Buscar

LOS NIÑOS Y EL MUNDO

Los niños son seres individuales que se desarrollan de manera diferente según sus características físicas, ambientales, familiares y culturales. Desde hace tiempo han sido objeto de estudio para comprender como es que aprenden a interactuar con el mundo, como se van desarrollando y adaptando a este.

Una de las perspectivas sostiene que el desarrollo sucede a partir de la experiencia o la adaptación al ambiente y se da de manera continua.

Los niños conforme se van desarrollando van aprendiendo cómo será su interacción con el mundo y para que este sea duradero es necesario que las experiencias sean constantes.

Las teorías conductistas sostienen que reaccionamos a condiciones o aspectos del medio ambiente que encontramos placenteras o desagradables y se van haciendo asociaciones que crean conexiones mentales entre dos eventos.

Las principales teorías son las de Pavlov (condicionamiento clásico) y Skiner (Condicionamiento Operante)

Pavlov ideó experimentos en los que perros aprendían a salivar ante el sonido de una campana que se tocaba en el horario de la comida. Estos experimentos fueron los cimientos del condicionamiento clásico, en el que la respuesta  (salivación) a un estímulo ( la campana) se evoca después de asociarse en ocasiones repetidas con el estímulo que la evoca de manera normal (Comida).

Esta teoría se puede observar claramente en un niño que desea agua y solo con señalar un vaso se la dan, si esta acción sucede varias veces de manera constante el niño crea una conexión entre estos dos eventos y ya no se esfuerza por pedirlo de manera verbal.

El condicionamiento operante es en el que el individuo aprende a partir de las consecuencias de su operación sobre el ambiente. Skinner quien desarrollo esta teoría encontró en sus estudios con ratas y palomas que un organismo tiende a repetir una conducta que ha sido reforzadas por consecuencias deseables o puede ser inhibida si es que la respuesta ha sido castigada.

En los niños, el reforzamiento es proceso mediante el cual se fortalece una conducta aumentando las probabilidades de que se repita y castigo es el proceso mediante el cual se debilita una conducta, disminuyendo las probabilidades de que se repita. El castigo consiste en imponer un evento aversivo o al retirar un evento positivo.

El reforzamiento puede ser positivo o negativo, el positivo consiste en dar una recompensa, el negativo consiste en retirar algo que no le agrada. El reforzamiento negativo alienta la repetición de una conducta mediante la eliminación de un evento aversivo. El reforzamiento tiene una efectividad máxima cuando sigue a la conducta inmediatamente y debe ser constante es decir que si una conducta se deja de reforzar se extinguir y volverá a su manifestación original.

Estas teorías confirman que si buscamos un cambio real y duradero en la conducta de un niño se debe de ser constante y firme en las situaciones o eventos en los que se desea desarrollar una nueva conexión mental.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org