Buscar

LA MUERTE

Marilu Hernandez Rodriguez

Antes de empezar a plantear mi inquietud sobre el tema de la muerte y la importancia de hablarlo con los niños, mencionaré la definición de muerte.

La muerte es el término de la vida a causa de la imposibilidad orgánica de sostener el proceso homeostático. Se trata del final del organismo vivo que se había creado a partir de un nacimiento. Pérez, J, & Merino, M.. (2009).

¿Para qué la definición?, bueno al leer, releer y prestar atención a la definición, es parte de un proceso de vida, algo natural, algo que inicia y en determinado momento terminará; entonces porque cuesta tanto trabajo hablar de la MUERTE entre adultos y bueno ni pensarlo con los niños. Considero que es debido a un desconocimiento; a un tema que pocas veces se toca en una reunión familiar.

Pero, que sucede cuando celebramos en México el 2 de Noviembre día de los fieles difuntos; es una fiesta, cada estado de la republica tiene diversas formas de conmemorar la fecha, si revisamos alguna de las culturas de nuestro país percibían la muerte como una festividad, un espacio lleno de rituales que ayudaban a vivir un duelo, llorar, enojarse, entristecerse en fin  a darse cuenta de la muerte de un ser querido.

Y es aquí donde me resulta incongruente ya que por un lado solo en esa fecha la muerte se vive como una celebración, pero, que sucede actualmente con nuestra sociedad, estas tradiciones se han perdido todo pasa tan rápido que nadie se permite contactar con sus emociones; en cada familia existen diversas tradiciones dependiendo de su creencia religiosa pero considero que el común denominador es excluir a los niños de los rituales; decir mentiras, hacerles promesas que difícilmente cumplirán; cuantas veces nos toca escuchar “Se fue al cielo y vive en las nubes”, “Se murió porque Dios necesitaba angelitos”, “Se fue de viaje” etc. pero estas palabras generan en los niños gran incertidumbre, miedo y enojo ante un Dios, una esperanza de que algún día volverá y conforme pasan los años se dan cuenta que no es así.

Una vez más hago hincapié en la responsabilidad y compromiso que tienen los padres de familia hacia sus hijos, ya que estarán presentes temas que son parte de su crecimiento e infortunadamente no sabemos en qué momento se enfrentarán a una pérdida. Es por eso la importancia de acudir con especialistas (tanatologos, tanatologas) que brinden herramientas reales para tocar el tema de la muerte con los niños, conociendo la edad, costumbres, religión, etc.

Nadie puede proteger a un ser querido de las penas de la vida ni ahorrarle el dolor. Nadie puede consolar ni cambiar la amarga realidad de un padre o una madre que han perdido un hijo. Pero podemos brindarles nuestro apoyo, estando a su lado cuando necesiten hablar o llorar, cuando tengan que tomar decisiones difíciles o complejas.

¿Cuánto tiempo más ha de pasar hasta que los profesionales de la sanidad sean conscientes de que el Valium es tan letal como el cáncer? ¿Cuánto tiempo más ha de pasar hasta que aprendamos a prevenir esas tragedias sustituyendo las drogas por una persona que escuche, por una persona que mantenga la casa del paciente en orden y no tema que éste exprese su dolor y angustia, inicio imprescindible en el proceso de curación? Kübler-Ross, E.. (1983)

Una vez que se tiene el conocimiento y el trabajo personal con el tema de la muerte y la vida fluirá la posibilidad de hablar, asimilar, procesar y aceptar el incluir a los niños, ser claros con la información que se maneja contemplando las recomendaciones de los especialistas.

Sé que al leer este escrito pensarán que es muy fácil decirlo y muy diferente ponerlo en la práctica; totalmente de acuerdo, es un proceso complicado pero no imposible, es educarnos y tomar conciencia de nuestro actuar día a día.

 Para terminar con este articulo me gustaría citar un fragmento del libro “los niños y la muerte” Mientras nuestra actitud hacia la VIDA no cambie y no seamos capaces de comprometernos seriamente con la calidad de vida; mientras no pasemos del dicho al hecho en muchas cosas que predicamos; mientras no cambiemos nuestros conceptos de vida y amor, no se resolverán los problemas de la sociedad. Kübler-Ross, E.. (1983)

Bibliografía

Kübler-Ross, E.. (1983). Los niños y la muerte. Cegal: Luciérnaga OCÉANO.

Pérez, J, & Merino, M.. (2009). Definición de muerte. 2009, de Definición. de Sitio web: (https://definicion.de/muerte/)

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org