La centralidad del lenguaje en los problemas de comunicación humana

La centralidad del lenguaje en los problemas de comunicación humana

Por Oscar Piggeonountt

 

Por Oscar Piggeonountt

Los problemas de comunicación humana suelen traslaparse y ser llamados del mismo modo. Con la primera impresión, suelen confundirse las alteraciones del habla, de la palabra, de la comunicación y del lenguaje, haciendo patente la intención de jerarquizar al lenguaje como el eje central de la comunicación humana.

¿Por qué sostenemos esta creencia? Porque en el sistema de lenguaje humano encontramos los elementos suficientes para hacer posible la comunicación funcional de la especie. Prueba de ello son las aproximadamente 7 mil lenguas que se hablan el mundo, de las cuales en México se practican 68. Lo más interesante es la universalidad en los mecanismos para la producción de sonidos, la organización en clases de palabras: sustantivos, verbos, adverbios, etc., el orden estructural (como el sintagma Sujeto+ Verbo+ Objeto), la adquisición del lenguaje, etc.

Para poder explicar la basta complejidad de sistemas que incluye el estudio del lenguaje, en primer término los organizamos en dos grandes ejes: bases biológicas del lenguaje y bases sociales del lenguaje.

Al primer grupo pertenecen tres sistemas altamente funcionales: el aparato fonador, el sistema de fonación para la expresión y el sistema de audición para la comprensión; además, los sistemas neuronales como los sistemas motores para la articulación, los sistemas neuronales de organización de los sonidos del lenguaje de una lengua, los sistemas de organización de información léxica, los sistemas de organización de significados, los sistemas de regulación de la conducta verbal; y en un plano más evolucionado, los sistemas neuronales que hacen posible las tareas simultáneas o en línea para la comprensión de la lectura, y más avanzado aún, la producción escrita, extensión de la memoria y la imaginación del ser humano.

Por otro lado, las bases sociales del lenguaje están entrelazadas con el contexto: el entorno circundante y el grupo social anclado a su entorno histórico – cultural. El entorno es el escenario en que se desarrolla el drama humano, con sus vicisitudes de la vida cotidiana. El entorno cultural como el molde de las creencias, los sistemas de valores, las jerarquías, los roles, el sistema simbólico con sus mitos, rituales e imágenes, las concepciones estéticas, y valores más elevados como el querer ser de una etnia, una nación o un grupo social.

Más aún, el lenguaje humano presenta una forma de organización secuencial dividida en niveles de descripción: fonético, fonológico, morfológico, sintáctico y discursivo. Sin perder de vista que el lenguaje es un hecho de doble vía – expresión y comprensión- los niveles de descripción de lenguaje que acabamos de citar, se hacen patentes en diferentes dimensiones sincrónicas: dimensiones pragmática, psicolingüística, neurolingüística, semántica, y adquisición.

Hay que mencionar, además, que el ejercicio del lenguaje en todos los niveles y dimensiones, se realiza de cuerpo presente. Aunque en el pasado algunas doctrinas filosóficas propusieron separar el cuerpo de la mente, y algunas corrientes lingüísticas se enfocaron en el estudio del lenguaje con modelos computacionales, ahora se le concede a la participación del cuerpo un papel imprescindible en la formación de conceptos, la organización de categorías léxicas, la adquisición de lenguaje, usos pragmáticos en la comunicación cara a cara; más aún, la importancia de los movimientos articulatorios del cuerpo en la formación evolutiva de los sistemas motores de la producción de lenguaje, y el desarrollo de la sintaxis. Todavía cabe señalar la principal utilidad del lenguaje: es una herramienta que nos sirve para conseguir nuestros propósitos. El lenguaje es funcional, lo usamos para fines prácticos.

Entonces, dada la bastedad de dominios conceptuales que abarca el ejercicio y la teoría del lenguaje, no es impertinente para los no especialistas del área que se denomine de manera indistinta, como problemas de lenguaje, a problemas de habla, de la palabra, de comunicación, o de la voz. Y en el mejor de los casos, serán los especialistas quienes determinen porqué una persona no logra expresarse verbalmente o porqué no comprende lo que se le dice, sin perder de vista la centralidad del lenguaje en los hechos de la comunicación humana.

 

 

Diplomado en Psicología Clínica

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja un comentario