolar. Psicothema. 13 (3).

Burgess, W., (2007). Manual del trastorno bipolar. 1st ed. España: Robinbook.

Castañeda, M., Tirado, E., Feria, M., Palacios, M., (2009). Funcionamiento neuropsicológico de adolescentes con trastorno bipolar. Revista Colombiana De Psiquiatría. 32 (4).

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a info@psicoedu.org

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org