Los niños y la educación permisiva

ADRIANA SALIMAR SANTÍN GÓMEZ

La familia, es considerada el núcleo base de la sociedad, la mayoría de los estudios sociológicos y psicológicos ponen a la familia como el núcleo central donde se asienta la sociedad. La familia es un componente crítico en la consolidación de una sociedad. Quiere decir, que la estabilidad de una sociedad tiene mucho que ver con la solidez de la familia, es en ella donde se recibe la educación para la vida, es la primera escuela social donde se entregan los cimientos para la formación socio afectiva y de relaciones interpersonales (Gubbins, 2002).

Los estilos de crianza con los que hemos sido educados dependiendo de la cultura, valores y características personales, tienen gran influencia sobre la forma de educar a los hijos.

Diana Baumrind (1980) propuso las tres categorías de estilos que provenían de una definición mucho más ambigua con subgrupos que ella había propuesto entre 1966,1968 y 1971:

 Autoritario: Ordenan o dicen siempre a los hijos que hacer.

Indulgente (permisivo): Dejan que los hijos hagan lo que quieran.

Asertivo o democrático: Proporcionan normas y orientación sin ser dominantes.

En esta ocasión quiero enfocarme en el estilo permisivo. En la actualidad podemos observar casos en que los niños tienen un control marcado sobre el adulto, quien llega a presentar desesperación, frustración, enojo y termina rindiéndose  a la voluntad del niño al no poder moderar el evento que se presenta.

Los padres permisivos  creen educar “con amor”, por ello establecer  límites, les causa conflicto. Permiten que el niño haga lo que le plazca, considerando que su hijo tiene el “derecho de elegir lo que desea”, “expresar como se siente” y que como su hijo (en muchos de los casos primero o único) esta “obligado” a satisfacer sus necesidades de todo tipo.

Pero el derecho de “elegir o expresarse” no se contrapone a educar con limites y valores, y si bien es cierto que tiene la obligación de satisfacer sus necesidades, entre ellas se encuentra la educación. El ser permisivo crea una confusión en el niño quien no comprende el porqué, fuera de sus padres, las personas de su alrededor, no satisfacen sus demandas.

Los hijos de padres permisivos presentan problemas de integración al interactuar con otros niños, y conflicto para seguir indicaciones a reglas establecidas.

Están convencidos que imponer su voluntad infringiendo las reglas, exigiendo con berrinches, acompañados de gritos y/o llanto excesivo, es la mejor manera de expresarse,  por lo tanto son impulsivos al carecer de autocontrol.

La frustración y el rechazo que experimentan les genera inseguridad y a la larga posibles conductas disruptivas, “una conducta en la que existe una violación del derecho de los demás o de las normas y reglas sociales apropiadas a la edad”. (Castro, 2007, pág. 397).

No obstante, el conocimiento de las repercusiones psicológicas que conlleva este estilo de crianza, puede ser la clave para buscar la orientación terapéutica y establecer un programa de intervención para la modificación de conductas.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org