Buscar

GUÍA DE AUTOAYUDA PARA PADRES

Lic. Virgen Karina López Sarmiento

CUANDO ACERCARTE  Y CUANDO ALEJARTE DE TU ADOLECENTE

La mayoría de las personas saben que la adolescencia es una etapa en la cual los cambios en los estados de ánimo se presentan en el momento menos esperado  o indicado.

Pero realmente ¿qué es ser adolecente? ¿Cómo comprenderlos y sobre todo como ayudarlos a pasar esta etapa?

Los padres de adolecentes generalmente se muestran confundidos ante las reacciones ambivalentes de sus hijos.

Cuáles son las opciones que las personas comúnmente recomiendan ante esto:

  1. Algunas personas afirman que la disciplina firme y no darles tanta importancia es lo que realmente necesitan. No dejarlos ni hablar pues de todas maneras ni ellos saben lo que quieren.
  2. Otras personas piensan que el darles su tiempo y su espacio a que esta etapa pase es lo más fácil y que no hay absolutamente nada que hacer, solo aguantarlos.
  3. Hay otros tantos que dicen que mostrarnos siempre con actitud de interés por acompañarlos y ayudar cuando nos necesiten es el resultado más efectivo, brindarles siempre nuestro amor y no reaccionar ante sus desplantes.

Y así hay muchas opiniones entre las cuales los padres que no saben cómo actuar toman de vez en cuando la que mejor se les acomode.

Pero si lo que realmente quieres hacer es ayudar de verdad a tu hijo adolecente primero que nada debes informarte sobre qué es lo que está pasando dentro de él.  Tu hijo adolecente no pertenece a una serie de producción de adolecentes donde todos son iguales, sienten y piensan lo mismo, tu hijo adolecente es único en sus pensamientos, sentimiento y manera de ser y ver la vida, así lo fue desde que nació y así somos de adultos también, únicos, con diferentes precepciones ante las mismas realidades.

Tu hijo adolecente está pasando por una etapa de formación en donde está definiendo su personalidad, eso aunado al cambio hormonal y al crecimiento físico en grandes proporciones que sufre en esta etapa lo hace sentirse vulnerable. Ya no es un niño o una niña, una parte de él está entusiasmado ante este proceso pero otra parte de él esta angustiada pensando en el futuro incierto.

Generalmente los adolescentes se sienten inseguros de su aspecto físico y tienen una percepción de ellos mismos no tan agraciada. Hablan de que les gustaría ser lo que no son, más altos o más chaparros o más gordos o más delgados, no se sienten seguros de sí mismos. La presencia del acné y la sudoración solo vienen a empeorar las cosas.

Algunos adolecentes buscan esconder estos defectos tratando de pasar desapercibidos, no quieren hacerse ver, y prefieren sentarse apartados de la gente, hablar lo menos posible. Otros buscan esconder sus defectos detrás de estilos de peinado que tapan parcialmente su rostro o de cierto tipo de ropa.

Antes de molestarte con tu hijo por sus actitudes te recomiendo que te des a la tarea de conocerlo mejor, tendrás que observar y conocer realmente que pasa por su mente y su corazón que lo hacen actuar de cierta manera en ciertos lugares y con ciertas personas.

No des por hecho que lo conoces por ser tu hijo, cada día que pasa él está creciendo, cambiando y convirtiéndose en una nueva persona, si te descuidas podrías terminar con un completo desconocido como hijo.

Ignorar a tu hijo en la adolescencia sin saber por lo que esta pasando podría ser tan grave que terminara en suicidio aunque tú lo veas tranquilo, sin dar problemas.

Pero agobiarlo con tu presencia e imprudencia en sus cosas puede ser contraproducente también.

Simplemente date el tiempo de observar sin que él se dé cuenta los siguientes aspectos:

  1. RUTINARIOS
  • A qué hora se levanta por la mañana, cuantas horas durmió aproximadamente. (Aunque eso signifique que te levantaste en la noche a asegurarte que realmente está dormido y no chateando a oscuras.)
  • Asegúrate aunque te parezca extraño que tan bien se está aseando y que tan bien está alimentándose.
  • Que tanto tiempo pasa viendo televisión y que programas acostumbra ver.
  • Que hace en su tiempo libre.
  1. ESCOLARES
  • Cuál es su desempeño académicamente y como es su actitud en clases.

(Recuerda que estas intentando conocer más a tu hijo así que si tienes que hacer una cita con los maestros podrías conocer más detalles sobre lo que tu hijo hace en clases y no solo lo que se habla en general del grupo en las juntas de padres)

  • Fíjate que tan cuidadoso es con sus útiles escolares y que tanta importancia le da al cumplimiento de sus obligaciones.
  • Quienes son sus amigos en la escuela y que tan aceptado es en el entorno escolar.
  1. SOCIALES:
  • Que tan seguido sale con sus amigos y que acostumbran hacer
  • Si tiene problemas o enemistades con alguien.
  • Observa las actitudes que toma cuando se empieza a juntar con nuevos amigos o inicia nuevas actividades.
  • Tal vez tu hijo este enamorado de alguien o hasta pareja tenga y no lo sabes.
  • Que motivos o sentimientos lo hacen ser tímido y poco social con los demás o tal vez querer hacerse el chistoso buscando ser el centro de atención.

