LA PSICOMOTRICIDAD EN LA EDUCACIÓN INFANTIL

LA PSICOMOTRICIDAD EN LA EDUCACIÓN INFANTIL

por QUEZADA MARTINEZ DANIELA SUE-HEI

 

por QUEZADA MARTINEZ DANIELA SUE-HEI

La psicomotricidad ocupa un lugar importante en la educación infantil, ya que está totalmente demostrado que sobre todo en la primera infancia hay una gran interdependencia en los desarrollos motores, afectivos e intelectuales.

Es preciso recordar que la Psicomotricidad comenzó a estudiarse por Prever (1888) y Shin (1900), que realizaron descripciones del desarrollo motor, pero es en el siglo XX,  concretamente en 1907, cuando Dupre formula el concepto “psicomotricidad” como resultado de sus trabajos sobre la debilidad mental y la debilidad motriz.

Algunos autores como Stambak (1983) comenzaron a sostener que la psicomotricidad era una “rama de la psicología referida a la motilidad, como una de las formas de adaptación del individuo al mundo exterior”.  De esta forma podemos señalar que el objetivo de la psicomotricidad sería el estudio del papel del movimiento dentro de la organización psicológica general.

El término Psicomotricidad en la actualidad ha sido enriquecido desde diversas perspectivas y disciplinas, que se fundamentan en un cúmulo de necesidades propias del contexto actual, el cual ha roto los equilibrios del mismo hombre con la naturaleza, es decir, su interrelación con el mundo externo y concepción de imagen corporal.

Es por ello que se dice que somos un cuerpo conformado en una unidad psicoafectivo-motriz, que engloba conceptos como: el esquema corporal, la imagen corporal, lateralidad, tono muscular, equilibrio, organización postural, etc.

Por lo tanto, podemos atrevernos a decir que se puede considerar a la psicomotricidad, como una ciencia, una técnica y como un ámbito de referencia al desarrollo infantil cognoscitivo y socio afectivo (psico) tanto como al motriz (físico, biológico y funcional).

También nos encontramos con Palomero y Fernández (1986) que recalcan la importancia de la Psicomotricidad por la íntima vinculación que existe entre el cuerpo, la emoción, la vida relacional y la actividad cognitiva, especialmente durante las primeras etapas de la vida.

Podemos decir que la actividad psicomotriz en la educación infantil permite que el niño descubra el mundo, a los demás y a sí mismo a través del movimiento y la acción. Por una parte, y a nivel cognitivo, la vivencia corporal de situaciones favorece el paso a la representación mental de las mismas y a la construcción del mundo de la realidad, abriendo así el camino para los aprendizajes esenciales. Por otra parte, existe una importantísima relación entre motricidad y vida emocional, puesto que las actividades motrices son una fuente básica de placer para el niño y recordemos que en esta etapa, las relaciones con los demás se establecen a través del diálogo tónico-emocional. Como dicen Lapierre y Aucouturier (1985) el cuerpo; a través de sus posiciones, sus movimientos, sus tensiones, sus mímicas, sus contactos, sus distancias y sus ritmos, permiten expresar nuestras pulsiones, emociones y vivencias.

Finalmente, es necesario resaltar que la Psicomotricidad favorece la adaptación del individuo al mundo exterior, puesto que permite la estimulación de diferentes procesos neuromotores: posturales, de coordinación y de equilibrio.

La práctica psicomotriz inmersa en la educación infantil presenta al cuerpo y al movimiento organizándose en torno al eje corporal y a éste como referencia de la estructuración espacio-temporal, vinculándolo directamente al desarrollo de la inteligencia.

La psicomotricidad es una disciplina que concibe al hombre como un ser global, y cuyo objetivo es el desarrollo de sus competencias motrices, cognitivas y socio-afectivas. Constituye una herramienta de trabajo y un recurso metodológico para profesionales tanto del ámbito de la educación como del terapéutico.

Hace, por tanto, alusión al desarrollo del ser humano al completo y ésa pretensión de globalidad es la que debemos poner en juego y llevar a cabo en la educación infantil y en el contacto que tenemos con los niños y niñas, siendo el cuerpo el vehículo de su expresión.

Por ello debemos tener presente que el cuerpo es entonces, un instrumento de referencia al que hay que conocer más a través de las prácticas psicomotrices para poder aprender más y poder contribuir con el desarrollo integral de nuestros pequeños y pequeñas.

REFERENCIAS

LAPIERRE, A (1977) La Educación Psicomotriz en la Escuela Maternal, Barcelona: Ed. Científico-Médica.

MARTÍNEZ, P. y otros (1988) Primeros pasos en Psicomotricidad en la Educación Infantil, Madrid: Ed. Narcea.

PALOMERO, J. E. y FERNÁNDEZ, M. R. (1986). La educación en el parvulario. Bases psicológicas y pedagógicas: Revista Teruel.

Diplomado En Terapia Infantil A Través Del Juego Y La Dramatización

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja un comentario