Buscar

LA PRESENCIA DE ANSIEDAD EN LOS NIÑOS EN EDAD ESCOLAR

Cárdenas Cutiño Valeria Danahe

 

El hombre como ser vivo, se desenvuelve en constante interacción con su entorno, el cual es fuente de oportunidades para la satisfacción de sus necesidades e intereses y también de riesgos y amenazas. En esencia, la relación del individuo con el entorno consiste en procurarse y conservar las primeras, y en combatir, evitar, minimizar o contrarrestar las segundas. La evolución ha ido dotando al hombre de complejos mecanismos destinados a preservar y optimizar la adaptación a diferentes entornos y circunstancias. Entre ellos, han alcanzado especial relevancia y desarrollo los sistemas de alerta y de defensa. El sistema que llamamos ansiedad, cumple las características de este fenómeno evolutivo.

La ansiedad llega a considerarse un estado mental en el cual la persona puede presentar inquietud e inseguridad a ciertas y cuales situaciones que le resulten amenazantes. Puede venir asociada a distintos factores, sin embargo básicamente es un mecanismo defensivo que ayuda a las personas a sobrellevar la preocupación.

Como parte del desarrollo humano, la aparición de la ansiedad en los niños, lejos de constituir un rasgo patológico, indica una evolución en la que podemos observar la conciencia que el niño va adquiriendo acerca de su propia individualidad, de sus límites y de sus recursos. El registro de aquello que pueda resultar peligroso es una adquisición evolutiva fundamental, por lo tanto la ansiedad se vuelve una manifestación normal en la infancia y los niños suelen desarrollarla en fases a menudo sin importancia. Sin embargo al experimentar miedo intenso, preocupación, o inquietud ante alguna situación puede propiciar estar presente por un largo tiempo y afectar significativamente sus vidas y sus emociones; ya que el niño diariamente está expuesto a distintos contextos.

Se puede llegar a conocer bien a los niños y las niñas en una etapa de edad escolar. Cuando crecen con las condiciones adecuadas son cariñosos, traviesos y muy curiosos. Les encanta jugar y hacer preguntas, cuyas respuestas analizan con cuidado y muchas veces encuentran poco lógicas. Están en la etapa de la vida en que avivan su desarrollo intelectual, consolidan sus capacidades físicas, aprenden los modos de relacionarse con los demás y aceleran la formación de su identidad y su autoestima. Se trata, por tanto, de una etapa decisiva. Cuando no se les brindan las condiciones adecuadas, las consecuencias son nefastas: su desarrollo intelectual es deficiente y pierden destrezas para pensar, comprender y ser creativos; sus habilidades manuales y sus reflejos se vuelven torpes; no aprenden a convivir satisfactoriamente, a trabajar en equipo, a solucionar conflictos ni a comunicarse con facilidad y pueden convertirse en personas angustiadas, ansiosas, dependientes e infelices.

Dentro del contexto escolar los niños pueden llegar a presentar ansiedad por diferentes razones tales como el estar frente a un grupo de personas, no saber cómo responder a ciertas situaciones, realizar actividades deportivas o culturales y hablar en público. Estas situaciones podrían influir negativamente en el desempeño del niño ocasionando un decremento en su aprendizaje, llegando así a obtener bajas calificaciones o mostrar cierto desinterés a ir a la escuela.

Las conductas que más se llegan a presentar en los niños con presencia de la ansiedad, son el morderse las uñas, molestias físicas antes de una participación, tartamudez, aislarse de sus pares, problemas de concentración, no poder dormir adecuadamente,  mala alimentación, inquietud, irritabilidad, incertidumbre de acontecimientos sin importancia, en algunas ocasiones caída de cabello, etc.

Estas conductas también podrían derivarse de otros factores tales como son lo social, emocional y familiar, por lo cual afectaría de forma considerable la manera en cómo se relacionan o sobrellevan sus ambientes en esta etapa.

En la época infantil, un estado ansioso puede ser un mecanismo de defensa para afrontar problemas que el niño no sabe solucionar. Lo importante es prevenir que este trastorno se apodere de su estado anímico ya que, al ser reconocido con tiempo, es posible evitar su evolución y empeoramiento.

Como se refiere, existen muchos estudios psicológicos y científicos realizados sobre la ansiedad infantil, sus causas, sus tratamientos, sus síntomas, sus consecuencias, etc. Lo cierto es que cada niño siente y vive de forma diferente y el problema se tiene que abordar de acuerdo al caso en concreto.

De esta manera se podrían hacer recomendaciones ante la presencia o características relacionadas a la ansiedad:

  1. Detectar signos de alerta de la presencia de Ansiedad.
  2. Mejorar hábitos de vida del niño.
  3. Disminuir el impacto de los acontecimientos estresantes.
  4. Potenciar su autoestima
  5. Actitud activa dirigida a la resolución de problemas.

Referencias Bibliográficas

Alay, F. (2010). Consecuencias negativas de la ansiedad en la salud. Rev. http://ansiedadencontrol.blogspot.mx/2014/02/consecuencias-negativas-de-la-ansiedad.html.

Cardenas, V.(2016).  Nivel de Ansiedad en niños de Primaria. Mazatlán,Sinaloa

Casado,  M.  (1994). Ansiedad, Stress y Trastornos Psicofisiológicos.  Rev. http://biblioteca.ucm.es/tesis/19911996/S/4/S4005801.pdf

Echavarría, R. L. (2012). Ansiedad escolar ¿problema o realidad? de kiddyshouse Sitio web: http://app.kiddyshouse.com/maestra/articulos/ansiedad-escolar-problema-o-realidad.php.

Echeburúa, E. (1998). Trastornos de ansiedad en la infancia. Editorial Pirámide: Madrid, España.

Gaeta, G. L. & Martínez, O. V. (2014). La ansiedad en alumnos mexicanos de primaria: variables personales, escolares y familiares. Revista iberoamericana de educación., 66,  pp.45-58.

García, V. S. (2010). Desarrollo del niño en edad escolar. Enciclopedia de la salud http://mx.hola.com/salud/enciclopedia-salud/2010031245199/pediatria/infancia/desarrollo-del-ninyo-en-edad-escolar/.

Haeussler, I. (2000). Desarrollo emocional del niño,  Psiquiatría y psicología de la infancia y adolescencia. Madrid: Editorial médica Panamericana, pág. 55.  http://www.espaciologopedico.com/recursos/glosariodet.php?Id=190

Hernández, G. L., Bermúdez, O. G., Spence, S., González, M.M., Martínez, G. J., Aguilar, V. J. & Gallegos, G. J. (2010). Versión en español de la Escala de Ansiedad para Niños de Spence (SCAS). Revista Latinoamericana de Psicología, 42(1), 13-24. Retrieved January 08, 2015, from http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0120-.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org