Recuerda que estos aspectos que estas observando solo son para conocerlo mejor, no para estallar en cólera cuando descubras algo que no sabías.

Una vez que hayas observado y que creas que conoces más acerca de tu hijo, inicia un seguimiento en sus actitudes y comportamientos por ejemplo:

-¿Que pasa cada vez que llega de la escuela?, ¿Generalmente cómo se siente?,

-¿Qué pasa si sale con amigos?, ¿Lo ves feliz y tranquilo de regreso o llega a casa con un aire de agresividad?

-¿Cómo trata a sus hermanos menores?, Si tu hijo estuviera recibiendo maltrato o acoso podría descargar sus sentimientos reprimidos en sus hermanos menores.

 

Observarlo más y estar al pendiente de sus actitudes sin intervenir solo para conocerlo mejor.

Después de esto trata de encontrar momentos en casa donde estés a solas con él, en donde puedas platicar de algún tema que sabes que es de su interés, con el cual inicies una plática amena. Cuando hayas encontrado momentos como este en donde se haga una conexión entre ustedes, donde tengas toda su atención porque te siente interesado en su plática, busca la manera de contarle algo acerca de ti que se relacione con él y con lo que él hace, tal vez puedes comentarle cosas agradables que hacías tu a su edad y pueda el también ver una parte de ti que no conocía.

Lograr que se den estos momentos no es cosa fácil, lo más probable es que fracases en un par de ocasiones, no permitas tampoco que te falte al respeto, una cosa es que entiendas como se siente y otra muy diferente es que le permitas tratarte de una manera inadecuada. Si la comunicación no se da en los primeros intentos no te rindas, es ahí en donde vas a tener que alejarte un momento y no agobiarlo.

Ten paciencia en algún momento se puede dar esta conexión y es ahí en esos momentos donde puedes hablar con tu hijo y decirle que crees saber cómo se siente o por lo que está pasando, que sabes que a veces no es fácil tener esa edad pero que poco a poco ira definiendo cada aspecto que le angustia.

Hazle sentir a tu hijo que si te necesita tu estarás disponible y si necesita su espacio también sabrás entenderlo y esperarlo.

Generalmente los adolescentes no se prestan al acercamiento físico con los padres, obtener un abrazo o un beso cariñoso es una misión casi imposible.

No te desesperes no te angusties ni lo presiones pero si tienes que hacerle saber que te gustaría abrazarlo más.

Cuando tu hijo desee estar solo, dejarle su espacio es recomendable pero no desatenderte de él pues tal vez quiera estar solo porque está deprimido. Regresa de nuevo a los recursos de obtuviste mediante la observación y detecta si eso es por lo que tu hijo está pasando.

Independientemente de que logres tener una buena comunicación con él o no, háblale de que  la terapia psicológica es una buena opción para encontrar orientación y resolver confusiones típicas de la edad bajo un ambiente de discreción absoluta. De manera que si él no se siente en confianza de hablar algo que considere delicado contigo sepa que tiene otra opción pero que no se quede con sentimientos reprimidos o confusiones.

Recuerda que tú eres el padre o madre de él, el hecho de que busques tener una buena comunicación no quiere decir que serás como uno de sus amigos.

No caigas en el mal juego de hablar como él o usar expresiones típicas de adolescentes con la finalidad de sentirte unido a él, tú tienes el lazo  más grande que pueda existir, tú le diste la vida y siempre serás importante para él y siempre estarán unidos por ese lazo tan grande de la paternidad. Tu hijo no necesita mas amigos, necesita que sus padres desde su lugar de padres con la autoridad que les corresponde sepan entenderlo, sepan por lo que pasa y sepan comunicarse con él con la intensión de acompañarlo y ayudarlo.

Si ocurren situaciones difíciles en las que tengas que ejercer autoridad no tengas miedo de imponer castigos, negar permisos o  retener objetos electrónicos que no necesita pero que son indispensables para él. Recuerda que el solo los tiene a ustedes como padres para poner esos límites, si ustedes no lo hicieran, su formación se vería afectada. Y la comunicación, el amor y la conexión entre ustedes de la que hemos estado hablando se deben de dar independientemente de que ocurran estas medidas de autoridad.

AMA A TU HIJO CON TODO TU CORAZON Y OCUPA TU PAPEL DE PADRE DE LA MEJOR MANERA QUE LO PUEDAS HACER, SIEMPRE COMETEREMOS ERRORES COMO PADRES PERO SIEMPRE Y CUANDO ESTEMOS DANDO LO MEJOR DE NOSOTROS MISMOS ESTAREMOS HACIENDO LO CORRECTO.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org