LA AMBIVALENCIA DEL INTERNET: MEDIO DE COMUNICACIÓN Y SOCIALIZACIÓN O AISLAMIENTO

LA AMBIVALENCIA DEL INTERNET: MEDIO DE COMUNICACIÓN Y SOCIALIZACIÓN O AISLAMIENTO

por Gabriela Pérez Ramírez  

 

por Gabriela Pérez Ramírez

El ser humano nace indefenso no es, si no a través del otro, que es capaz de sobrevivir. Como ser gregario necesita de un grupo para crecer y criar a la descendencia. Generalmente son los progenitores y personas cercanas a la familia nuclear quienes se encargan de mantener, vivos, sanos y protegidos a los hijos. En estos cuidados los hijos aprenden normas, hábitos, idioma, patrones de conducta entre otros.
El sentimiento de bienestar que genera el reconocimiento, el contacto y la comunicación con los otros han provocado que, al paso de tiempo, se hayan creado y perfeccionado herramientas para mantenerse comunicados y seguros entre sí, a pesar de la distancia, como ejemplo se pueden mencionar cartas, telégrafos, llamadas telefónicas, mensajes de texto, correos electrónicos y videollamadas o bien todo lo anterior en redes sociales.
Algunos de los frutos que cultivó la necesidad de saber del otro; de alertar sobre los sucesos que acontecen en distintos sitios; la tecnología desarrollada en los últimos 20 años, la globalización y la competencia de mercado, es sin duda, el internet y los múltiples dispositivos en los que podemos acceder a él (computadoras, tabletas, teléfonos inteligentes etc.).
En México en el 2017 se registraron 79.1 millones de personas con acceso a internet, de acuerdo con el Estudio hábitos de usuarios de internet en México 2018. La investigación reveló que, el 64% de la población encuestada percibe que permanece conectada las 24 horas del día y el promedio de uso es de 8 horas 12 min, de los cuales el acceso a redes sociales es el principal motivo de uso de internet, seguido del enviar/recibir emails y enviar/recibir mensajes instantáneos. En cuanto a las edades de los internautas, el estudio indica que el 8% de los usuarios tienen menos de 3 años, el 26% lo ocupan niños de 3 a 8 años y el 66% restante mayores de 8 años.
La realidad, es que es inevitable mantearse al margen de estos avances pues, mucho han beneficiado en ámbitos empresariales y médicos, por mencionar algunos, nos vemos
orillados a saber usar dispositivos y aplicaciones, aún sin la necesidad de ocio, sino como parte de trámites burocráticos o de servicio.
Las nuevas generaciones comienzan su vida aprendiendo a usar un teléfono inteligente antes de hablar o caminar. La tecnología y el internet es parte de la cotidianidad, pero, no se está siendo prudente con el uso. El tiempo excesivo depositado en los nuevos dispositivos acarrea consecuencias físicas, psicológicas y económicas que impactan diversos sectores.
En el aspecto psicológico, que es lo que nos confiere, se observa que las nuevas patologías se vinculan con la adicción a los videojuegos (en línea principalmente), a las redes sociales o aplicaciones de mensajería. Todos albergados en un principal vehículo altamente adictivo: el teléfono inteligente.
Algunas de las características del uso excesivo de internet:
• Mentir sobre el tiempo de uso (Cía, 2013) • Pérdida de comunicación entre integrantes de la familia, cuando estamos físicamente presentes. • Aislamiento • Disminución de habilidades motrices y cognitivas • Baja tolerancia a la frustración • Perdida de habilidades interpersonales • Descuido de trabajo, alimentación y descanso (Cía, 2013) • Gastos excesivos en dispositivos inteligentes. • Sentir euforia y activación inusual ante estos dispositivos (Cía, 2013) • Baja autoestima por no cubrir los estándares en redes sociales. • Ansiedad cuando el acceso a internet se ve obstaculizado. • Alta exposición de riesgo al ventilar datos e imágenes personales.
En consulta cada vez es más frecuente recibir a pacientes con uno o varios de los síntomas antes mencionados, por ejemplo, parejas con problemas relacionado con el control del uso excesivo de las redes sociales y de las aplicaciones de mensajería. A jóvenes que se aíslan del contacto real y se relacionan a través de pantallas, incluso son más horas frente a un monitor que frente a una persona, como es el caso de los adictos a los videojuegos en línea.
Las cifras indican que el uso de internet va al alza, y con ello la dependencia generada a los servicios y aplicaciones de ocio que ofrece, donde la atención y la comunicación estriban de una conexión a internet. Si esta vía se ve obstruida pareciera que se corta el vínculo con el mundo exterior. Y ésta es la preocupación. Vivir a expensas de un servicio como el internet hace vulnerable a cualquiera. Desde un punto de vista progresista se puede afirmar, que, en efecto, actualmente las personas pueden mantener más comunicación con los suyos, aunque estén en distintas partes del globo terráqueo; que las oportunidades de socializar y abrir mundo están al alcance con tan solo teclear un par de palabras, no obstante, como seres sociales con necesidad de contacto y de cercanía, nos estamos quedando cortos.
Como psicólogos se debemos tener presente que la verdadera comunicación va en detrimento, y el internet es algo virtual, se consigue una comunicación que hasta cierto nivel produce satisfacción, pero es una comunicación muy superficial, como hay demasiada información y todo va muy rápido se olvida la esencia del dialogo. Todo va ligado a la época, el miedo a ser rechazados, mostrar lo real sin filtros etc. En realidad, con la tecnología y el internet las personas pueden hacer casi todo de manera individual y autodidacta, por eso cada vez cuesta más trabajo establecer vínculos estrechos y seguros. La mediación de pantallas y de apartaos inteligentes da la espalda al mundo exterior y a todo lo que se encuentra en él. Los humanos cada vez somos menos indispensables en los servicios, pero no en lo más elemental como el afecto, el contacto uno a uno, la atención, el diálogo, la crianza y, los vínculos. Para finalizar, valdría la pena cuestionar ¿El acceso a internet realmente han ayudado a estar más cerca del otro? ¿Realmente favorece la socialización y puede establecer vínculos sanos que perduren en el tiempo? ¿O más bien aíslan? Son preguntas que se quedan abiertas, pues cada uno elabora un criterio propio. Sin embargo, en el ramo de la psicología, resulta necesario estudiar estos fenómenos como parte del desarrollo humano y conocer cuáles son las nuevas necesidades de los consultantes, investigar sobre los nuevos trastornos sociales y saber qué modelos de intervención son adecuados para la época.
Referencias
Asociación de internet.mx (2018). Hábitos de Usuarios de Internet en México. México: Asociación de internet.mx. Recuperado de
https://www.asociaciondeinternet.mx/es/component/remository/func-startdown/81/lang,es-es/?Itemid=
Cía, A. H., (2013). Las adicciones no relacionadas a sustancias (DSM-5, APA, 2013): Un primer paso hacia la inclusión de las Adicciones Conductuales en las clasificaciones categoriales vigentes. Rev neuropsiquiatr 76 (4), 210-217.

Diplomado En Terapia Infantil A Través Del Juego Y La Dramatización

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja un comentario