Buscar

SOBERBIA

YOLANDA ROMERO ANAYA

Uno de los graves problemas que hoy enfrentamos es la prepotencia, la discriminación el prejuicio, la terrible humillación de tantos por unos pocos y el problema medular es la soberbia.  La vida es como un ciclo, la iniciamos con esfuerzos, y a través de esos esfuerzos logramos llegar a alcanzar nuestras metas, nuestros logros.

Logros y metas que nos hacen llegar al éxito a través del esfuerzo realizado, de igual forma, ese esfuerzo y ese éxito que alcanzamos, nos van generando en algún momento, un sentido de autosatisfacción que tristemente y con facilidad nos lleva a la soberbia.

Soberbia por nuestro color de piel, soberbia porque tenemos más que el otro, soberbia porque nos hemos preparado más o sabemos más, soberbia hasta por tonterías, que no deberíamos sentir ni un ápice de soberbia, pero el hecho es que nos vuelve tan ciegos que opaca la capacidad de nuestro corazón para sentir con el otro.

En el libro “Palabras a mí mismo”, de Hug Prather. dice:  “Nadie está equivocado, cuando mucho a alguien le falta un pedazo de información”….  “Nadie tiene el monopolio de la verdad y deberíamos centrarnos en la necesidad de completarnos con la verdad de otros”.

La soberbia que nos llevará infaliblemente a la ceguera que nos lleva al tropiezo, tropezar nos lleva a la caída lenta, pero seguramente regresaremos a la humildad.

Preguntémonos, porque no empezar la vida siendo humildes, porque no continuarla de esa manera, evitando este ciclo doloroso que con tanta frecuencia nos hace daño y hace terrible daño a los demás.

La soberbia tal vez sea de los más terribles pecados y el único antídoto que tenemos para ello es la humildad.

Y ¿que es la humildad?

Algunos creen que ser humilde es una persona que no tiene nada y que vive en la miseria o con poco.  Esto es una deformación de la palabra humilde.

Para el cristianismo: … “Es una virtud moral contraria a la soberbia que posee el ser humano en reconocer sus habilidades, cualidades y capacidades; y aprovecharlas para obrar en bien de los demás, sin decirlo”…

Para Neil Amstrong …”Ser humilde es la actitud de la persona que no presume de sus logros, reconoce sus fracasos y debilidades y actúa sin orgullo”…

Humilde es la persona que no necesita nada, pero que puede tenerlo todo.   Al humilde no le importa excesivamente lo material, viva como viva, sólo le importa la relación que tiene con las personas que le rodean.  Y si con alguna persona tiene una relación complicada, ello no le afecta personalmente, su actitud siempre es abierta a tratar de comprender.  Su actitud es de ayudar a quien lo necesite (sin olvidarse de sí mismo como si le ocurre al orgulloso).

El orgulloso también busca de ayudar a los demás y quiere buenas relaciones, pero en contraposición, para el orgulloso es una necesidad, piensa constantemente como demostrar lo bueno, útil y capaz que es y lo que hace lo hace por propia necesidad, para recibir reconocimiento y el agradecimiento por sus logros y su entrega.

Cuando el reconocimiento no llega, al humilde le da igual, pues lo hace por amor a la otra persona, porque sabe que le ayuda.  En cambio, el orgulloso monta en cólera, se enfada y se deprime, pues su esfuerzo no le proporciona ningún beneficio.   No sabe el orgulloso que esta experiencia le sirve para quemar poco a poco el ego.

Todos, absolutamente todos, cometemos errores, hasta el más inteligente comete o dice errores, todos podemos ser el patito feo de la historia, cometer errores es parte de nuestra naturaleza, porque con ello aprendemos, crecemos y por el otro lado, todos esos dones, talentos y capacidades, hasta el color de piel,  nos fue dado gratuitamente, no hicimos nada por obtenerlo, entonces ¿de qué nos ufanamos?

La humildad, es sin duda, la madre de todas las virtudes, porque nos ubica en la realidad, en el aquí y ahora de lo que realmente somos como personas y eso nos favorece el sentido de fraternidad con los demás.

Desafortunadamente, los hijos de padres soberbios se acostumbran a imitar esos comportamientos, de tal manera que si nadie los corrige, las relaciones con amigos, compañeros del colegio y familiares comenzarán a verse mermadas, nocivas y peligrosas.

Algunas sugerencias obtenidas de Talento Infantil y Crecimiento Personal de los Niños,  pueden ser útiles para crecer en la humildad.

  1. Ayudarle a potenciar sus virtudes, talentos, dones, capacidades y habilidades positivas sin despreciar a los demás y sin creer ser mejor que nadie.
  2. Mostrarle que los demás también tienen cosas positivas y que pueden ser mejor que él en otros aspectos.
  3. Inculcarle una serie de valores humanos como: humildad, modestia, sencillez, respeto, solidaridad, tolerancia, honestidad, disciplina, obediencia, paciencia, reflexión.
  4. Ser paciente, pero no ceder ante conductas impropias ya que suelen ser personas con las que es difícil dialogar porque siempre quieren llevar la razón y pueden reaccionar de forma ofensiva ante cualquier contradicción o llamada de atención por su comportamiento.
  5. Enseñarle a pedir perdón, aunque ellos siempre crean que son los ofendidos, sus palabras pueden generar daño en muchas ocasiones y por ello han de aprender a disculparse.
  6. No darle todo lo que pida ni le consientas hacer todo lo que quiera, él debe valorar y apreciar muy bien lo que tiene, de lo contrario asumirá que lo tiene todo y que todo lo suyo es lo mejor, creándose un sentimiento de superioridad respecto a sus amigos.
  7. Enseñarle a no reírse del fracaso de los demás ni a envidiarse del éxito de otro. No les permitas que se alegren del mal ajeno.
  8. Si tienes más de un hijo, tratarlos a todos por igual y no hagas que ninguno se sienta superior al resto. No has de mostrar preferencias ni favoritismos porque eso puede originar que uno de ellos se sienta en ventaja frente a los otros y tome una actitud egocéntrica.

Aprendamos a ser humildes, vamos a evitar no solamente provocar mucho dolor a otros, si no provocarnos a nosotros mismos caer en ese ciclo vicioso de siempre caer para tener que volver a levantarnos con humildad.

Bibliografía:

www.guiainfantil.com Talento infantil y crecimiento personal de los niños.

Reflexiones de un ego en apuros.

Humildad.  Wikipedia.org

Libro: Palabras a mí mismo.  Hug Prather.

 

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org