Buscar

EL APOYO DE LOS  GRUPOS  DE  AUTO-AYUDA  EN  PACIENTES TERMINALES Y CON ENFERMEDADES CRÓNICAS

Psicóloga Maribel Rojas Arellano

 

La inquietud que surge al realizar esta breve exposición sobre los grupos de autoayuda, está en relación a la descripción de algunos de los factores que a mi parecer son necesarios considerar al hacer una intervención terapéutica, porque llegan a  estar presentes y podrían estar influyendo de alguna manera en toma de decisión para acudir o no a estos grupos así como su permanencia en ellos, por ejemplo,  la accesibilidad, la difusión, el momento de brindar la ayuda, así como la disposición que existe por parte de los familiares para participar junto con su paciente, entre muchos otros.

De acuerdo a la teoría con relación a los grupos o mejor dicho, al trabajo en grupo o la intervención en terapia grupal, estoy de acuerdo en que existe una gran variedad de factores que intervienen en el manejo de estos  y los cuales no deben de dejarse de considerar a la hora de hacer psicoterapia, pues considero que en muchos de los grupos de autoayuda que existen tienen esa característica y por ello creo que no son constantes o sólidos, se olvidan en mucho de la parte personal, de un proceso de manejo individual agregado al grupal, ya que al abordarle desde ambos puntos sería un aspecto que enriquecería y de alguna manera mejoraría las condiciones de cada integrante al entrar en la misma sintonía con respecto a la problemática planteada a resolver en este, llevándolo al logro del objetivo para lo cual se plantea las sesiones terapéuticas.

Otro aspecto que me parece relevante al estar en sesión con el grupo, es lo poco perceptivo del coordinador o terapeuta que está al frente del grupo, en el sentido de no escuchar una necesidad particular, de ignorar una opinión porque se sale de lo que se está planteando en ese momento, lo que genera un malestar en el integrante, quizás sintiéndose minimizado, no valorado o ignorado lo que le lleva a pensar en que su opinión no tiene valor pues no es tomado en cuenta de la forma debida y creo que esto se podría  manejar de una forma acertada al intentar que el integrante en cuestión sea conducido de tal manera que sin cortarle su participación hacerle saber quizás que en ese momento no se puede abordar desde esa postura pero sin embargo, al finalizar la sesión darle un breve espacio para atenderle en su demanda, esto con la intención de darle ese soporte e importancia a lo que está demandando y a su vez invitarlo a abordarlo en una sesión individual, personalizada y donde la atención se enfoque a esa situación en particular. Por ello, estoy de acuerdo en que los integrantes de un grupo de intervención psicoterapéutica grupal, es necesariamente indispensable el que se le aborde también de forma individual para así lograr un mejor resultado en el o los objetivos que se tengan planteados, las metas, la intención de un abordaje en grupo. Lo mismo puede ocurrir si no tiene la suficiente habilidad para el momento en que se solicite la exposición de cada uno de los integrantes calcular los tiempos de cada uno sin cortarle, sin dejarle extenderse mucho pero sobre todo el no permitir que se pierda el sentido de la sesión, es decir, que se salgan de la temática abordada, puesto que en estos casos se debe considerar que también los familiares son parte de este proceso y como tal, muchos suelen ser participantes activos y como esa es una de las intenciones, pues, reitero, es necesario tener cierta habilidad para un control y manejo de estos grupos.

Creo que un punto también relevante, es la poca difusión de algunos grupos que brindan el apoyo psicológico puesto que mucha gente desconoce a donde puede dirigirse para recibir ese apoyo y esto creo que es en general no solo en grupos a pacientes con enfermedades terminales sino en una diversidad de situaciones, por lo que considero que, mientras más se tenga conocimiento de la existencia de dichos grupos, mayor podría ser el número de personas que pueden asistir para tratarse y con ello mejorar su calidad de vida,  lograr obtener ese bienestar físico, social y emocional que describe la Salud Mental y que toda persona tiene derecho a gozar. Aquí cabría mencionar por un lado el hecho de una marcada falta de cultura con respecto a la atención psicológica y por el otro, la creencia errónea del porque se asiste a psicoterapia, creo que este es un tema tabú con respecto a la salud-enfermedad y más aún a una supuesta “locura” que como su nombre lo refiere, hay o no cura a los malestares emocionales, psíquicos que puede presentar el sujeto en cuestión o dicho de otra forma “no estoy loco”, negándose a sí mismo a la posibilidad de ser atendido y más aún, de que el paciente se sienta escuchado, comprendido y realmente apoyado en sus necesidades más próximas.

