Dejando mi vida atrás

Dejando mi vida atrás

por Alison Mirna Montero Walls

 

por Alison Mirna Montero Walls

Los seres humanos nos desarrollamos física, mental y emocionalmente a lo largo de nuestras vidas, en este desarrollo el ambiente tiene una gran influencia, pues en él formamos la mayor parte de nuestras relaciones interpersonales, las cuales son factores importantes del desarrollo de nuestra subjetividad. Daniel Stern (1985) llama “modos de estar con” aquellas formas en que interpretamos cómo somos y cómo estamos con los demás, es decir, la manera en que nos vinculamos con los otros y con nosotros mismos. Entonces, el cambio de residencia puede provocar diferentes percepciones sobre lo que conocemos y lo que estamos por conocer al realizar un cambio tan importante

Empacar una maleta y dejar atrás una casa llena de recuerdos no es sencillo para ninguna persona, sobre todo si esto acontece en una etapa de la vida que está llena de cambios emocionales, físicos, psicológicos y sociales donde establecemos nuestra identidad. La psicóloga especializada en niños y adolescentes D’Arcy Lyness phD (2013) menciona que al tener que dejar a nuestros amigos, los lugares conocidos y actividades que realizamos con rutina en un lugar para cambiarnos de residencia puede ser un momento estresante que no sepamos cómo manejar, lo cual nos puede provocar ansiedad, estrés, sentimientos de tristeza y enojo. Las razones pueden ser tantas como que alguno de los padres haya aceptado un nuevo trabajo en otra ciudad, estado o país, cambios internos en la organización de la familia como la enfermedad de un allegado o el divorcio de los padres. Sin embargo, cada persona lo afrontará y resolverá de manera distinta, aún los adolescentes tendrán distintas reacciones, las cuales también dependen del contexto en el que se esté realizando la mudanza.

¿Qué emociones se pueden presentar?

El cambio de residencia implica una separación y/o la pérdida de muchos aspectos que hasta el momento conforman la realidad del joven, por lo que se enfrenta a un duelo, el cual está conformado por las siguientes etapas:

  • Negación.- En la que el adolescente no presta importancia al cambio anunciado por los padres. Se niega a empacar, no informa a sus allegados de la próxima mudanza ni se involucra en la elección de la nueva escuela.
  • – Provocada por la sensación de no tener control sobre su vida. Recordemos que en la adolescencia el joven busca independencia de los padres, pero no cuenta con los recursos para ello, por lo que un evento de este tipo le recuerda que aún depende de ellos y alimenta su rivalidad.
  • – Al identificar que es una realidad el cambio y que sus intentos de lucha y reclamo fueron fallidos, intentará negociar con los padres, con ofertas como quedarse a vivir en casa de su mejor amigo (a), parientes o trabajar y mantenerse por cuenta propia. Brindará argumentos que pueden tener o no lógica, pero serán un intento por recobrar el control de la situación.
  • Depresión. – En esta etapa el joven deja de luchar y comienza a despedirse de sus afectos, lo cual lo puede llevar a sentimientos de melancolía profundos, que se caracterizan por llanto recurrente, pérdida de energía e interés así como sentimientos de inferioridad que no le permitirán tener lo necesario para reconstruir su vida en el nuevo lugar, por lo que en su visión no será capaz de tener nuevos amigos, en la nueva escuela sufrirá de bullying y nunca volverá a ser feliz.
  • Aceptación. – Después de experimentar todas las emociones anteriores (que por cierto, no implica que se den en orden), llega la aceptación donde comienza a visualizar e incluso disfrutar de los aspectos positivos del cambio, se adapta y crea nuevos lazos que permiten iniciar con el arraigo a su nueva ciudad.

 

¿Cómo le digo a mi hijo, que nos mudaremos de nuestro hogar?

Debemos recordar que todos los cambios significan enfrentarnos a un proceso de duelo, aun cuando son cambios por decisión propia se presentan las diversas emociones que acompañan un duelo, por lo tanto, cuando este cambio no fue una elección propia, si no consecuencia de diversas situaciones, se suelen generar en mayor medida. Por lo tanto, será importante primero analizar que está significando para mí como padre esta mudanza, que beneficios y retos traerá, ya que, con base en ello, será el reflejo que yo estaré dando a mis hijos sobre lo mismo, ejemplo, si mudarme de mi hogar no está siendo mi elección, y además, está siendo una situación obligada, lo más esperado ante esto, es que no me encuentre emocionado o feliz por el cambio, por lo tanto mis hijos notarán y representarán lo mismo, por el contrario en el mismo caso, que no fuera una elección premeditada, y más bien un acto consecuencia que debo realizar, sin embargo, busco encontrarle los beneficios a este cambio, y retos que intentare enfrentar con la mayor apertura posible , significara cosas distintas para mi hijo y mi familia en general.

Así que primeramente recuerda que, tu hijo es otro ser humano que deberá adaptarse a este cambio, infórmale de la situación tan pronto tú lo sepas, no guardes el secreto intentado evitar malos ratos, ya que de igual manera tendrá que saberlo, sin embargo, se sentirá mayormente tomado en cuenta si lo consideras desde un inicio, de ser posible invítalo a elegir  y conocer las nuevas opciones de vivienda y vecindario, permítele que exprese las emociones que le están generando el cambiarse de casa, escúchalo y no reprendas los comentarios que se generen, ya que así como tú, él tiene miedo por llegar a un espacio nuevo, donde nada es habitual.

 

REFERENCIAS

Stern, D. (1995)  “La constelación maternal”. Paidós, recuperado en: http://www.fgarciasanchiz.es/pdf/pdf_biblio/EFECTOS%20DEL%20CAMBIO%20DE%20PAIS%20O%20RESIDENCIA.pdf

Lyness, D. (2013) ”La tristeza de mudarse”, TeensHealth, recuperado en: https://kidshealth.org/es/teens/moving-esp.html

Seminario gratuito de Psicología

Atenta invitación
gratis

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja un comentario