Buscar

Calidad de Muerte

Sandra Ramos Trujillo

 

Hace poco una persona de 87 años me comentó su preocupación respecto a la muerte, ya que por su edad cree que está por llegar, aunque es una persona sana y hasta cierto punto independiente, mencionó que no quiere causar molestias a sus hijos, esto me llevo a reflexionar y decidí escribir respecto a la muerte o más concreto hacia tener una muerte digna por así decir y por lo que por fortuna existe la Tanatología, así que abordaré el tema a través de una de las pioneras en esta rama y que es Elisabeth Kubler-Ross.

Elisabeth Kubler-Ross; Nació en 1926 en Zurich (Suiza) y en 1957 se graduó en Medicina en la universidad de Zurich. Siendo estudiante de medicina visitó algunos de los campos de exterminio nazi tras la guerra. Elisabeth se sorprendió de que en las paredes de los barracones donde los judíos esperaban su muerte inminente, los más pequeños y que ni siquiera poseían creencias religiosas, habían dejado plasmados sus sentimientos con respecto a los que les aguardaba. Y lo que más impactó a la joven psiquiatra es que, de una manera natural e instintiva, aquellos niños consideraban la muerte no como un final, sino como un proceso de cambio, una mutación de estado.

Como carecían de conceptos para expresar tales sentimientos, aquellos niños lo plasmaron en dibujos de orugas que se transformaban en mariposas. Esos dibujos infantiles tocaron profundamente a Kubler-Ross, quien a partir de entonces se dedicó en cuerpo y alma a crear una nueva cultura sobre la muerte. Jeifets, V., & Jeifets, L. (2016). La Internacional comunista y América Latina, 1919-1943: diccionario biográfico (p. 793). Ariadna Ediciones.

El símbolo de la mariposa se convirtió en un emblema de su trabajo, porque para Kubler-Ross la muerte era un renacimiento a un estado de vida superior. Los niños -afirmaba- lo saben intuitivamente; si no les contagiamos nuestros miedos y nuestro dolor, ellos tienen la capacidad de enseñarnos muchas cosas.  Álvarez, A. M. C. Asociación Mexicana de Tanatología AC.

El objetivo de Kluber era romper con la barrera de negación profesional que prohibía a los pacientes expresar sus más íntimas preocupaciones acerca de la propia muerte”.

En su libro denominado “Sobre la muerte y los moribundos”

Kubler, E. (1993). Sobre la muerte y los moribundos. Editorial Grijalbo, Barcelona. Lleva a una reflexión sobre nuestra incapacidad como sociedad para enfrentar y acompañar a las personas que presentan una enfermedad terminal.

Cada día aumenta más el miedo ambiental de nuestra cultura ante el tema de la muerte y, sin embargo, terminaremos muriendo todos.

Es en este libro en donde hace una llamada a la humanización, al trato con los enfermos en esta última etapa de la vida, una invitación al diálogo honesto y franco acerca de sus preocupaciones, y un signo de esperanza de que esta etapa puede tener un significado de esperanza y plenitud si se afronta sin dolor físico, con conciencia y acompañado de los seres queridos, todo ello con la ayuda de profesionales sensibles, honestos y preparados.

“Cuando se está junto a su cama y se les escucha de verdad percibes que ellos saben que la muerte está próxima. Cuando el enfermo nos dice que sabe que va a morir, debemos aceptar su declaración sin contradecirla”. Kubler-Ross (1993), la comunicación, aunque el enfermo no pueda hablar, es continua; si prestamos atención, él nos dirá lo que necesita.

Las cuatro funciones que Kubler-Ross pide a los que acompañan a un moribundo son:

  • escucha verdadera y sin juicios,
  • aceptación,
  • permanecer a su lado y
  • comunicación.

Así también establece las 5 fases de la muerte:

  1. Negación y Aislamiento: “No, yo no, no puede ser verdad”
  2. Ira: “¡Oh sí! Soy yo, no ha sido un error, cuando no se puede seguir manteniendo la primera fase de negación es sustituida por sentimientos de ira, rabia, envidia y resentimiento.
  3. Pacto: Es un intento de posponer los hechos; incluye un premio “a la buena conducta”, además fija un plazo de “vencimiento” impuesto por uno mismo y la promesa implica de que el paciente no pedirá nada más si se le concede este aplazamiento.
  4. Depresión: En un inicio se da una depresión reactiva, es el resultado de la pérdida de algo pasado. En segunda instancia se da la depresión preparatoria, ésta tiene como causa pérdidas inminentes, generalmente es silenciosa, es aquí donde el paciente tiene mucho que compartir y necesita muchas comunicaciones verbales y a menudo intervenciones activas por parte de miembros de varias profesiones; es un sentimiento que puede expresarse mutuamente y a menudo se hace tocando una mano, acariciando el cabello o sentándose a lado de la cama en silencio. Son unos momentos en los que la excesiva intervención de visitantes que traten de animarle dificultará su preparación psicológica en vez de ayudarla.
  5. Aceptación: No es una fase feliz, está casi desprovista de sentimientos, es como si el dolor hubiera desaparecido, la lucha hubiera terminado y llegará el momento del “descanso final antes del largo viaje”.

En esos momentos generalmente, es la familia quien necesita más ayuda, comprensión y apoyo que el propio paciente.

“No hay que temer a la muerte; la muerte no existe, es solo una transición”,  Elisabeth Kubler-Ross.

Considero importante la aportación de Kubler Ross, ya que no solo es cuestión de tener calidad de vida si no también tener calidad de muerte y justo como lo plasma ella, muchas veces la contención y el acompañamiento no solo es para el paciente, también es para todos los familiares involucrados ya que se juegan muchos actos y la mayoría de ellos inconscientes por parte de los familiares respecto al tema y pueden llegar a alargar o hasta complicar este proceso.

Así también es de importancia las cinco fases que llegamos a presentar como seres humanos cuando hay una perdida y esta no solo se aplica a la muerte también se lleva en un divorcio, en una liquidación laboral, cambio de residencia, perdida de la salud, etcétera, es saber llevar una duelo, es cerrar un ciclo para iniciar con otro.

Acerca de lo que compartimos en el Blog:


La AMPSIE no es responsable por ningún contenido de videos, fotos, artículos libros enlazadas con este blog. Todo ese contenido está enlazado con sitios tan conocidos como YouTube, Vimeo, Vevo,  recursos y libros encontrados en la web, del mismo modo si tienes algún recurso que quisieras compartir libremente para la comunidad, puedes enviarlo a nuestro correo y pronto lo verás publicado.  El objetivo de este blog es promover la difusión de la psicología, la psicoterapia y la educación, no la piratería. Si tú consideras que algún contenido de este blog viola tus derechos, por favor contactar al web master y lo retiraremos inmediatamente. Por favor escribe a 
info@psicoedu.org

Asociación Méxicana de Psicoterapia y Educación A.C 

www.psicoedu.org 

info@psicoedu.org