Buscar

La atención de la salud mental en universidades de Estados Unidos.

Luis Benavides

El desarrollo de las disciplinas afines a la salud a la salud mental (psicología y psiquiatría) van de la mano con su enseñanza en las Universidades y la atención de sus estudiantes que sufren de algún problema psicosocial.

El primer departamento de salud en las universidades norteamericanas se fundó en 1861 en Amherst College. En esa época, los estudiantes que presentaban alguna enfermedad mental, se les motivaba a hacer alguna actividad física mientras que cualquier consejo sobre su enfermedad lo recibían de parte de sacerdotes o de sus profesores.[1]

A inicios del siglo XX el Mental Hygiene Movement, que eventualmente se conocería como salud mental, contribuyó a que más personas buscaran y recibieran tratamiento para su salud mental. [2]

En 1910, la Universidad de Princeton estableció el primer departamento de salud mental dedicado a los estudiantes que presentaban problemas de “desarrollo de la personalidad”. La razón por la cual se creó dicho departamento es debido a que se observó que muchos alumnos bien calificados abandonaban sus estudios debido a problemas emocionales y de personalidad.  Tiempo después las Universidades de Wisconsin (1914), Washburn College (1920), US Military Academy en West Point (1920), Dartmouth College (1921), Vassar College (1923) y Yale University (1925) seguirían el ejemplo de Princeton. [3]

Entre las razones para que las universidades establecieran departamentos de salud se encuentran: “(1) la necesidad de que los estudiantes intelectualmente capaces no se vieran forzados a abandonar la universidad, (2) la prevención de fracaso en forma de enfermedades nerviosas y mentales, (3) minimizar el fracaso parcial debido a ineficiencia e infelicidad y (4) desarrollar al máximo la capacidad intelectual individual de los estudiantes.” [4]

Los primeros datos estadísticos sobre salud mental en universidades norteamericanas de 1937 señalaban que el 93% de las escuelas veía la salud mental como una necesidad importante; sin embargo, solo el 42% contaba con un psiquiatra. Asimismo, se estimó que un 10% de los estudiantes usaría servicios de salud mental. De igual forma, se estimó que aquellas escuelas que contaran con más de 500 estudiantes debían tener un consejero de tiempo completo y un psiquiatra a tiempo parcial. [5]

En 1950, un informe del Grupo para el Avance de la Psiquiatría concluyó que el asesoramiento personal en los campus debiera ser auxiliar a los servicios de salud del estudiante psiquiátrico. No obstante, es a partir de la década de los años 1960 que los servicios de salud mental en las universidades aumentaron exponencialmente. [6]

En 1961 la Asociación Americana de Salud Universitaria publicó una serie de normas y prácticas recomendadas para un programa de salud universitaria. Este documento proporcionó un punto de referencia para asegurar que los programas cumplieran con estándares nacionales. [7]

A partir de 1960-70 los servicios de salud proporcionados por las universidades pasaron de concentrar sus esfuerzos en torno a cuestiones médicas y de salud pública, a cuestiones de salud mental, prevención y tratamiento de sustancias. [8]

Resulta interesante notar que si bien los servicios de salud mental crecieron y fortalecieron en los últimos cien años, el porcentaje de estudiantes universitarios que accedieron a servicios de salud mental se ha mantenido constante desde 1967, entre un 10% a 15% anualmente, al igual que el número de alumnos que se verían afectados por episodios psicóticos serios, alrededor de 2 por cada mil estudiantes.[9] En cambio, en un estudio entre 1992-2002 de la Universidad de Rochester mostró que si bien no hubo un aumento significativo en el número de usuarios de los servicios de salud lo que si había aumentado en cinco veces era el consumo de psicotrópicos. Al mismo tiempo, los recursos financieros destinados a programas de salud mental prácticamente no sufrieron incremento alguno.[10]

Muchos de dichos psicotrópicos son consumidos por medio de medicinas recetadas las cuales representan la tercera categoría de drogas que más se consume, detrás del alcohol y la marihuana y por delante de la cocaína, la heroína y la metanfetamina. Se calcula que alrededor de un 20% de la población de Estados Unidos ha abusado del uso de medicamentos recetados.[11] Entre 1993 y 2005, la proporción de estudiantes estadounidenses que abusaron de tranquilizantes como Xanax y Valium aumentó en un 450%.[12]

Los servicios de consejería psicológica en algunas universidades americanas reportaron un incremento, desde finales de la década de 1990, en el número de casos de problemas psicológicos severos en estudiantes. Lo anterior se ha traducido en un aumento en el número de estudiantes que se encuentran bajo medicamento psiquiátrico y en un mayor uso de los servicios psicológicos.[13]

También se indica que alrededor de un 5% de los estudiantes universitarios en Estados Unidos no terminan su carrera debido a problemas psicológicos.[14] Sin embargo, aquellos estudiantes que sí acudieron a servicios de salud mental tuvieron un 77% más probabilidades de quedarse en la escuela. [15]

El interés por la salud mental de los universitarios en Estados Unidos también se ha visto influenciado debido a litigios en contra de varias universidades, por ejemplo: Brown, Harvard, MIT, en casos en donde, desafortunadamente, algunas personas perdieron la vida. [16]

En conclusión, la prestación de servicios de salud mental en universidades de Estados Unidos enfrenta diversos retos como lo son la disminución de recursos y el aumento en el uso de diversas drogas, lo que necesariamente implica el planteamiento de nuevas estrategias para tratar dicho fenómeno.

[1] David P. Kraft, One Hundred Years of College Mental Health, Journal of American College Health, Vol. 59, NO. 6, 2011, p. 477.

[2] Idem.

[3] Ibidem, p. 478.

[4] Idem.

[5] Idem.

[6] Idem.

[7] Ibidem, p. 479.

[8] Idem.

[9] Ibidem, p. 480.

[10] Schwartz AJ. Are college students more disturbed today? Stability in the acuity & qualitative character of psychopathology of college counseling center clients: 1992–1993 through 2001–2002. J Am Coll Health. 2006;54:327–337, citado en David P. Kraft, One Hundred Years of College Mental Health, op. cit., p. 480.

[11] National Council on Alcoholism and Drug Dependence https://www.ncadd.org/about-addiction/drugs/prescription-drugs visitado Julio 2018.

[12] Addiction Center https://www.addictioncenter.com/college/facts-statistics-college-drug-abuse/ visitado Julio 2018.

[13] Kitzrow, M. A. The mental health needs of today’s college students: Challenges and recommendations. Journal of Student Affairs Research and Practice, 2003, Vol. 41, No.1, p.166-67. “For example, Columbia University reported a 40% increase in the use of counseling services since 1995; MIT experienced a 50% increase in the use of counseling services between 1995-2000; the State University of New York, Purchase reported a 48% increase over the last 3 years; and the University of Cincinnati reported a 55% increase in the number of students seeking counseling over the last 6 years” Ibidem, p. 168.

[14] Ibidem., p. 170.

[15] Idem.

[16] Ibidem, pp. 171-73.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

 

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org