CUANDO SE DIVORCIAN LOS PADRES

CUANDO SE DIVORCIAN LOS PADRES

por Psic. Liliana Calderón Ramírez

 

por Psic. Liliana Calderón Ramírez

Para los niños, la familia es, o al menos es lo ideal, el entorno donde se sienten seguros, cómodos; donde se desarrollan enteramente con los miembros que la conforman, cuando hay una ruptura en este sistema algunos de los miembros son lastimados de diversas formas, los niños, en la mayoría de las ocasiones son los más vulnerables.

En definitiva, dos personas adultas, que resolvieron vivir en pareja,  tienen el derecho a decidir en relación a sus vidas, si continúan con la unión, bajo cualquier término o la separación, pero qué pasa cuando en esa relación hay hijos.

Para las personas que se divorcian suele ser duro o la tranquilidad  de salir de  una vida de frustraciones, para los hijos el divorcio de sus padres es una angustia en sus vidas, ya sea en el ahora o más adelante.

Algunos niños se muestran culpables por el divorcio de sus padres y desesperadamente buscan la manera para que se reconcilien, con todo lo que tienen a su alcance; en alguna ocasión a una pequeña se le pidió escribir su carta  a los reyes magos, requería de apoyo para escribirla y la maestra se acerca a ella para dárselo, la pequeña sólo solicitó que sus papás estuvieran juntos como antes porque la ponía triste que estuvieran separados y no le gustaba tener dos casa como se lo habían planteado. Esta solicitud es clara evidencia que la pequeña utiliza sus recursos y muestra sus diversas emociones.

En el caso de los adolescentes, el sentido puede cambiar, si bien: “La proximidad de los padres, a los que buscaba cuando era niño, se convierte de pronto en una promiscuidad insoportable, que viene a frenar su emancipación. Desde ese momento, el adolescente quiere distanciarse, lo que le es necesario para ampliar sus criterios y tener sus propios puntos de vista.”[1] Los padres pueden tomar esto a su favor y solicitar al hijo adolescente tomen partido o decisiones, darles libertad de elección así evitaran que se sienta herido, celoso o molesto que sea visto como traición por parte de alguno de los padres.

El divorcio puede parecer duro tanto para niños como para adolescentes, las respuestas pueden variar ya que los cambios a los que se tienen que enfrentar son duros y variados. Las mudanzas, cambio de escuela, la economía, las nuevas relaciones que tiene que establecer con otras personal, entre otras pueden resultar frustrantes, requieren de cierto proceso de adaptación.

Para apoyar a hacer menos frustrante este proceso es conveniente que tanto la pareja como los hijos asistan a terapia para que esta transición sea lo menos dolorosa posible. Además buscar el llevarse bien entre los padres, buscar la felicidad personal enfocándose en metas, establecer medios de comunicación de ambos padres con los hijos y respetarlos, es indispensable mantenerse al tanto de las  actividades cotidianas que realizan los hijos. Otra forma para hacer pasajero este cambio de vida es asistir a eventos que sean importantes para los hijos o establecer quién asiste a cuáles o sí ambos participan, aunque la pareja decida romper el lazo que los unió no deben olvidar que son padres de ese o esos chicos que los necesitan y tienen una responsabilidad con ellos, de lo contrario, el evento puede generar resentimiento.

Cuando hay cambios también se puede esperar que estos se tornen positivos, el divorcio es un cambio y buscar eventos positivos para cada uno de los miembros le dará un toque pintoresco, estos deben ponerlos en la mesa como otra manera de afrontar los momentos difíciles para llegar a una vida de familia feliz.

Cuando hay hermanos menores, los hermanos mayores suelen ser protectores, esto debe verse como una fortaleza y reconocerlo, en compañía las complicaciones se tornan más lúcidas. Si sólo es un hijo, otros familiares toman ese rol de protectores: los abuelos, tíos entre otros; pueden ayudar a hacer más pasajero el ambiente, esto sería otro aspecto positivo, pues en ellos pueden hablar, compartir sus sentimientos o pedir un consejo.

Lo importante es reconocer que es un momento difícil y que la mayoría de los problemas tienen solución y existen consejeros y terapeutas que pueden apoyar a los padres y a sus hijos a encontrar esas soluciones.

[1] Fize, Michel 2013, “Los adolescentes”, México, FCE, p. 96

 

Diplomado En Terapia De Lenguaje

Atenta invitación

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Deja un comentario