Otro factor que considero importante mencionar se refiere a la accesibilidad para formar parte de algunos de estos grupos puesto que a muchas personas les resulta complicado debido a que se tienen que desplazar una distancia considerable, aunado al gasto extra que puede implicar esto, aspectos que de alguna manera limita a las personas para acudir y permanecer dentro de estos. Se olvidan de considerar la condición física en la que se encuentra el paciente. Por ello sería necesario, la creación de más redes de apoyo y sobre todo de permitirlo dentro de las mismas instituciones de salud, ya que aún hoy en día no hay la suficiente apertura para la divulgación e implementación de este tipo grupos de ayuda o de mínimo talleres o pláticas que sirvan como difusión de información sobre el impacto emocional, familiar, social que tiene en un paciente al estar en un  proceso de enfermedad. Con todo esto se hace necesario sensibilizar a la sociedad, a las instituciones de salud, a los médicos, a los mismos terapeutas para abordar y atender de manera adecuada las necesidades y demandas que pueden tener los pacientes y sus familiares con relación a su situación y condición actual.  Así mismo, en donde se debería permitir el ingreso y apoyo sin mayor inconveniente de los pacientes en tratamiento suele ocurrir que necesariamente deben pertenecer a la institución que les está atendiendo para poder acceder al servicio que prestan, o sea, solo para los derechohabientes en cuestión y por ello mismo creo que se dificulta la asistencia en muchos de los casos.  También considero que en la zona metropolitana o periferia de la cuidad sería bueno la creación de estos grupos para permitir de alguna manera parte de esa accesibilidad y atención emocional que a mi parecer es un aspecto indispensable para una mejor calidad de vida.

Sumado a esto, también cabe resaltar que debido a la demanda de los grupos existentes algunos de estos suelen ser algo numerosos, por lo que a veces es imposible que todos expresen su punto de vista, o mejor dicho, sean atendidos en sus necesidades, ya que por una parte, las sesiones como todo tratamiento terapéutico están sujetas a un tiempo limitado y esto puede generar incomodidad, malestar, enojo, frustración, entre otras emociones en los participantes-integrantes sino no son tratados oportunamente, y por otra parte, contribuir a que realmente se sientan parte esencial del grupo, que existe comunicación efectiva, confianza, comprensión, libertad de expresión y por ende, cohesión que les ayude a desenvolverse en el proceso por el cual transitan con la finalidad nuevamente de llegar a obtener un bienestar más allá de lo más próximo que hay de su enfermedad.

Un factor primordial es la familia como elemento básico, como soporte, como una red de apoyo es necesario  proporcionarles la información de los cambios que se pueden generar en el comportamiento de una persona con una enfermedad,  sensibilizarlos al cuidado también de estos y por ende, generar un grado de compromiso para con su familiar y abordar el tema del cuidador primario, de una adecuada distribución de responsabilidades pero sobre todo de atender también de forma conjunta e individual si es necesario de la familia ante la situación actual que están enfrentando.

Finalmente reitero que los factores descritos son solo una muy limitada parte de lo que puede ocurrir o impedir que se lleve a cabo una sesión completa y efectiva en favor de los pacientes,  que sin afán de causar un perjuicio más que un apoyo, si no se tiene una buena dirección y manejo podría estar generando falsas esperanzas en cuanto a la contención y apoyo brindado. Además de otros factores como la falta de interés por parte de algunos profesionales de la salud, por la poca cantidad de los prestadores de este servicio y los que existen no cuenten con el apoyo y condiciones adecuadas para la realización de un trabajo en esta área.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

 

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org