Buscar

TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN

Erika Romero Gómez

Para considerar a un niño como poseedor del trastorno se necesita un patrón persistente de inatención y/o hiperactividad- impulsividad más allá de lo común, estos signos deben estar presentes desde antes de los 7 años.

Los signos y síntomas de éste trastorno se hacen más evidentes cuando ingresa a la escuela en donde se enfrenta a situaciones en las que requiere estructura, orden, retención, atención, memoria.

Muchas veces estos niños son etiquetados como “flojos”, “latosos”, “inquietos”, “desmotivados”, “deficientes mentales”,  o “mal educados” presentando problemas en la adaptación social en la escuela.

Existen varias causas de este trastorno, las cuales pueden ser neurológicas como un daño antes o después del nacimiento, como por ejemplo hipoxia, hemorragia cerebral, causas ambientales como el contexto socio- cultural, acceso a la información, estimulación por parte de los padres, cuestiones emocionales la situación emocional de los niños influye en su aprendizaje y puede llegar a afectar su rendimiento académico.

Para su diagnóstico y su tratamiento se requiere de un trabajo multidisciplinario en el que participen los padres, maestros, terapeuta y médico.

Los niños que presentan trastorno por déficit de atención presentan los signos por lo menos en dos ámbitos distintos por ejemplo, en la escuela y en la casa en donde muestran alteraciones como impulsividad, hiperactividad y desatención en el ámbito social y escolar.

La hiperactividad se manifiesta por la inquietud marcada; los niños no pueden permanecer en un solo lugar, si están sentados o parados, mueven continuamente manos y pies, corren, saltan en situaciones inapropiadas, hablan todo el tiempo, son muy demandantes, quieren platicar y formular preguntas constantemente. Tienen dificultades para jugar tranquilamente. Cuando más exigente es el entorno, en términos de orden y disciplina la hiperactividad resultará más problemática.

La inatención se manifiesta regularmente como la dificultad para concluir actividades. Su conducta es desorganizada, tanto en acción como en lenguaje.

También presentarse en el descuido de su persona y desempeño: olvidan con frecuencia objetos , pareciera como si su mente estuviera en otra parte, muestran dificultades para comprender el mensaje verbal. Su foco de atención está cambiando constantemente, se distraen fácilmente con cualquier estímulo interno (propias ideas) o externo (estímulo en el ambiente). No prestan atención a los detalles, parecen no escuchar cuando se les habla y no finalizan tareas.

La impulsividad se observa a través de la conducta impaciente, son incapaces de esperar turnos o respetar reglas de juego, son muy bruscos en sus maneras de interactuar, incapacidad de autocontrol, tanto en su comportamiento social como en la ejecución de cualquier tarea. Responde de forma precipitada a las preguntas y suele interrumpir a los demás, los signos clínicos aparecen en distintos contextos, pero no siempre presentan el mismo patrón de intensidad.

El TDAH altera diversas esferas del individuo:

a)Afectiva- se presenta escasa tolerancia a la frustración y labilidad emocional. Estos niños son susceptibles a la negativa de los demás o al fracaso, sus respuestas son regularmente desproporcionadas al estímulo que las suscita y cambian fácilmente de estado de ánimo.

b)Social- las cualidades de su comportamiento los convierte en niños de difícil manejo. El niño se siente frustrado y puede percibir su entorno en términos de agresión y de amenaza, esto comienza a convertirlo en una persona resentida, inconforme y por consecuencia rebelde, enojada y oposicionista hasta llegar a presentar un trastorno severo de conducta. Su autoestima se ve deteriorada, experimenta rechazo de lo padres, maestros y compañeros.

c)Escolar- debido a la inatención e hiperactividad- impulsividad algunos niños también presentan otras deficiencias que agudizan sus problemas de aprendizaje.

Debido a los problemas de aprendizaje es muy frecuentemente se sospecha de un compromiso intelectual sin embargo el coeficiente intelectual permanece dentro del rango normal esperado para su edad, pero es la deficiencia de atención lo que da lugar a que su funcionamiento en la vida cotidiana esté deteriorado.

Además de los signos cognitivos se pueden encontrar deficiencias en la organización del movimiento, ya que estos niños suelen ser torpes desde el punto de vista motor.

Conclusión:

El TDAH es importante identificarlo y tratarlo a temprana edad para evitar dificultades en el desarrollo y sobre todo a nivel social y emocional ya que puede repercutir en su adaptación al entorno futuro.

La terapia psicopedagógica es fundamental para poder obtener buenos resultados en el tratamiento de dicho trastorno, así como la terapia motriz que ayude a minimizar ansiedad, impulsividad e hiperactividad, ayudando con ejercicios de autocontrol.

El trabajo con la familia es de suma importancia en el trabajo con el niño ya que es su entorno directo, y en ocasiones el sistema familiar es el principal motivo por el cual el menor se ve afectado así como la terapia emocional para el manejo emocional.

BIBLIOGRAFÍA

Cómo tratar y enseñar al niño con problemas de atención e hiperactividad, Sandra F. Rief, ed. Paidós

Trastonos por déficit de Atención con Hiperactividad. Una guía práctica. Miranda Ana, Amado L. Y Jaque S. Ediciones Aljibe.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org