El desarrollo y vinculación emocional

El desarrollo y vinculación emocional

Vázquez Rodríguez Karen Stephanie

El desarrollo puede entenderse como una evolución, un cambio o un crecimiento, que se verá afectado por diversos factores, en el caso de los humanos estas afecciones llegan a hacer más lento el desarrollo de un niño, pueden presentarse desde los periodos prenatales o en la infancia, esto dependerá de las condiciones ambientales en las que se genere el embarazo y crecimiento del pequeño, lo que incluye alimentación, cuidados prenatales, economía y factores socioculturales, así como la genética que puede frenar un optimo desarrollo debido a alguna alteración, esto relacionado directamente al desarrollo físico, pero hay un trasfondo el cual no está del todo bien establecido, el desarrollo emocional.

Un buen desarrollo físico no garantiza un individuo funcional, ya que no sabrá establecer relaciones o enfrentar las adversidades que se puedan presentar. Le damos poca importancia al desarrollo emocional de un pequeño en los primeros meses de vida o durante el periodo de gestación, sin  hacer conciencia de que estos periodos son cruciales ya que si bien no existe una conciencia o conocimiento total de las circunstancias, son los periodos de primeros lazos de apego y conexiones con el entorno.  

Hablar de apego es hablar de un vínculo humano por excelencia, es tener en cuenta que el núcleo principal de cómo nos relacionamos con los demás en nuestra vida adulta se basa, en gran parte, en las experiencias vividas en los primeros años con las figuras parentales, y que esto condiciona las relaciones afectivas posteriores, de forma no determinante, pero sí muy probabilística. (Martínez, 2008).

“La teoría del apego es una forma de conceptualizar la propensión de los seres humanos a formar vínculos afectivos fuertes con los demás y de extender las diversas maneras de expresar emociones de angustia, depresión, enfado cuando son abandonados           o viven una separación o pérdida”. John Bowlby (1998)

El apego es un vinculo que se forma durante los primeros años de vida, es asimétrico (el cuidador da y brinda protección) y el niño es quien lo busca, cuando el niño es adulto el vinculo regularmente se vuelve simétrico es decir se da y ofrece cuidado en partes iguales y se busca la proximidad física con el fin de obtener seguridad.

Moneta menciona tres características relevantes sobre el apego:

 1. El apego es la primera relación del recién nacido con su madre o con un cuidador principal que se supone es constante y receptivo a las señales del pequeño o el niño de pocos años.

2. El apego es un proceso que no termina con el parto o la lactancia. Es un proceso que sirve de base a todas las relaciones afectivas en la vida y, en general, a todas las relaciones entre miembros de la misma especie. En los mamíferos existe apego en las diferentes especies

 3. El apego hacia personas significativas nos acompaña toda la vida, ya sean estos progenitores, maestros o personas con las cuales hemos formado vínculos duraderos.

De acuerdo a la teoría de Bowlby existen diversos tipos de apego que se desarrollan durante la infancia mismos que generarán una influencia negativa o positiva  en nuestra forma de enfrentar y solucionar los problemas en nuestra vida adulta, dependerá de la relación que el niño llegue a desarrollar con la figura principal de apego, que de manera regular es la madre, sin embargo hoy en día se tienen modelos distintos de familias por lo que este lugar puede ser ocupado por algún otro miembro ya sea de la familia o externo.

  • Apego Seguro: El niño reconoce que su cuidador estará de manera incondicional, no va  a fallarle, se siente querido, aceptado y valorado. Un niño con apego seguro será activo, confiado en el entorno y generara buena sintonía emocional con su cuidador. Un adulto que genero apego seguro durante la niñez lograra interactuar de manera saludable con sus iguales.
  • Apego ansioso y ambivalente: El niño se torna inseguro, no tiene plena confianza en su cuidador lo que le provoca angustia, vigila de manera constante no ser abandonado, se desenvuelven de manera poco relajada en el ambiente tratando no alejarse demasiado del cuidador. Durante la adultez si se genero un apego ansioso  resultara difícil mantener relaciones interpersonales simétricas.
  • Apego evitativo: El niño asume que no puede contar con su figura de apego y esto le genera sufrimiento, toman distancia evitando el contacto debido a que se siente poco valorado y querido, ya que no se genero suficiente seguridad desarrollando una autosuficiencia. Se les denomina como hostiles. Un adulto con apego evitativo durante la niñez producen sentimientos de rechazo y  buscan mas intimidad.
  • Apego desorganizado: Es todo lo contrario al apego seguro, se presenta regularmente en casos donde el niño fue abandonado, ya que pierde total confianza en su cuidador o genera un miedo hacia él. Un adulto con este apego puede tener tendencias a conductas explosivas.

Si bien para un desarrollo óptimo es necesario que el niño se desenvuelva en un ambiente estable tanto social como económico no debemos dejar de lado que debe sentirse seguro y tomado en cuenta en cada etapa de su crecimiento de acuerdo al lugar que ocupa en el entorno familiar, es esencial hacer conciencia en lo importante que es desarrollar un vínculo sano mientras crecemos y que sea los cimientos de nuestra vida para poder generar relaciones interpersonales sanas pero también fomentar la inteligencia intrapersonal para llevar ambos aspectos a la acción en la resolución de problemas que se presentan día con día, desde que somos pequeños hasta la adultez.

Bibliografía

Moneta, M. E. (2014). Apego y pérdida: redescubriendo a John Bowlby. Chil Pediatr , 265-268.

Consultado el 14/01/19 en https://scielo.conicyt.cl/pdf/rcp/v85n3/art01.pdf

Martínez. (2008). Desarrollo del Vínculo Afectivo. Curso de Actualización de Pediatría (págs. 299-301). Madrid: Exlibris Ediciones. https://www.aepap.org/sites/default/files/aepap2008_libro_299-310_vinculo.pdf

Bowlby, J (1983): Attachment and Loss, volumen III, La Pérdida Afectiva. Primera edición. Buenos Aires: Editorial Paidós S.A.I.C.F.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja un comentario