Familias “Democráticas” Vs “Autocráticas”

 Edith Catalina Rodríguez Silva

Existe una dictadura benévola, buscando un equilibrio….

En la familia siempre existe una autoridad, quien determina que si y que no hacer…

En una familia democrática, todos son iguales, por lo que, en consecuencia, la obediencia de los niños, no era obligatoria y los desacuerdos se resolvían mediante negociaciones, discusiones y avenencias. Cooperación y armonía eran las características genéricas de las familias democráticas… maravilloso podríamos pensar. (Rosemond, 2000)

En contraste, la familia autocrática estaba formada por una jerarquía donde los padres se ubican en la parte superior.  A los niños se les castigaba por desobedecer y no podían tomar decisiones por si mismos. La avenencia y el acuerdo entre padre e hijo solo eran bajo los términos impuestos por el padre. Entre los hijos y los padres autocráticos, reina mas la obediencia que la cooperación gozosa. (Rosemond, 2000)

Como dictadura benévola podemos describir una autoridad bondadosa que comprenden que su poder es el cimiento del sentido de seguridad de nuestros hijos. Los dictadores benévolos gobiernan por virtud dela autoridad natural. Saben que es lo mejor para sus hijos y no derivan placer alguno de manipular a sus hijos. Gobiernan porque es necesario que lo hagan prepararse así mismos y a sus propios hijos.

Los dictadores benévolos no necesitan infundir miedo para trasmitir su influencia. Son autoridades, pero no son autoritarios. No exigen obediencias silenciosas y alientan los cuestionamientos. Pero son aquellos quienes toman las decisiones finales. Restringen la libertad de sus hijos, pero no son tiranos, las restringen con el único fin de guiarlos y protegerlos. Establecen reglas justas y exigen firmemente que se respeten. La vida con un dictador benévolo es predecible y segura para los niños. (Rosemond, 2000)

Como padres en la actualidad asumen que nuestros niños obedecen, pero no disfrutan el derecho de tomar decisiones por si mismos en un panorama completo, sin embargo, se les concede el privilegio de tomar muchas decisiones reservándose como padre, como nuestro derecho, la opción de retirarles dichos privilegios cuando abusan de él o cuando no nos satisfacen los resultados de sus decisiones.

Es posible entablar negociaciones, hasta donde nosotros permitimos. Lo que los convierte en una familia autócrata, entendiendo que somos autoridades bondadosas.

Lo cierto es que muy independiente del tipo de familia que formemos y que se acepte o no todos los padres somos dictadores de diferentes clases. Algunos más que otros, y los demás benévolos hasta un punto en que se llega a perjudicar a los hijos

Hablamos desde la persona misma, partiendo de su propia identidad cada sujeto debe tener su propio rol a partir de ahí se toma su responsabilidad y cada uno ejerce su autoridad, pero dejando la libertad como personas conforme a su responsabilidad y da el equilibro le conforme debe ser.

Bibliografía

Rosemond, D. J. (2000). ¡Porque lo mando yo! México: Libra S.A deC.V.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

 

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org